¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El pecado favorito

En uno de sus roles más recordados, Al Pacino personifica al mismísimo Satanás en “El abogado del diablo”, exitoso filme lanzado en 1999 bajo la dirección de Taylor Hackford (el mismo de “Ray”, otra gran peli); y en donde se nos cuenta de amena manera la vieja lucha entre el bien y el mal que prácticamente ha permeado todos los relatos que el ser humano recuerde. Al final, y como suele pasar, será la propia elección y no las circunstancias lo que determine el curso de los acontecimientos. Como único spoiler, el personaje de Pacino termina diciendo a cámara “Vanidad, mi pecado favorito”; frase que se ha vuelto de obligatoria referencia en el cine de las últimas 3 o 4 décadas.

Un repaso rápido a las redes sociales y los medios en estos días de aislamiento preventivo permiten inferir que está “de moda” el pecado favorito. Inundados estamos de frases de aliento, de fotos sonriendo, de consejos para la vida, de ideas para “hagamos de la crisis una oportunidad” y demás referencias a manuales de autoayuda, de esos que venden en las cajas de los supermercados. La necesaria solidaridad no llega sin primero hacer una enorme bulla, como si la misma engordara algo distinto que el ego. Debajo de esa bulla se esconde el silencio de la calle, la que siempre ha estado allí, la que ahora sirve de tribuna a esa, a la favorita del diablo, a la señora vanidad.

Si dejaran de preguntarle al espejo, tal vez se darían cuenta que esta crisis global ha desnudado las enormes desigualdades y las irresponsables maneras que adoptamos para relacionarnos con el entorno. El planeta se aburrió, tosió, y nos tiene guardados a todos mientras se recupera un poco. Un poquito nada más, siendo realistas. Pero en ese recuperar el mismo planeta seguro espera que sus egoístas habitantes se den cuenta que no tienen otro más, y que es necesario tratarlo mejor. Como humanidad no podemos seguir devorando el globo sin sembrar nuevamente. Y si eso implica cambios en el estilo de vida y confrontarnos sobre nuestra propia cotidianidad, pues que valga la pena.

Y en la misma línea, si esos cambios pasan por remover hasta los cimientos los paradigmas de los modelos políticos, sociales y económicos con que nos criaron, pues que siga valiendo la pena. Porque valor y precio se parecen, pero no son lo mismo. Hoy cuestan mucho las cosas que valen poco, pero esa misma vanidad no nos deja darnos cuenta.

Menos apariencia y más solidaridad. Menos competir por el trending topic y más ofrecer. Menos hablar y más escuchar.  Que se calle y se recoja la señora vanidad.

Pd: El sentido común es el menos común de los sentidos, dice el refrán. El sentido común indica que el Congreso de la República debería estar sesionando. Dejen la leguleyada y siéntense a trabajar frente al computador, que bastante cacarearon los avances TIC que ahora no quieren usar. Sean serios, señores Congresistas.

Alfredo Sabbagh Fajardo            

asf1904@yahoo.com                   

@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Fernando Giraldo

Ausencias y falsedades

El reciente discurso del presidente, en la instalación del Congreso, se caracterizó por la falta de estructura temática y contenido que denote un propósito de nación. Se trató de un listado de ausencias y medias verdades. No fue una pieza de

Leer
Remberto Burgos

Propuesta indecente

Basta revisar ciertos datos sobre la Medicina en nuestro país para calificar de indecente y disparatada la propuesta del alcalde de Medellín de traer médicos de Cuba para ayudar a atender la emergencia sanitaria por COVID 19. Entre los años 20

Leer
Daniela Cepeda Tarud

Salud mental: ¡a tomar acción!

La ansiedad, la depresión, los trastornos mentales son enemigos de quienes no hablamos abiertamente, que avergüenzan, que escondemos y ello ha contribuido a que a la salud mental no le atribuyamos la importancia determinante que tiene para el bi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web