¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Apropiación social

Sin pretender excusar lo inexcusable, porque carece de total sentido el llenar las calles de basuras cuando llueve.

Historia que se repite y no sorprende: Los aguaceros traen consigo inundaciones en sectores con canalizaciones pendientes o deficientes, junto con toneladas de basuras que orondas corren buscando el río cuando no se quedan en la mitad, algunas veces taponando las rejillas que sobrevivieron a los reducidores. A esto le siguen virales reclamos y señalamientos por la falta de educación, cultura ciudadana, sentido de pertenencia o todas las anteriores de quienes, en una reprochable e inexplicable actitud contraria a un mínimo lógico de sentido común y respeto, creen que la calle es una caneca.

Sin pretender excusar lo inexcusable, porque carece de total sentido el llenar las calles de basuras cuando llueve, valdría la pena aprovechar el caso para debatir sobre lo que se entiende, o debería entenderse, por “sentido de pertenencia” en una ciudad como Barranquilla, histórico puerto de entrada al país de muchos progresos de la modernidad que vio cómo los cambios en las dinámicas importadoras y exportadoras, junto con una voraz clase politiquera, la sumieron en un marasmo que bien simbolizó un slogan setentero que decía algo como “conozca Barranquilla antes de que se acabe”. A pesar de todos los esfuerzos de varios, muchos, que aún andan dando cátedra por ahí, la ciudad no se acabó; pero cierto es que se resquebrajó su tejido social y su autoestima. Se conformó con poco, se acostumbró a lo mediano. Y allí mismo una nueva clase politiquera, más joven y carismática pero igual politiquera, se fue acomodando para aprovechar ese conformismo generalizado y posicionar una idea de ciudad que disfrazara sus reales intenciones de volverla feudo.

Y como poco había que mostrar, pues empezaron a llenarla de obras. Fútil es discutir la importancia de algunas o lo necesario de otras, pero peor es cerrar los ojos ante las denuncias repetidas de manejos poco claros de los procesos de contratación que acompañaron a las mismas. Resulta igualmente muy elemental el creer que por sí solas esas obras van a generar algún tipo de sentido de pertenencia o motivarán la aparición de la también mancillada “cultura ciudadana”. El ladrillo, cemento, varilla y vidrio que conformen esas obras, por más bonito que se vea en su conjunto (y aquí podremos igualmente discutir sobre lo bello y lo feo), no van a constituirse en nada más si no pasan por el filtro de la apropiación social, lo que no únicamente incluye su uso medido en estadísticas de asistencia o de fotos en redes sociales. La apropiación social es paso fundamental para que exista eso que llamamos “público”, para que a todos nos duela lo de a todos, para que lo que se genere trascienda más allá de la vida útil del edificio o lo que sea. Cuando eso empiece a pasar y con ello venga un real sentido de pertenencia, seguro estoy de que las calles dejarán de ser canecas.

Pero eso implica pensar y enseñar a pensar. Y poco hay más temible para el poderoso que una ciudadanía pensante. Ese también es el problema.

asf1904@yahoo.com         

 @alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Roberto Zabarain

Estar entre los grandes

Aunque pareciera ser un poco tarde, aún hay tiempo, así que finalmente recomenzamos con pié derecho cuando se designó a un técnico colombiano. Es que la primera señal que diferencia a un grande de un líchigo es que el técnico sea oriundo d

Leer
Haroldo Martinez

Liceo del Caribe cerró

No podía creerlo cuando leí la noticia: el Liceo del Caribe, uno de los más prestigiosos colegios de educación en el Departamento del Magdalena y de la región Caribe, deja de funcionar después de más de 70 años impartiendo un tipo de educa

Leer
Fabrina Acosta Contreras

Yo hablo bonito de La Guajira

La Guajira es una tierra que se escribe en femenino y es majestuosa. Cabeza de Colombia y vientre de grandes riquezas culturales, naturales y pluriétnicas. Es una metáfora universal, una tierra de fuerza femenina. Es la DAMA de Colombia, que ent

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web