El Heraldo
Opinión

2+2=5

Claro está que en estos tiempos de acceso ilimitado a la información esa intención le resulta cada vez más difícil al poder y a los poderosos. El discurso hegemónico y la opinión impuesta se enfrentan a diario con las vías alternas que la tecnología digital nos abrió. No son perfectas ni escapan por completo a los cantos de sirena del poder, pero ofrecen alternativas que motivan el no tragar entero. Toca, eso sí, saber dónde buscar, contrastar datos y no dejar de dudar.

Por aprendidas y aceptadas razones, esta suma y su resultado han sido utilizados numerosas veces para enfatizar lo errado de una conclusión, la falacia de un argumento o lo imposible de la premisa. Dos más dos no puede ser cinco, porque en las matemáticas de siempre, contado con los dedos de las manos y repetido en canciones infantiles, es cuatro. Punto. No podría ser de otra manera.

Precisamente en ese “no podría ser” la fórmula también es usada como ejemplo de lo que puede pasar si una proposición o enunciado falso es repetido lo suficiente y al tiempo negado su debate. La percepción de realidad o el valor de verdad de este se velan por la contradicción aparente a la que el enunciado es llevado. Dos más dos termina por ser aceptado como cinco por la repetición o imposición de la idea. Así lo cuenta George Orwell en la esencial novela “1984” cuando se refiere a los interrogatorios en la habitación 101: Smith, el protagonista, sucumbe ante la imposición mental del partido dominante. La realidad pasa a ser la que el poderoso quiera que sea. Así pasa en la novela y así muchos quieren que pase en nuestra sociedad.

Claro está que en estos tiempos de acceso ilimitado a la información esa intención le resulta cada vez más difícil al poder y a los poderosos. El discurso hegemónico y la opinión impuesta se enfrentan a diario con las vías alternas que la tecnología digital nos abrió. No son perfectas ni escapan por completo a los cantos de sirena del poder, pero ofrecen alternativas que motivan el no tragar entero. Toca, eso sí, saber dónde buscar, contrastar datos y no dejar de dudar.

Y aunque el establecimiento sea consciente de que le resulta más difícil imponer la falacia, de todos modos insiste. En medio de la tribulación ciudadana por el tsunami de inseguridad que se vive en Barranquilla, y aún con el recuerdo vigente de la cabeza de un decapitado en una bolsa de basura, la semana pasada nos ¿sorprendimos? con la noticia, foto incluida, de que el director nacional de la Policía llegaba a la ciudad a imponer una medalla al alcalde Pumarejo por su “liderazgo contra la delincuencia”. La foto del alcalde con el pecho firme mientras le colgaban la insignia y recibía el diploma de honor contrastaba con las de las cámaras de seguridad que en la noche eternizaron los atracos masivos en establecimientos públicos. El “no nos vamos a amilanar” es contestado con robos y balas por la delincuencia que altiva manda a decir quienes pueden trabajar y quienes no. La sociedad civil, en el medio, cada vez cree menos.

Lejos está el día en que caigan todas las falacias. Siguen aún queriendo imponer que “lo mejor para la ciudad es que…”, “nosotros hemos llegado a salvar a”, “somos imparables e incansables” y demás miembros de la misma familia. Por más que quieran seguir forzando a creer lo contrario a punta de medallas, la ciudad está sitiada por el miedo y dos más dos es cuatro. 

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Germán Corredor

Recursos energéticos

Me pregunto cómo se va a hacer, si se sigue apostando por grandes centros de producción de energía, para que quienes viven en regiones aisladas tengan acceso pleno e ininterrumpido a este servicio.

Los recursos energéticos distribuid

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#ColombiaEnFicción

Cómo no hablar de lo que seguramente todos estarán hablando: Encanto, la película de Disney que muestra una versión de Colombia, pero no se preocupen que en esta columna no voy a hablar de la película en sí, se trata más bien de una mirada

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Chan con chan, pea, guereguere

¿De dónde sale la frase ‘pagar chan con chan’? Andrés Urzola L., B/quilla

Cuando pagamos de contado o en efectivo una transacción comercial, un servicio o un producto, es decir, de inmediato o sin plazos, se dice que lo hemos hec

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

Hechos claves en el 2022

La pandemia de la covid-19. Lidiar con la cuarta ola del covid-19 será un reto difícil pero no imposible que deberá enfrentar con determinación el gobierno el año entrante. El objetivo ya no será erradicar la covid, sino, frenar su propagaci

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.