Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

El problema no está en los parques

El debate sobre la decisión de la Corte Constitucional de tumbar la prohibición de consumo de drogas y bebidas alcohólicas en espacios públicos, no es más que la costumbre inveterada de los colombianos de buscar la fiebre en las sábanas.

El problema, evidentemente, es grave. 

Doce de cada 100 jóvenes ha probado alguna vez marihuana o cocaína. 

El Observatorio de Drogas de Colombia estima que el fenómeno más grave se concentra en la población de entre 12 y 17 años, lo cual remitiría el problema a las escuelas. Pero hay cifras muy alarmantes en las universidades.

El modus operandi es igual en ambos conglomerados: bandas muy bien organizadas infiltran falsos estudiantes en las instituciones, para estimular la adicción y luego crear dependencia.

Cuando no, la ofrecen a domicilio. O convocan fiestas ruidosas para ofrecer la mercancía.  

¿Microtráfico? Es un eufemismo. Con las drogas no hay nada micro. Se llama tráfico. A secas.

Y no es solo de marihuana. La lista del tráfico incluye por lo menos 33 tipologías, por la general de carácter sintético, que elaboran fabricantes de China y Europa con efectos perversos sobre la salud física y mental de los muchachos.

Aquí llevamos, por lo menos, un problema de autoridad y uno más de salud pública.

No nos equivoquemos. El asunto no es de los parques.

Lo que también ha dicho el Observatorio es que la decisión de consuno de los jóvenes viene mediada por maltrato y desatención en el hogar, que catapultan, a su vez, crisis emocionales y profundizan ausencias afectivas en esta población.

Déjenme decirlo de esta manera: lo que tenemos, del mismo modo, es un problema de amor. Desde tal perspectiva, el problema no estaría solo en los sitios públicos sino en la propia casa.

¿Qué hacemos, entonces? ¿Nos vamos a los parques a perseguir drogadictos que fueron inducidos por los delincuentes o encontraron en la droga el abrazo que no le daban sus padres?

Claro que no estoy de acuerdo con el consumo. Ni en los parques ni en ningún otro sitio. Pero insistir en el enfoque policivo es desconocer que la compleja naturaleza de un fenómeno que nos está trascendiendo a todos.

Por eso, valoro la valiente decisión de la Corte Constitucional. 

Al invalidar los artículos 33 y 140 del Código de Policía, el máximo tribunal lo que hizo, esencialmente, fue un llamado para que nos sinceremos.

¿Dónde está el Estado con los controles debidos, no al consumo sino al cultivo, al procesamiento y distribución de los alucinógenos? ¿Dónde está el sistema de salud tratando como pacientes, y no como delincuentes, a los drogadictos? 

¿Dónde está el sistema educativo, haciéndole entender a la comunidad, que hay riesgos y también precauciones?¿Dónde están los padres de familia en la función natural de preservar la seguridad y bienestar de sus hijos? 

Es eso. Nos equivocamos cuando creemos la fiebre está en la sabana. O, mejor dicho, en un porro.

albertomartinezmonterrosa@gmail.com 
@AlbertoMtinezM

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web