El Heraldo
Opinión

Vida con sentido

 Los actos de servicio, y abandonar la lógica de la venganza, me hace creer en los otros, y eso me inspira a seguir adelante. Servir, ayudar, dar lo que somos y tener la seguridad que eso nos beneficiará más a nosotros mismos que a cualquiera. Tener la certeza de que el desquite lo único que hace es destruirnos a nosotros, más que a los otros.

¿Cómo puedo encontrar inspiración? Me preguntó una joven esperando de mí una fórmula mágica. Mi primera reacción fue decirle “no lo sé”. Sí, le dije que no sabía cómo se podía hacer, pero que sí podía compartirle lo que a mí me funcionaba. Le dije que para mí lo primero estaba en tratar de resolver constantemente lo que filósofo y teólogo existencialista Paul Tillich llamaba la “preocupación última” de la existencia, es decir, esa pregunta por el sentido de la vida, por el ‘por qué’, el ‘para qué’ y el ‘para dónde’ del existir. 

Estoy convencido de que no se puede vivir inspirado si lo que hacemos no tiene raíces en la profundidad de nuestro interior, desde un propósito trascendente. Vivir con conciencia es la fuente más grande de inspiración. Esa que nace en una experiencia espiritual auténtica y que Thomas Moore entiende, no como un pastiche espiritual egoísta, egocéntrico, pergeñado de cualquier manera, sino como una vida valerosa, centrada, que persigue su destino, informada e inteligente, que posee una dimensión sublime y trascendente. ¿Cómo se concreta eso en la cotidianidad? Al menos yo creo que de la siguiente manera: 

1. Gozando la vida con las situaciones de todo tipo, encontrando siempre lo mejor de ellas. Habrá más inspiración si predominan las emociones positivas y las que nos hacen estar reconciliados con la vida. Esto implica no dejarse obnubilar por las dificultades y los problemas que muchas veces vivimos, más por las preocupaciones, que por lo que está sucediendo realmente. 

2. Entendiendo que los retos que ponen a prueba lo que sabemos y las habilidades que tenemos, son una gran fuente de inspiración, porque nos proponen estar en actitud de aprender, de dar lo mejor de nosotros para alcanzar un nuevo objetivo. Salir de las zonas de confort es fundamental para encontrarle la alegría a los días que vamos viviendo. Es la bendición oculta de los problemas que padecemos, de las decisiones equivocadas que tomamos, de las confianzas erradas que damos y de las frustraciones que vivimos. 

3. Conocer vidas ejemplares me inspira. Leo biografías de personas que han liderado procesos, que han dejado huella en nuestra historia. Converso con personas creativas que ponen a prueba mis creencias y conocimientos. Dejo que las preguntas me acompañen hasta que se puedan resolver; las consiento, porque sé que son ellas las que me permiten crecer como humano. Estoy seguro que la lectura es una de las acciones espirituales más eficientes. 

4. Los actos de servicio, y abandonar la lógica de la venganza, me hace creer en los otros, y eso me inspira a seguir adelante. Servir, ayudar, dar lo que somos y tener la seguridad que eso nos beneficiará más a nosotros mismos que a cualquiera. Tener la certeza de que el desquite lo único que hace es destruirnos a nosotros, más que a los otros.

No sé si mis respuestas ayudaron a aquella joven, lo que sé es que por encima de su mascarilla, me siguió viendo con sus ojos brillantes y humedecidos por la intensidad de sus batallas; me agradeció y siguió su camino como quien sabe para dónde va. Yo seguí mirando la dirección que buscaba, mientras caminaba en la fría Bogotá y pensaba en la necesidad de que nosotros los mayores vivamos una vida que pueda inspirar a los jóvenes que nos conocen o interactúan con nosotros. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Educación como propuesta

Si los precandidatos presidenciales quieren proponer algo serio para el Caribe colombiano, deberían hacerlo planteando un tema fundamental como lo es mejorar el sistema de educación pública en los niveles básica y media. Cuando el país entra

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

Clasificada con poco juego

“La Eliminatoria es el arte de sumar puntos”, expresó Carlos Queiroz en su presentación como técnico de la Selección Colombia. Con cierto aire filosófico del fútbol, no se dio cuenta que estaba diciendo una obviedad. Claro, hay que sumar

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.