El Heraldo
Opinión

Iguales, no idénticos

Solo en la medida en que te conozcas, te aceptes y te ames, podrás ser feliz. Sé tú, con la tranquilidad de saber que esa es la única obligación real que hay en tu existencia: dar tu mejor versión posible. Recuerda que eres invaluable. 

Vivimos en la época en la que paradójicamente se habla más de la singularidad y la originalidad, pero al tiempo, se intenta homogeneizar más a las personas. La moda, las redes sociales y los estándares exigidos, son apenas unas maneras de hacer creer que todos tenemos que vivir de la misma forma, que estamos obligados a pensar y a sentir igual. De algún modo, se mira con cierta sospecha a todo aquel que vive desde su esencia, sin tratar de imitar o ser como el resto. 

En ocasiones, algunas preguntas se usan como corsés que intentan medir las vidas de todos desde las mismas características: Y… ¿cuándo te vas a casar? se te está pasando el tiempo… ¿Para cuándo los hijos? ¿No te has especializado? ¿Por qué no has cambiado de celular? Son preguntas comunes que se hacen desde algunos estándares sociales. Creo que cada uno tiene derecho a responder: “Disculpa, no seas sapo, creo que eso no te importa”. Sé que las rutinas de lo políticamente correcto no lo permiten, pero hay que ponerle límites a todos aquellos que juzgan y dan opiniones que nadie les ha pedido. 

Todos tenemos derecho a decidir qué hacer con nuestra vida. Ten claro que no estás aquí para cumplir las expectativas de aquellos con los que compartes la existencia, y que a veces ni siquiera son tan relevantes en tu proyecto. Para alimentar esta actitud, creo que son necesarias tres claves fundamentales: 

1- Saber quién eres y qué quieres hacer con tu vida. Entender qué te define, cuáles son tus sueños y tus planes. Cómo quieres escribir tu historia. Vivir ese proceso de auto-observación que te lleva a tener conciencia de ti mismo y a entender por qué y para  qué actúas como lo haces. Solo en la medida en que te conozcas, te aceptes y te ames, podrás ser feliz. Sé tú, con la tranquilidad de saber que esa es la única obligación real que hay en tu existencia: dar tu mejor versión posible. Recuerda que eres invaluable. 

2- Relacionarte con los demás desde la sinceridad, la claridad, el respeto y la disposición a contribuir para que cada uno pueda realizarse y ser feliz. Comprender que no eres el juez de ninguno y que no estás llamado a cambiar a nadie. Tú estás para acompañar desde la libertad y amar responsablemente, siempre con los principios éticos y morales como diques de la construcción de las relaciones. 

3- Juntarte en proyectos comunes desde la originalidad de cada uno. Evitar los unanimismos que niegan la diferencia. Para hacer equipo no debes abdicar de tu identidad, de tus opciones y valores. Puedes contribuir desde lo que eres. Te haces daño y le haces daño al grupo si buscas sumarte desde lo que no tienes, no quieres y no puedes. Se requiere también poseer la asertividad suficiente para saber ponerle límites a los que buscan cambiarte y hacerte vivir de una forma que no te interesa. 

Tenemos que concentrarnos más en nosotros mismos para poder ser buenos servidores de los demás. Solo quien tiene claro quién es, puede ofrecer claramente su aporte. Las redes sociales son emocionantes porque nos ponen a los demás muy cerca rápidamente, pero no nos pueden hacer perder de vista que siempre hay un abismo insalvable entre la esencia de cada ser humano. Nadie es como los otros quieren que sea… afortunadamente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Educación en cuidados intensivos

Si la salud pública necesita una respiración boca a boca, la mala calidad de la nutrición ahonda cada día más la crisis que ha vivido el Departamento y que por ahora no mejora, se suman los resultados internacionales de las pruebas en la educ

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

No es toda Colombia

En su incontinencia verbal los nuevos e inexpertos ministros repiten un estribillo que asegura que en sus particulares misiones Colombia votó por el cambio. En el caso, por ejemplo, de la suspensión de la exploración de petróleo y gas, la Minm

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

2 tasas de agua por 1 de arroz

Aunque resulte difícil de creer, se me ha vuelto un asunto serio aprender a hacer el arroz que me quede “volao” y con el cucayo dorado, y eso que me precio de preparar platos con cierto nivel de sofisticación. Soy el clásico chef postmodern

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.