El Heraldo
335 víctimas dejaron las 96 masacres ocurridas a lo largo de 2021 en Colombia.
Colombia

Masacres en Colombia: 2021 cerró con 96 casos

Analistas proponen una serie de estrategias que debe implementar el Estado para reducir estos episodios de violencia en Colombia.

Diseñar estrategias para reducir los episodios de violencia en Colombia se presenta como uno de los principales retos de las autoridades para 2022. Diferentes ONG señalaron que a lo largo del 2021 el conflicto no dio descanso a los líderes sociales y en los territorios donde se registraron masacres.

Precisamente estas organizaciones, entre ellas Indepaz, señalan que en el país se registraron 96 masacres durante el año que dejaron 335 víctimas, cifras que en contraste con 2020 (91 homicidios múltiples con 381 muertes) denotan que, si bien hubo un mayor número de hechos, la cifra de asesinados se redujo.

Estos hechos terminaron afectando 70 municipios en 20 departamentos del país.

Por otro lado, la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los DD. HH. en Colombia señala que a lo largo de 2021 fueron asesinados al menos 73 defensores de derechos humanos, esa estadística esta muy distante de la que maneja Indepaz, pues señala que son 170 líderes sociales defensores de DD. HH. los que fueron asesinados en 2021. Sin embargo, los números muestran una disminución, toda vez que en 2020 se presentaron 310 homicidios contra esta población.

unas acciones. Para Reynell Badillo, investigador del Centro de Pensamiento UNCaribe, la situación de las masacres en Colombia parece sugerir que “siguen lógicas muy territoriales”. En ese sentido, propone “desactivar” los conflictos a nivel subregional para que las masacres dejen de suceder.

“Posiblemente no haya un camino unificado a nivel nacional, sino que es necesario fortalecer el Estado a nivel local y, por qué no, incluso negociar con las organizaciones armadas a nivel local para que se comprometan a evitar afectaciones humanitarias. Es mucho más factible detener masacres a nivel subregional”, señala Badillo.

Esto está conectado, según el investigador, con la idea de que si un acto con el nivel de sevicia de una masacre no tiene ninguna consecuencia para los responsables posiblemente esto sea un incentivo para que sigan sucediendo.

“Normalmente la respuesta del Estado a una masacre es un consejo de seguridad, alguna declaración furiosa desde el nivel central y un incremento temporal del pie de fuerza. No obstante, raras veces se persigue a los responsables o estos son judicializados. La impresión de que al Estado no le importan las masacres puede funcionar como incentivo para que los grupos armados repliquen la práctica”, argumenta Badillo.

Con relación al asesinato de líderes sociales, el investigador propone que es necesario evitar la estigmatización de esta población.

Una coincidencia

Ese mismo argumento presenta Camilo González Posso, presidente de Indepaz, al indicar que la mayor amenaza para los líderes sociales en el país “es la insensibilidad, la estigmatización y la adopción del discurso de odio”.

“Los líderes sociales no solo se enfrentan a la muerte porque hay un grupo armado en sus territorios, sino porque hay un complejo de conjuntos criminales y unas alianzas múltiples que no quieren aceptar el tránsito de la guerra a la paz. Es la persistencia de los discursos que dicen que la guerra en Colombia tiene que solucionarse mediante más guerra o mediante soluciones militares”, sostiene González.

El académico destaca que si bien las cifras muestran una tendencia a la baja “es contradictorio” al tener un incremento de la tasa de homicidios, desplazamiento forzado, amenazas a comunidades y constreñimiento.

Ambos analistas sostienen que desde que se firmó el Acuerdo de Paz la violencia contra los defensores no ha cesado y las autoridades tienen el reto de frenar ese desangre, especialmente en la época electoral que se avecina.

La última fue en Guamal, Magdalena

Un saldo de tres personas muertas y dos más heridas dejó una balacera en jurisdicción de Guamal, Magdalena. Una de la víctimas fatales es el concejal Willy Tinoco Angarita. 

El crimen se registró en la noche de este jueves, en una gallera ubicada en la calle del Puerto del corregimiento de Ricaurte. 

Según la información preliminar de la Policía, una aparente discusión habría desencadenado todo. “Estas personas se encontraban en un evento gallístico que funcionaba de manera clandestina en el mencionado corregimiento, y se habría presentado una fuerte discusión con otras personas, donde uno de ellos sacó un arma de fuego y disparó contra la multitud”, dijo la Policía en un comunicado. 

Funcionarios de la Seccional de Investigación Criminal fueron los encargados de adelantar las diligencias correspondientes para la recolección de elementos materiales probatorios que permitan el esclarecimiento de estos hechos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.