Últimas noticias

Eduardo Stein, representante especial conjunto para los refugiados y migrantes venezolanos en la región latinoamericana.
19:42

El diplomático guatemalteco Eduardo Stein “trabajará para...

Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior.
19:36

Nancy Patricia Gutiérrez le salió al paso a las...

Wilmer González Brito, gobernador de La Guajira.
18:49

El mandatario reasumió sus funciones con un acto en el...

El presidente de Asobancaria, Santiago Castro.
18:41

El presidente del gremio dijo que se pondrán en marcha...

18:36

Los ‘Tiburones’ se miden en el estadio ...

Néstor Humberto Martínez, fiscal General.
18:16

“El fiscal de conocimiento está acopiando toda la...

17:51

La acción se da tras el cumplimiento  de la...

17:47

El presidente Duque ya había anunciado que no nombraría un...

17:36

Junto a ella fueron entregados los padres de la menor,...

17:21

Hasta el momento se han sembrado 20.000 nuevos árboles en...

El titulo es:¿Es seguro el transporte aéreo en Colombia?

¿Es seguro el transporte aéreo en Colombia?

Según estadística mundial, el país es el cuarto estado con más accidentes aéreos. Aerocivil dice que desde 2010 no se registraban siniestros como el del vuelo que transportaba al club Chapecoense.

Giovanny Escudero
Giovanny Escudero
Pasajeros esperan para abordar sus respectivos vuelos en el Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz. Giovanny Escudero

Temas tratados

Según estadística mundial, el país es el cuarto estado con más accidentes aéreos. Aerocivil dice que desde 2010 no se registraban siniestros como el del vuelo que transportaba al club Chapecoense.

Viajar en avión es, sin duda alguna, una experiencia que despierta distintas sensaciones en el ser humano. 

Algunos pueden experimentar temor por los fuertes movimientos que realiza la aeronave al momento de despegar o aterrizar.

Otros pueden sentir pánico cuando ocurre una turbulencia a causa de fuertes tormentas. 

Un grupo más puede advertir tanta presión en sus oídos, que les lleve a pensar que su salud pueda resultar afectada de alguna manera. 

Y están quienes disfrutan de los trayectos porque despierta en ellos adrenalina y emoción. Sin embargo, no son solamente estas sensaciones físicas las que se pueden percibir. 

Pensar que el avión puede accidentarse y causar la muerte de sus pasajeros es probablemente uno de los temores que tienen muchos de los que emprenden un vuelo por primera vez y, también, quienes viajan frecuentemente. 

Recientemente, Colombia amaneció con la trágica noticia de que el vuelo que transportaba al club chapecoense a la ciudad de Medellín para enfrentar al Atlético Nacional se había estrellado, dejando como resultado la fatal cifra de 71 muertos y 6 heridos. El suceso, además de impactar a la comunidad nacional e internacional, despertó cierto temor en un sector de los viajeros.

Así las cosas, surgen varios interrogantes: ¿Qué tan seguro es viajar en avión? ¿Quién vela por la integridad de los pasajeros en sus vuelos? y, ante un siniestro, ¿Quién responde?

Dato alarmante

El diario en línea BBC Mundo asegura que, según estadísticas de la Aviation Safety Network (Red de Seguridad de la Aviación), Colombia es el cuarto país del mundo con más accidentes aéreos. La lista la encabeza EEUU. En segundo lugar Rusia y, de tercero, Brasil. 

Además, especifica el medio digital, que, de acuerdo con los datos recopilados por esa entidad, en el país han ocurrido 180 accidentes desde 1945 hasta el 30 de noviembre de este año.

Con respecto al número de víctimas mortales en este tipo de siniestros, se precisa que Colombia, con 2.912, se posiciona por encima de Brasil, que reporta 2.728. En 2016, en Colombia, y según reseña una gráfica del diario español El País, han muerto 79 personas (dato que incluye a las víctimas del vuelo charter que transportaba al club chapecoense).

Las cifras para la potencia más poderosa del planeta y Rusia son realmente alarmantes: en EEUU han muerto 10.637 y en Rusia, 8.251.

Por su parte, y según asegura BBC, Uriel Bedoya Correa, periodista de la Aeronáutica Civil, dijo que “desde el 2010 no se registraban en el país siniestros como el del vuelo chárter CP-2933 de Lamia que transportaba al equipo de fútbol”.

Medio más seguro

Al respecto, Albert Lachmann, subgerente de la escuela de aviación Protécnica, dijo que Colombia es un país muy avanzado en seguridad y que las cifras que posicionan al país en ese lugar “probablemente, recogen los accidentes de aerotaxis. Aeronaves livianas, aviones de pistón cuya potencia es más limitada al momento de una falla”.

Lachmann explicó: “Nos hemos convertido en líderes latinoamericanos en materia de seguridad aérea y eso, en parte, se debe a que el país ha sufrido mucho por accidentes aéreos”.

Hoy por hoy, “solamente dos países en latinoamérica tienen líneas aéreas serias: Colombia y Chile”, aseguró.

En ese sentido, aseveró que a nivel nacional se maneja “un altísimo estándar de seguridad aérea: nuestro personal aeronáutico, está sometidos a la Aeronáutica Civil y, a su vez, la Aerocivil está sujeta a la Organización de Aviación Civil Internacional (Oaci)”.

Debido a la estricta vigilancia de la autoridad competente,  Lachmann consideró: “Cuando abordamos un avión en Colombia se puede considerar un medio tan seguro como el que se usa en cualquier país desarrollado del mundo”. “Colombia podría competir con cualquier país desarrollado”, resaltó.

Con respecto a las empresas de bajo costo (low cost), dijo que: “Son peligrosas  si no se manejan en países seguros. Se deben seguir las normas de mantenimiento a los aviones: realizarles mantenimiento preventivo”.

En ese sentido, precisó que, “por ejemplo, cada 50 horas hay que cambiarles aceite a los aviones. Las ruedas tienen un tiempo de vida útil”. 

Asimismo,explicó que la autoridad aeronáutica hace auditorías permanentes a las empresas. 

Con respecto al centro educativo que dirige, explicó que el personal está capacitado para ejercer su función.

“Las auxiliares de vuelo no saben solamente servir un tinto. A ellas las preparamos en simulacros de accidentes aéreos en tierra, mar y selva para socorrer heridos”. “Eso se llama factor humano”, puntualizó.

No obstante, advirtió que, debido a que los aeropuertos nacionales son categoría 2, no hay capacidad para aterrizajes ‘a ciegas’. “Esos aterrizajes permiten acercarse a la pista sin ver el suelo y, al no poderlos ejecutar en el país, se genera congestión en terminales como, por ejemplo, El Dorado, en Bogotá”.

Respetar límites

Lachmann opinó que la seguridad de la que gozan los vuelos colombianos no es la misma en toda latinoamérica.

Por lo anterior, aseguró que de haber sido Colombia el país de origen del plan de vuelo del club brasilero, “no habría ocurrido la tragedia”.

“El funcionario de la torre de control evalúa el plan de vuelo y determina si se puede cumplir a cabalidad. De no ser así, no permite la salida del avión”. 

“De acuerdo con lo que han dicho los medios, porque aún no hay respuesta oficial de la autoridad competente, resulta inexplicable que hayan permitido la salida del avión de Lamia, porque el funcionario de la torre de control tenía dudas sobre la viabilidad del plan de vuelo desde el principio”.  

Así las cosas, consideró el subgerente de Protécnica, que aunque el hecho es lamentable y triste: “Los pasajeros estaban destinados a morir antes de despegar”. “Pero sabremos toda la verdad cuando se conozcan las llamadas cajas negras”, precisó.

De cualquier forma, Lachmann sostuvo que en este negocio no es recomendable superar los parámetros mínimos. “Cuando los límites de los costos no dan, es mejor no operar”.

Por otro lado, mencionó que “se ha hablado de que el pasaje en el avión de Lamia era más barato” y, en ocasiones, “lo barato sale caro”.

Otros de los aspectos que destacó el experto en vuelos son la meteorología y topografía del país. “No es lo mismo volar en la Costa que en el interior. El riesgo en la Costa es menor porque las ciudades están al nivel del mar mientras que en el interior hay complejos sistemas montañosos”, dijo.

Ahora bien, advirtió que aunque se ejecutan todas las medidas de seguridad para minimizar los riesgos. “No desaparecen del todo”.

¿Quién responde?

No existe duda alguna de que la pérdida de un ser querido o una grave afectación en la salud no se pueden compensar con dinero. No obstante, la legislación ha establecido que ante estas eventualidades quienes se crean con derecho de reclamar, pueden hacerlo y obtener una suma de dinero como indemnización.

Al respecto, Ricardo Jaramillo Lozano, especialista en Seguros (Universidad Externado) y Derecho Procesal (Universidad del Rosario) explicó que determinar quién debe responder por un accidente aéreo depende de varios factores: “Primero, la responsabilidad directa es de la empresa transportadora, puesto que la obligación que adquiere el transportador (derivada de la compra de un pasaje o tiquete) es de resultado, es decir, deberá entregar al pasajero en el lugar de destino, en las condiciones que lo recibió”.

Un segundo factor es que “deberá también responder la compañía aseguradora con que tenga contratado el seguro la empresa de transporte”. 

Sobre el particular manifestó que si el transporte es interno en Colombia, se acude a los jueces en Colombia y se pueden reclamar perjuicios morales, daño emergente, lucro cesante y, para los lesionados, daño a la salud. Al ser preguntado sobre cuánto se puede pedir, respondió: “No se puede reclamar al antojo o de manera irresponsable. El límite lo determina la magnitud del daño”.

Sobre el citado caso, Jaramillo precisó que “es probable que pueda tener responsabilidad la autoridad aeronáutica de Bolivia, porque, según los informes de los medios de comunicación, se incurrió en fallas que pueden ser relevantes para el siniestro”.

En sucesos internacionales, “hay que verificar si el país de origen o el de destino es  parte del Convenio de Montreal”, explicó.

De ser así, “se podría demandar en el lugar del domicilio de la transportadora, en el lugar de realización del contrato, en el país de origen de las víctimas o en el lugar del siniestro”.

En estas situaciones la indemnización, de acuerdo con el Convenio de Montreal, “se calcula en Derechos Especiales de Giro”.

“Eso lo regula el Fondo Monetario Internacional (FMI). En pesos colombianos serían unos 416 millones de pesos aproximadamente”, precisó Jaramillo.

Las cajas negras

Las llamadas cajas negras registran la última actividad de un avión para que, en caso de un accidente, se puedan conocer los hechos que ocurrían en los momentos previos. Exactamente son dos cajas: El Cockpit Voice Recorder (CVR), una grabadora de audio, y la Flight Data Recorder (FDR), una especie de ‘disco duro’ que guarda datos vitales del vuelo. Estos dispositivos suelen ser de colores llamativos –generalmente anaranjados o rojos– para que puedan ser localizados más fácilmente entre los restos en el lugar del siniestro.

Sin embargo, y aunque no hay una explicación oficial, se cree que se les llama así por los hechos sombríos y el luto que envuelven un accidente.

Autoridad aeronáutica

Tras conocerse el terrible suceso en Medellín, la persona que más ha dado declaraciones a los medios sobre el estado de la investigación para determinar causas y responsabilidad ha sido Alfredo Bocanegra. Precisamente, porque es el director de la Aeronáutica Civil, que es la entidad adscrita al ministerio de Transporte encargada de controlar y regular la aviación en el país.

De acuerdo con el libro V del Código de Comercio colombiano, la autoridad aeronáutica tiene entre sus principales funciones: “Establecer los requisitos técnicos que deban reunir las aeronaves y dictar las normas de operación y mantenimiento de las mismas”.

Ahora bien, en materia de personal aeronáutico la legislación comercial coloca sobre los hombros del piloto una responsabilidad importante. “Toda aeronave debe tener a bordo un piloto habilitado para conducirla, investido de las funciones de comandante”, reza el inciso 2 del artículo 1.804 del C.C.

“El comandante es el responsable de la operación y seguridad de la aeronave. Tanto los miembros de la tripulación como los pasajeros están sujetos a su autoridad”, agrega el artículo siguiente.

El temor a la muerte

Sobre el temor que puede generar en las personas sucesos trágicos como este, Nury Lugo Alviz, neuropsicóloga del Hospital Militar Central Bogotá, explicó que “detrás de todos los miedos está el miedo a la muerte”.

“Por naturaleza los seres humanos le han tenido temor a los espacios y volar es un escenario que nos confirma la inmensidad del espacio”, dijo.Para Lugo, “Lo que acaba de ocurrir: que de 77 personas se salven 6, dispara las fobias y los temores relacionados con esta situación”. Explicó la experta que a eso se le denomina efecto dominó. “Ocurre cuando una situacion traumática confirma o reafirma aquellos temores que se tienen”, precisó. Finalmente, sostuvo que debido a que en este caso se trató de una falla humana, se dispara un poco más la inseguridad.sobre la conducta humana.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Colombia
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1