El Heraldo
Cortesía.
Colombia

El debate sobre la eutanasia en pacientes no terminales

La Corte Constitucional la aprobó en julio pasado pero a la primera paciente los médicos le dijeron que no y el segundo espera por ella.

La eutanasia, que en griego significa "muerte apacible", es legal en España, Bélgica, Canadá, Luxemburgo, Países Bajos y en Colombia.

La Corte Constitucional consagró en 1997 la muerte digna como un derecho fundamental en caso de enfermedad terminal, cuando el paciente sufriera de mucho dolor, lo solicitara de forma voluntaria y lo realizara un médico.

El julio pasado, el alto tribunal guardián de la Carta Magna eliminó el condicionamiento de que solo se puede practicar la eutanasia en pacientes con enfermedades terminales y lo extendió a pacientes con enfermedades incurables, sin posibilidad de alivio y que padecen intensos sufrimientos.

Así mismo, reiteró el exhorto al Congreso, como ya lo hecho al menos en seis sentencias desde hace 15 años, para que "avance en la protección del derecho fundamental a morir dignamente, con miras a eliminar las barreras aún existentes para el acceso efectivo a dicho derecho".

En el país solo se empezó a practicar la eutanasia desde 2015, por cada cinco solicitudes se llevan a cabo dos, se han realizado 94 procedimientos, la mayoría en Bogotá o Antioquia y casi nueve de cada diez fueron con diagnósticos relacionados con el cáncer.

Congreso ha dicho "no".

El representante Juan Fernando Reyes Kuri, del Partido Liberal, explicó a EL HERALDO en qué va la eutanasia en el Congreso.

"Han sido casi 25 años desde que el magistrado Carlos Gaviria y la Corte Constitucional de aquel entonces tomó la decisión de reconocer el derecho a morir dignamente. Desde ese tiempo todos hemos aprendido acerca de este derecho, y se ha iniciado una suerte de cruzada política por tratar de regular este derecho en el Congreso", detalló.

De igual modo, el autor de la iniciativa que cursa actualmente en el Legislativo, relató: "Desde mi curul he impulsado tres veces este proyecto de ley para regular la eutanasia, todos los intentos han logrado pasar a segundo debate y actualmente estamos a la espera de la citación de la Presidenta de la Cámara para seguir insistiendo y luchando por este derecho. Espero que esta vez, la tercera, sea la vencida".

Iglesia, en contra.

La Conferencia Episcopal le dijo a EL HERALDO que "las condiciones de grave enfermedad o relacionadas con el final de la vida deben afrontarse con profunda delicadeza y respeto" y aseguró que "el cuidado mutuo puede hacer declinar la intención de suprimir voluntariamente la propia vida, aun en los casos en los que, fundamentados en el conocimiento médico actual, la curación física ya no es posible".

Y advierte en este sentido "concebir la autonomía humana como un poder soberano de determinación no favorece la construcción de un orden social en el que podamos sentirnos prójimos", señalando que "la práctica de la eutanasia constituye una seria ofensa a la dignidad de la persona humana" y concluyendo que espera que "sigamos descubriendo los mejores caminos para respetar el derecho a la vida de toda persona".

El caso Sepúlveda.

Frente al retroceso que se dio en el caso de Martha Supúlveda, la primera paciente no terminal colombiana que iba a practicarse la eutanasia, Reyes Kuri señaló a este diario que "es absurdo que la IPS tomara decisiones a partir de un diagnóstico que hicieron viendo televisión. Martha salió a contar su historia a nivel nacional en un acto de valentía, para mostrarnos que hay otras maneras de enfrentar a la muerte".

La Conferencia Episcopal, por su parte, sostuvo a este medio: "Es una oportunidad para manifestarle a ella y todos los enfermos nuestra solidaridad" y añade que "como ella misma lo manifestaba en su entrevista dada a los medios, de ser una mujer de fe, dentro de esa óptica de fe, lo vemos como una nueva oportunidad que le da Dios de leer su sufrimiento y su opción por la vida como don de Dios. Hemos escuchado de otras alternativas y que para este tipo de enfermedad se están aplicando algunas terapias exitosas que están dando muy buenos resultados".

El caso Escobar.

El representante liberal cuenta a esta casa periodística que Víctor Escobar, quien se convertiría ahora en el primer paciente no terminal en poder acceder al derecho a una muerte digna en el país, lleva varios años luchando por este tema.

"A él ya se la han negado antes y podría ser el primer caleño en recibir la eutanasia sin ser paciente terminal. Con esto queda demostrado que cada quien es libre de decidir si vivir con sufrimiento o morir con dignidad. Ahora Coomeva tiene 15 días para organizar el Comité y que se pueda acceder a la eutanasia sin trámititis, ya fue suficiente tantos años de sufrimiento y lucha por conseguir el derecho", señaló.

"Nadie tiene porque esperar a su enfermedad logre llegar a un estado terminal o de agonía para poder solicitar la eutanasia, ese sufrimiento es desproporcionado y va en contra de la dignidad humana", concluyó Reyes.

De otro lado, el Episcopado envía a través de este periódico "un saludo al señor Víctor y a todos los que están pensando en la Eutanasia como alternativa. La muerte hace parte de la naturaleza humana pero como ya lo hemos mencionado, la práctica de la eutanasia constituye una ofensa a la dignidad de la persona y fomenta la corrosión de valores fundamentales del orden social. Por lo mismo, ampliar el rango de poblaciones o de casos en que podría ser solicitada la eutanasia, tal y como lo hace la actual providencia de la Corte, o extenderla hacia otras modalidades, lejos de promover un supuesto derecho, constituiría un serio peligro para los más frágiles y vulnerables de nuestra sociedad, sobre quienes pendería el peso de la posible supresión de sus vidas, dando lugar a un serio condicionamiento para el ejercicio de las libertades".

Y manifiesta que "una comunidad fraterna y solidaria se logra cuando somos capaces de superar los individualismos y de hacer converger nuestras vidas en torno a valores comunes".

La eutanasia que no fue de Martha Sepúlveda

Un centro médico de Medellín decidió el pasado sábado 9 de octubre cancelar la eutanasia de Martha Sepúlveda, una mujer con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y quien se iba a practicar el domingo el procedimiento. Se trata de la primera colombiana prevista para recibir el procedimiento desde que la Corte Constitucional lo autorizara en julio pasado para pacientes con enfermedades no terminales.

El Instituto Colombiano del Dolor (Incodol), encargado de la eutanasia, señaló en su momento en un comunicado que decidió cancelar el procedimiento al "contar con un concepto actualizado del estado de salud y evolución de la paciente" con el que "se define que no se cumple con el criterio de terminalidad como se había considerado".

El caso de Sepúlveda se conoció el mes pasado cuando, en un reportaje del noticiero 'Noticias Caracol' contó que iba a morir en los próximos días a los 51 años de edad, sin padecer una enfermedad terminal.

"Si es desde el plano espiritual, yo estoy totalmente tranquila (...) Cobarde seré pero no quiero sufrir más, estoy cansada. Lucho por descansar", dijo la mujer, quien agregó que la certeza de morir le daba "tranquilidad".

Desde que fue diagnosticada, empezó a perder fuerza en las piernas y cada vez se le hizo más difícil caminar, lo que empeoró su calidad de vida.

Archivo.
Víctor Escobar, paciente no terminal, escogió un viernes para realizarse la eutanasia en Cali

Víctor Escobar, un paciente no terminal de 59 años de edad y quien reside en el barrio Mojica, de Cali, relata la razón por la cual quiere acceder al derecho a morir dignamente: “La movilidad del lado izquierdo es muy reducida debido a la trombosis, tengo hipertensión pulmonar, el lado derecho del corazón lo tengo ya muy grande debido al problema pulmonar, soy diabético, soy hipertenso, tengo cuatro cirugías en la columna. Entonces, todo esto, todas estas enfermedades y sufrimiento y el ver sufrir a mi familia me ha llevado a solicitar que me practicaran la eutanasia”.

Tras la fallida eutanasia de Martha Sepúlveda, Escobar se convertiría en el primer colombiano paciente no terminal en realizarse el procedimiento.

En este sentido, Escobar expresó que tiene como última voluntad morir un viernes y despedirse públicamente ante los medios de las personas que han estado pendientes de su caso en una rueda de prensa en la sede del Deportivo Cali, el equipo del que es hincha.

"Uno de los deseos de Víctor es realizar una despedida en la sede del equipo, desea morir viendo bien y se le está haciendo un proceso para ello", aseguró su abogado, Luis Carlos Giraldo, quien ha llevado el proceso del paciente.

Por razones familiares, la fecha del procedimiento solo se comunicará esta semana.

El pasado jueves Escobar fue sometido a valoraciones con neumólogo, neurólogo, psiquiatría, cuidado paliativo y bioética por parte del comité científico de la Clínica Imbanaco, de Cali.

El paciente ha dicho que no quiere seguir con tratamientos paliativos, mientras su abogado, tras el caso de Sepúlveda, les pide a los médicos del centro hospitalario que respeten su voluntad de morir dignamente.

La EPS Coomeva informó entre tanto el pasado martes en un comunicado que acataría el fallo del Juzgado 17 del Circuito de Cali, que ordenaba convocar un nuevo comité científico para evaluar en una segunda instancia el caso de Escobar.

Coomeva explicó que hace aproximadamente un año, en octubre de 2020, solicitó y contrató la evaluación del caso de Escobar por parte de un comité científico interdisciplinario a través de la Fundación Valle del Lili.

Sin embargo, dicho comité determinó que el paciente no cumplía con los requisitos para acceder a la aplicación del derecho a morir dignamente.

“Ante esta nueva petición, Coomeva EPS, como asegurador, la elevó a la red de IPS de la ciudad de Cali, siendo atendida por el Centro Médico Imbanaco, prestador que revisó el caso y aceptó realizar las evaluaciones previas y la conformación del comité interdisciplinario, para una segunda opinión. Este proceso ya inició, y se encuentra en curso, con la participación de diferentes especialistas y otros profesionales, como lo determina la norma”, se lee en el boletín de prensa de la Entidad Promotora de Salud.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.