El Heraldo
Colombia

El escenario del Clan del Golfo, tras la captura de ‘Otoniel’

Este grupo armado, según la Policía, tiene presencia en seis departamentos de la costa Caribe. Expertos analizan la reconfiguración de esta estructura.

“Con este golpe a Otoniel se marca el final del Clan del Golfo”.  Esa frase pronunciada por el presidente  Iván Duque la noche del sábado, cuando anunció la captura de Dairo Antonio Úsuga David,  rompió la tensión del discurso y abrió un espacio para que el director de la Policía, el general Jorge Luis Vargas Valencia, extendiera su brazo y apretara el del comandante del Ejército, el general Eduardo Enrique Zapateiro. El gesto era una clara señal de celebración y victoria.

El mensaje del jefe de Estado fue contundente: “o se someten a la justicia de inmediato o les caerá de la misma manera”. El frenesí del momento permitió que las palabras pudiesen manifestar el golpe más duro, en casi tres décadas, por parte de las autoridades colombianas al narcotráfico.

En la misma línea, el fiscal general Francisco Barbosa Delgado, quien estuvo en la rueda de prensa, fue enfático en señalar que el operativo contra ‘Otoniel’ alerta a esas zonas del país en las que Clan del Golfo tiene presencia. “Seguimos adelante con las diferentes operaciones contra el crimen organizado, contra el narcotráfico y por supuesto contra el crimen transnacional”.

Y es que las contundencias de las palabras no son para menos, ‘Otoniel’, el temido jefe de la banda criminal más importante de Colombia era el responsable del soporte y expansión criminal del grupo armado organizado conformado por 3.800 integrantes.

Es por eso que el ministro de Defensa, Diego Molano, desde la zona donde fue capturado alias Otoniel, afirmó que el “éxito” de la operación permite asegurar que están cerca de “desmantelar al clan del golfo”.

El jefe de la cartera de Defensa puntualizó que la Fuerza Pública continuará tras la organización y van tras la pista de alias Chiquito Malo y alias Siopas.

En 12 departamentos

Los tentáculos de este hombre considerado uno de los “símbolos del mal” tenían influencia en 12 departamentos (Antioquia, Atlántico, Bolívar, Casanare, Cesar, Chocó, Córdoba, Magdalena, Meta, Norte de Santander, Santander y Sucre) logrando afectar específicamente 134 municipios a través de delitos como el narcotráfico, extorsión, homicidios selectivos contra líderes sociales, desplazamiento forzado, corrupción y acciones armadas contra la población y la Fuerza Pública.

Así lo reveló la Policía Nacional en un último dossier operacional sobre la captura de ‘Otoniel’, en el marco del capítulo Osiris de la operación Agamenón.

Esta expansión de la banda, según las autoridades, se da con la intención de tener el dominio total de las rutas para movilizar la droga que es procesada en laboratorios clandestinos, generalmente ubicados en Cesar, Antioquia, Chocó, Magdalena, así como los que están en las regiones del Catatumbo y de Urabá.

Este resultado operacional, dice la Policía, “impacta el componente estratégico, estructural y financiero del Clan del Golfo, logrando desestabilizar la línea de mando de la organización”.

Unas disputas

En septiembre pasado el comandante de la Primera División del Ejército Nacional, mayor general Gerardo Melo Barrera, en diálogo con este medio señaló que el ‘Clan del Golfo’, especialmente en Santa Marta, “quiere disputar” los  corredores de movilidad con ‘los Pachenca’.

“Santa Marta se convierte en un sitio importante por sus puertos, pero también por la Troncal del Caribe para poder movilizar la droga hacia La Guajira. Ese control de movilidad genera enfrentamientos, pero allí está la Policía trabajando de la mano con la Segunda Brigada. En esa zona ya hemos dado unos golpes contundentes contra el ‘Clan’”, manifestó el oficial.

Para el general Gerardo Melo Barrera, es claro que las células del ‘Clan del Golfo’ “quieren absorber”  estructuras pequeñas dedicadas a la delincuencia común y el microtráfico.

Las investigaciones han podido establecer que, en efecto, este grupo, debido a su ‘modus operandi’, ha incursionado en diferentes grupos delincuenciales organizados (GDO) como ‘los Costeños’, ‘los Pachenca’, Papalópez) y grupos de delincuencia común organizados (GDCO), con el fin de someter a su servicio a dichas personas, bajo la modalidad de ‘outsorcing’ criminal (subcontratación) y la intimidación a través de amenazas con el fin de tener una sola identidad como integrantes de esta estructura.

Una fuente judicial le dijo a EL HERALDO que todo el operativo que realizaron miles de policías y soldados que fueron peinando poco a poco los pueblos y selvas de la región del Urabá, ha provocado la movilización de integrantes de este grupo a la región Caribe.

“Esta estructura se estaba expandiendo con intenciones exploratorias de los territorios para poder asentarse. En donde no pueden hacer alianzas. Pero ahora con la captura de Otoniel, supone  uno, que los integrantes quedan sin una línea de mando que indique cómo será su actuar”, precisó la fuente.

¿Es el fin del Clan?

Para el consultor de seguridad y coronel (r), John Marulanda la captura de ‘Otoniel’ abre una “gran expectativa” sobre la posibilidad de que esta organización, poco federalizada, pueda “hacer metástasis” y se divida en diferentes grupos en áreas particulares del país y complique el escenario.

“Existe también la posibilidad de que los otros cabecillas se disputen el control del Clan. Esto podría llevar a la autodestrucción paulatina o parcial de la estructura. Pero estos son escenarios que están por verse”, indicó Marulanda quien destacó que el golpe al grupo tiene un gran valor estratégico para el crimen organizado global.

El experto en seguridad enfatizó que este operativo no supone que el problema del narcotráfico se haya solventado. “Este problema va a estar ahí y el Estado debe crear estrategias para darle una solución integral”. 

El coronel (r) José Espejo, analista en temas de seguridad, asegura que al tener el Clan del Golfo una estructura piramidal, si el líder “desaparece” lo normal es que el segundo en la línea de sucesión tome el control, lo que hace que el grupo no desaparezca.

“Hemos caído en un error y es el de pensar que al atacar el cabecilla de una estructura se acabaría, pero eso no sucede. Lo que podría pasar acá es que se dé una disputa de los mandos medios por el control”, aseguró Espejo.

Para el experto este golpe no deja de ser “significativo” debido a que muestra “un resurgir” del trabajo que adelanta la Policía y las Fuerzas Militares. “Hubo un letargo de estos componentes después del Acuerdo en La Habana, luego de que ordenara evitar cualquier confrontamiento que dañara los diálogos de paz”.

“El golpe no altera de manera sustancial las dinámicas del grupo”

Luis Fernando Trejos, profesor e investigador de la Uninorte, señala que la captura de Otoniel es, sin duda, “un golpe estratégico en contra del crimen organizado”, pero esta situación “no altera de manera sustancial” las dinámicas de grupo en el Caribe.

“En muchos territorios de esta región el Clan del Golfo tiene presencia por medio de intermediarios o terceros que han sido subcontratados para asegurar y controlar territorios estratégicos para el traslado y acopio de la cocaína”, dice el académico.

Según Trejos debe tenerse en cuenta que este grupo opera descentralizadamente y sus mandos regionales, si bien responden a una dirección estratégica ubicada en Urabá, cuentan con autonomía en el ejecución de sus actividades delictivas.

“Es importante resaltar la necesidad de no usar los marcos analíticos organizacionales de las antiguas Farc-EP o el Eln con el Clan del Golfo, ya que esta última organización funciona en clave de red con muchos nodos tercerizados lo que complejiza su análisis”, dice el docente.

Destaca el experto que este grupo “no es” un cartel de narcotráfico (aunque en sus filas tenga a narcotraficantes), sino que por el contrario “son un gran operador logístico” para el traslado y exportación de cocaína que ofrece sus servicios a organizaciones en el país y en el extranjero. “Lo que debe tenerse en cuenta es que la estrategia estatal de golpear a los objetivos de alto valor es efectiva, pero ha demostrado que si no va acompañada de intervenciones estatales integrales en los territorios sólo produce una momentánea calma que va seguida de las aparición de nuevos ciclos de violencia o el reciclaje de viejas dinámicas criminales”, destacó Trejos.

Duque rinde homenaje a la Fuerza Pública por el éxito en operación ‘Osiris’

Luego de la exitosa operación ‘Osiris’ en la que se logró la captura del máximo cabecilla del Clan de Golfo, Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, el presidente Iván Duque rindió un homenaje a la valentía y entrega de los miembros de las Fuerza Pública, por la participación, en la que el mandatario consideró, como la más exitosa operación contra el narcotráfico en el presente siglo en Colombia.

“El triunfo que han logrado es el triunfo de Colombia; es el triunfo de la legalidad, de la seguridad, como valor democrático. Hoy más que nunca debemos valorar nuestra Fuerza. Ellos están bañados de gloria porque su objetivo es el honor y el servicio a Colombia”, dijo el Mandatario, frente a las tropas de la décima séptima Brigada del Ejército en Carepa, Antioquia

El Mandatario condecoró con la Medalla de Orden Público a tres miembros de la Fuerza Pública que capturaron a ‘Otoniel’, y envió un mensaje de solidaridad a la familia del intendente Edwin Guillermo Blanco, quien falleció durante el operativo.

“Su valentía permitió a los demás miembros avanzar para capturar a Otoniel”, dijo el jefe de Estado.

“Hoy le rendimos homenaje a todas las víctimas de este bandido y le decimos a cada miembro de la Fuerza Pública que nos sentimos orgullosos de ellos y de sus familias. Ellos permiten el goce de nuestras libertades y debemos valorar la estructura unida de nuestra Fuerza Pública, compartir experiencias, talento, innovación e inteligencia, que es lo que nos diferencia de cualquier Fuerza Pública del hemisferio”, puntualizó en medio de acto en que estuvo acompañado por las cúpulas de las Fuerzas Militares, Policía  y miembros de su gabinete de Gobierno.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.