Nuestros celulares podrían saber más de lo que pensamos

Creer que los móviles “nos escuchan” o espían ha sido una teoría que es tema de debate y regulación en el mundo. Analizar los permisos que les damos a las aplicaciones y el uso de información por parte de ellas puede ser la clave para entender y proteger nuestros datos.

Shutterstock
Shutterstock
Más contenidos
Por: Estefanía Fajardo De la Espriella @Estefaniafd

Creer que los móviles “nos escuchan” o espían ha sido una teoría que es tema de debate y regulación en el mundo. Analizar los permisos que les damos a las aplicaciones y el uso de información por parte de ellas puede ser la clave para entender y proteger nuestros datos.

Julieta estuvo buscando un par de tenis que le llamaron la atención en una tienda e indagó en Internet para saber si había ofertas en alguna página web. Al día siguiente le dio ‘me gusta’ a una tienda de ropa virtual porque le pareció bonito un conjunto que allí vendían. Además, días antes había rastreado el perfume que usa su novio para sorprenderlo el día de su cumpleaños.

Julieta podemos ser todos. Puede ser usted buscando determinado producto, alguno de sus hijos revisando ofertas de videojuegos o alguien de esta sala de redacción rastreando ofertas en paquetes de viajes. El resultado, en su mayoría, será siempre el mismo: sorpresa al encontrarnos publicidad en nuestras redes sociales, buscadores y algunas aplicaciones sobre temas relacionados a los que buscamos hace unos días.

En una carta enviada al senador de Estados Unidos Christopher Coons, el vicepresidente del departamento de Política Pública de Amazon, Brian Huseman, admitió que la compañía almacena de forma indefinida los comandos de voz de sus usuarios grabados por su asistente de voz, Alexa, salvo cuando los usuarios eligen eliminar su historial. Aunque, incluso en estos casos, no todos los datos se eliminan.

La explicación se da luego de que se conociera que Amazon utilizaba a miles de empleados físicos para escuchar comandos de voz de los usuarios a Alexa, luego transcribirlas manualmente con el fin de mejorar el funcionamiento de su sistema.

Permisos

Y aunque no todos cuentan con Alexa en sus casas, puede que sí hayan sentido en algún momento que su celular “los escucha” y que muestra las cosas que en algún momento hablaron con otra persona. Ante esto, Roberto Martínez, analista de Seguridad Senior de Kaspersky, explica que cuando hacemos uso de un servicio en línea, como redes sociales, debemos tener en cuenta que la mayoría se ofrecen de forma gratuita.

“En realidad hay intereses como el uso de la información por parte de los proveedores, el valor que le pueden encontrar”.

Una vez en la aplicación, caemos en la tentación de compartir información y los perfiles están ligados. “No es solo lo que uno dice, es lo que busca, las páginas a las que accede, donde se da like, esa información hay empresas que se dedican a agruparla y recopilarla para luego enviarle información al usuario al respecto”, sostiene Camilo Gutiérrez, jefe de Laboratorio de Investigación de Eset Latinoamérica.

Pero aquí viene un punto clave: los permisos. Seguramente al crear su cuenta de Instagram, por ejemplo, no leyó los términos y los permisos que otorgó. Mucho menos lo hizo hace años cuando decidió abrir su correo electrónico, que es el mismo al que le llegan los boletines con ofertas y con el que ha registrado todos sus perfiles en las diferentes redes sociales.

“Esto quiere decir que al momento de la instalación nosotros aceptamos unos permisos que de manera explícita permite que esta información sea utilizada por los profesores para diferentes fines como la perfilación de mercados y muchas veces no nos damos cuenta. En realidad somos nosotros quienes damos ese permiso”, afirma Martínez.

Muchas veces uno dice que lo habló porque estaba cerca al celular, pero seguramente en algún momento lo buscó o alguien más, cercano a nosotros, lo hizo. Esa información que se comparte es lo que genera que lleguen datos precisos y genera la sensación de que las aplicaciones están espiando.

“Es un tema que ha estado en discusión hace tiempo, que si nos espían, si hablamos cerca al celular o no. Realizar este tipo de cosas, que una aplicación te escuche y procese tus datos para enviarte publicidad relacionada, sí existe. Es decir, es técnicamente posible”, asegura Gutiérrez. Sin embargo, agrega, “con aplicaciones como Instagram, Facebook y demás se han hecho análisis y no se ha podido demostrar que lo hagan”.

Cuando como usuarios descargamos las aplicaciones no muchos ven qué se hará con la información del usuario. Y es ahí donde está el negocio. Las aplicaciones utilizan toda la información, haciendo referencia a juegos, páginas a las que uno accede, publicidad.

Hiperconectados

“Más que protegerse es saber que estamos en una época de usuarios hiperconectados utilizando servicios gratuitos, hablando de correo electrónico, servicio de mapas, búsqueda en internet, la forma de pago es con sus datos, qué hace, dónde accede, qué busca. Eso está pasando y situaciones como estas no nos deben agarrar fuera de base”, señala el experto de Eset.

Deberíamos crear ese hábito de revisar los acuerdos de servicio, ver a qué le estamos dando permiso, a qué tipo de información estamos dando acceso y poder discriminar el tipo de conversación e información que brindamos a través de esos medios.

Por ejemplo, dice Martínez, hay aplicaciones o redes que se consideran privadas o que garantizan cierto nivel de confidencialidad, esas son las recomendadas para hablar temas sensibles de información personal o de trabajo. En redes públicas, establecidas bajo unos acuerdos, parte de la información que intercambiamos con otra persona puede ser compartida. En estas apps, entonces, es preferible tratar temas más triviales.

Ahora, hay que reconocer que sí, somos vulnerables. Y de alguna manera somos copartícipes, por eso es importante ser conscientes del uso de las tecnologías.

“Hoy en día hay un capital muy valioso y es la información, y desde el punto de vista comercial eso tiene un valor particular. Si lo ves desde el punto de vista de los proveedores es un modelo de negocio, si lo ves desde usuario, sientes que vulnera tu privacidad. Pero fue de mutuo acuerdo”, sostiene Martínez.

Todos estos temas vienen de la hiperconectividad. Mirando un poco más a fondo, cada vez empezamos a utilizar más dispositivos, intercambiamos información, cada vez agregamos más a toda esa gran red de datos. “Los datos de los usuarios son un negocio para las empresas y vamos a tener que preguntarnos: ¿O se usan las tecnologías entregando la información o no la usamos?”, dice Gutiérrez.

Tenemos que aprender a ser ciudadanos digitales, darnos cuenta que todos ya tenemos una vida digital, de hecho, cualquier persona ya tiene una cuenta de correo o en una red social”.

“No existe tal cosa como ‘gratis’, realmente se dice mucho, cuando no pagas por un producto, el producto eres tú. Hay que aprender y conocer que hay herramientas de diferentes tipos o categorías, por ejemplo que hay mensajeros instantáneos que cuidan más la privacidad, que no recolectan la información y está cifrada”, concluye Martínez.

¿Espionaje o no?

“Aquí se divide el tema”, dice Roberto Martínez, analista de Seguridad Senior de Kaspersky, al hablar de espionaje.

“El espionaje y el uso comercial de la información personal son dos cosas diferentes, el primero es un acceso a la información de forma no autorizada con algún fin o motivación, sea una ventaja competitiva o algo político, pero el acceso a la información se dio a través de un engaño. Recolectan la información sin que previamente se haya dado un consentimiento y sin conocerlo”, señala.

Instagram, la red social para compartir imágenes, no supervisa las conversaciones privadas de sus usuarios para enviarles luego anuncios dirigidos, afirmó su jefe, Adam Mosseri, en una entrevista con CBS. “No miramos sus mensajes, no escuchamos en su micrófono, sería extremadamente problemático por muchas razones diferentes”, dijo. “Pero soy consciente de que a ustedes les costará creerme”.

El jefe de Instagram, propiedad de Facebook, fue consultado acerca de que los anuncios publicitarios de los productos mencionados en conversaciones privadas podían aparecer más tarde en el hilo de los usuarios en cuestión.

“Hay dos formas de que esto pueda suceder”, dijo Mosseri.

“Una es simplemente el azar, la otra es que puede que usted haya mencionado un tema que le vino a la mente porque ha estado interactuando con ese tipo de contenido recientemente”, explicó.

“Supongamos que usted está interesado en la comida y los restaurantes, ha visto un restaurante en Facebook o Instagram que le gustó, le quedó en la mente, tal vez en un nivel subconsciente, y sale más tarde”, sostuvo Mosseri.

La cuestión de la confidencialidad de los datos de los usuarios de las redes sociales es un tema particularmente sensible para la empresa matriz de Instagram, Facebook, desde el escándalo global en 2018 de la información de los usuarios a la que accedió la firma Cambridge Analytica.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web