Últimas noticias

Familiares, durante el velorio de Jaime Soto.
00:00

Conforman grupo de investigación para esclarecer el crimen.

Malvina Vallejos, hermana del tripulante del submarino desaparecido Celso Óscar Vallejos, cuelga un mensaje de apoyo para los 44 tripulantes desaparecidos.
00:00

La angustia aumenta ante la necesidad de reponer el oxígeno...

00:00

Los fans criticaron la respuesta de la artista...

Klaus  Schröder, director del museo.
00:00

La ‘app’ permite explorar los 13 lienzos de diversos...

00:00

El lanzamiento se hizo con el programa #100teteMásReina, a...

00:00

La cifra fue dada a conocer por la Asociación Hotelera...

00:00

Tendrá lugar en el Teatro José Consuegra Higgins.

Vargas Ll. durante la presentación de sus propuestas.
00:00

El candidato presentó sus propuestas para el sector salud....

Jimena Abril, ayer en su función como alcaldesa.
00:00

Jimena Abril es la cuarta mujer que gobierna la ciudad.

El receptor Jorge Alfaro posa con una aficionada.
00:00

Karl Lewis Triana y Jorge Alfaro, los más buscados por la...

13 Noviembre 2017 - 00:25

El efecto emocional de las redes sociales en la vida real

Cada plataforma está diseñada para un tipo de interacción especifica, y por ello también carga unas expectativas de uso que afectan a los usuarios.

El titulo es:El efecto emocional de las redes sociales en la vida real

Temas tratados

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

Cada plataforma está diseñada para un tipo de interacción especifica, y por ello también carga unas expectativas de uso que afectan a los usuarios.

Tener una cuenta en redes sociales va más allá de tuitear frases inteligentes, compartir memes graciosos o publicar fotos bonitas que logren muchos ‘me gusta’. De hecho, para llegar a ese punto primero hay que abrir perfiles en las diferentes plataformas y es ahí donde las emociones hacen su aparición, pues hay que analizar con cuál de estas se tiene mayor afinidad para hacer presencia de una manera creíble e idealmente que vaya acorde a nuestra personalidad en la vida real. 

La pelea es dura. Twitter, Facebook e Instagram, las plataformas más populares, están cambiando constantemente en la búsqueda por alcanzar nuevas audiencias, obligando de esta manera a sus usuarios a adaptarse a nuevas maneras para compartir información. El movimiento significativo más reciente lo hizo Twitter que, después de realizar pruebas con algunos perfiles, a principios de noviembre elevó de 140 a 280 el número de caracteres permitidos por tuit en varios idiomas, excepto en chino, coreano y japonés, puesto que, según informó, eran pocos los trinos que llegaban al límite inicial en estos lenguajes. 


 

Por ejemplo, en japonés solo se escribía el 0,4%, mientras que en inglés era el 9% y en español el 5,3%. En septiembre, la compañía de microblogging anunció que este cambio se hacía porque quería que “todas las personas del mundo pudieran expresarse fácilmente” sin tener que editar o acomodar palabras antes de publicar. Mientras tanto, Facebook e Instagram siguen innovando su experiencia multimedia con ‘stickers’, filtros, encuestas y otras herramientas, especialmente en las historias. 

Todo esto permite que los usuarios tengan variedad a la hora de decidir en qué red social quieren hacer presencia. Alberto Reales, quien se desempeña como director de Investigación y Análisis de Datos en Nickelodeon, asegura que la elección por una en particular depende de la accesibilidad móvil que se tenga, puesto que “entre más dispositivos móviles hayan, más usuarios de redes sociales habrá. Hoy en día es allí donde viven casi que de manera exclusiva”. Esto, además de la experiencia que se quiera tener, ya que “el usuario de Instagram quiere una experiencia más visual, más multimedia, más pulida. El de Twitter es más verbal, menos visual, menos pulida, más de debate, mientras que el que está en Facebook quiere compartir logros y momentos, escribir y discutir”, aseguró Reales.

Por su parte, María Mercedes Botero, directora de Inpsicon e investigadora en Psicología del consumidor, piensa que una persona “elige la red social dependiendo de la comprensión tecnológica que tenga, de la favorabilidad y del enganche que genere entre sus seguidores con el contenido que se comparte”, también “por afinidad y pertenencia a los grupos de referencia con los que se interactúa”.

María Mercedes Botero.
María Mercedes Botero. Twitter: @mmbotero

Botero establece que “las redes sociales son muy claras”, puesto que “inciden sobre la subjetividad y también sobre el comportamiento objetivo. Condicionan, estimulan y predisponen”. La investigadora considera que “si queremos hacer cambios estructurales en la sociedad deberíamos tener personas que sean verdaderos influenciadores en redes, que se ocupen de elevar los niveles de conciencia y de compromiso”. 

En cuanto al efecto que su uso puede tener en la vida real de las personas, cree que “las redes sociales no son malas en sí mismas sino lo que se deja de hacer cuando se les dedica mucho tiempo y en la vida real las personas se marginan de sus seres queridos”. Sobre este tema Reales asegura que hoy en día las personas se cuidan mucho más al momento de compartir contenido en Facebook particularmente, pues “el comportamiento de la gente se ha estructurado tanto y se ha estandarizado tanto que ya nadie ‘da papaya’ con sus publicaciones como antes, ahora lo piensan dos veces antes de subir una foto. Son conscientes de la posibilidad de que las empresas revisen perfiles antes de contratar”, señaló.

Las personalidades de las redes

De igual manera, el director barranquillero recordó cómo hace unos años un mismo usuario con presencia en estas tres plataformas sociales publicaba un único contenido exitosamente y cómo gracias al avance continuo de estas, cada una ha creado su propia personalidad, su propia cultura. Aseguró que esa misma persona puede “existir en todas las comunidades, pero tiene que adaptar su proceso de publicación y consumo al foco de cada comunidad”. 

Alberto Reales Visbal.
Alberto Reales Visbal. Instagram: @ejcopolamina

Así describió las personalidades de cada red social: “Twitter tiene su lenguaje particular, sus propios chistes. Instagram es completamente aspiracional, pues ahí, en cada publicación, una persona resalta lo mejor que le ha pasado y existe un nivel de expectativa sobre la calidad de cada foto o video. Facebook se ha centrado en ser propietario del estilo de vida, algo que las demás plataformas no han logrado hacer. Allí se pueden organizar eventos, publicar artículos, te recuerda los cumpleaños, entre otras cosas. Es muy dinámico, es bastante robusto, está integrado con la vida del usuario”.

Redes sociales y depresión

A principios de este año una encuesta realizada a casi 1.500 británicos con edades entre 14 y 24 años por la Royal Society for Public Health y el Young Health Movement del Reino Unido arrojó que Instagram es la red social que más perjudica la salud mental de los jóvenes, seguida por Snapchat y Facebook, porque las publicaciones que allí se hacen causan que los jóvenes “se comparen con parámetros irreales y que se sientan ansiosos”.

María Mercedes Botero  señaló que en algunos casos el efecto de las redes sociales “es terrible” puesto que las plataformas “contaminan la frescura de la identidad”. Explicó que “muchas veces las personas están trabajando para verse en otros y para ver qué favorabilidad consiguen”. “El número de comentarios y ‘me gusta’ que la persona causa en redes condiciona su estado natural emocional durante el día”, agregó. Enfatizó además que “las personas que están pasando por procesos depresivos deben alejarse por completo de las redes sociales”.

Los pro y los contras de las RRSS

Marcela García Caballero, columnista de EL HERALDO, y quien durante su año como reina del Carnaval de Barranquilla sufrió episodios de bullying por su manera de bailar, hoy cuenta con 180.000 seguidores en Instagram, aproximadamente, y casi 27.000 en Twitter. Aseguró que las redes sociales le han permitido tener una voz y, por ende, han afectado su comportamiento en la vida real. 

Marcela García Caballero.
Marcela García Caballero. Instagram: @marcelagarciacp

“Estoy siempre pendiente de cultivar mi público, de no fallarle en montar el video el día que me he comprometido a subir, en contestar mensajes, en mostrar un poco de mi vida para sentirme más conectada a ellos, y todo eso, quieras o no, te afecta tu vida, tanto positivamente como, algunas veces, negativamente”, expresó. “Yo, que tengo un trabajo de 8 a 12 y de 2 a 6, por lo general, utilizo los fines de semana para grabar, para escribir, para conectarme. Hago lo posible por hacer todas las cosas al tiempo, pero a veces me es complicado y debo sacrificar. Sin embargo, los sueños se construyen con sacrificios y esto de entretener es el mío”.

A continuación les compartimos una lista de puntos a favor y en contra de las redes sociales, destacados por la dueña de ‘La Joya de la Corona’ en YouTube:

• Pros:
- Tener una voz, que se debe usar responsablemente. 
- Siempre hay alguien que te anima a seguir adelante.
- Poder conectarte con miles de personas al mismo tiempo. 
- Compartir lo que te gusta.
- Bloquear al que insulte.

•Contras:
- Cuando te equivocas, te la cobran caro.
- Hay quienes insultan por insultar y a veces eso lo afecta a uno más de lo que quisiera. 
- No todo lo que brilla es oro y a veces uno no sabe ver bien la diferencia.
- Hay momentos en los que por andar pegado al celular, uno no mira hacia arriba y vive el momento, simplemente disfrutar.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Ciencia y te...
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio
Regístrate

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web