Guacoche, el pueblo que se resistió al exterminio paramilitar

Este corregimiento, situado al norte de Valledupar, es líder en el proceso de reparación colectiva.

Néstor De Ávila
Néstor De Ávila
Más contenidos
Cesar

Este corregimiento, situado al norte de Valledupar, es líder en el proceso de reparación colectiva.

El 6 de abril de 1997 comenzó una pesadilla que duró nueve años para los 1.800 habitantes del corregimiento de Guacoche, al norte de Valledupar. Ese día llegaron los paramilitares a la una de la tarde en cinco camionetas, se bajaron de los vehículos y fueron de casa en casa ordenándoles a los lugareños que se dirigieran a la plaza principal donde asesinaron delante de todos a Argemiro Quiroz Márquez, líder innato de esta comunidad afro-descendiente, y a Omar Castilla.

Desde entonces el grupo armado se convirtió en ‘amo y señor’ de la población por cerca de una década. Allí se perdió la institucionalidad por completo, al punto de que los ‘paras’ eran quienes decían hasta por quiénes debían votar en las elecciones, según recuerda Argemiro Quiroz Churio, hijo del líder asesinado. “Los paramilitares se tomaron el pueblo, entonces nosotros en vez de ser una comunidad afro, nos convertimos en una base de las autodefensas”, dice Quiroz, quien señaló que fueron tiempos de zozobra.

“Ese 6 de abril fue un día negro para olvidar definitivamente, en vez de llanto, creo que hubo un gemido  general cuando asesinaron a mi padre, y a Omar Castilla; fueron nueve años bajo el imperio de la ilegalidad, así vivimos; algunos resistimos el conflicto, otros se fueron, pasamos momentos muy difíciles”, aseguró.

A la muerte de los dos primeros, siguieron otros cuatro; más de 300 personas del pueblo se desplazaron, pero unas 1.500 se quedaron resistiendo, especialmente los mayores, quienes en medio de la arremetida de la violencia trataron de mantener su tejido social y sus costumbres. La violencia conllevó a su confinamiento y al detrimento de los medios de producción.

“Guacoche, como comunidad afro ha conservado unas prácticas ancestrales que empíricamente estas personas han heredado como son los curadores de las mordeduras de culebras, las parteras, los sobadores y, los y las rezanderas; eso estuvo en riesgo con el ingreso de los paramilitares a la región y la idea con la implementación del plan de reparación colectiva es recuperar esas costumbres ancestrales”, dijo un funcionario de la Unidad de Víctimas – Territorial Cesar.

Hoy, Guacoche, gracias a esa resistencia, y que a pesar de que todos se convirtieron en víctimas por el hecho de presenciar en la plaza principal el crimen de dos de sus lugareños y de soportar la dureza del conflicto, se encaminaron hacia el perdón, siendo hoy pionero del proceso de reparación colectiva en el país.

Inauguración del busto en honor al líder Argemiro Quiroz  Márquez, asesinado por paramilitares.
Inauguración del busto en honor al líder Argemiro Quiroz Márquez, asesinado por paramilitares. Néstor De Ávila

Ejemplo de superación

El pasado 11 de abril, la directora de la Unidad Nacional de Víctimas, Yolanda Pinto, estuvo en Guacoche donde resaltó la valentía del pueblo de “enfrentar la violencia sin violencia”; inaugurando un busto de ‘Miro Quiroz’, como cariñosamente le decían al líder asesinado, en el mismo sitio donde los paramilitares cometieron el crimen. Esta vez el pueblo volvió a salir de sus casas, pero voluntariamente a la plaza, sin miedo, para ser testigo del homenaje a su primer mártir.

“Guacoche es ejemplo de superación, perdón y reconciliación”, dijo la funcionaria al resaltar cómo esta población ha logrado salir adelante, gestionando desde sus raíces la reparación colectiva que empieza a palparse con proyectos en beneficio de la comunidad.

“Importante que le hagan este reconocimiento a mi padre como líder de esta comunidad. Nos revive la esperanza de nuestro pueblo que nos motiva a seguir luchando a favor de todos” aseguró Argemiro Quiroz Churio, quien funge como presidente del Consejo Comunitario ‘Los Cardonales’.

Yolanda Pinto precisó que las páginas de violencia en la historia de Colombia no se pueden borrar, pero se puede perdonar y a partir de ahí reconstruir sus vidas. “Guacoche es un pueblo que perdonó, que entendió que el camino es la reconciliación”, especificó.

“Hoy es el gran momento para que todos los colombianos reflexionemos sobre lo que significó el conflicto en nuestras vidas, pasar la página del dolor, del sufrimiento, del rencor, del resentimiento y darnos la gran oportunidad de empezar a reconstruir nuestras vidas, como lo ha hecho esta población que es ejemplo de la decisión, que entendió que el camino que se despejaba era el del perdón y la reconciliación, de mantener viva en la memoria lo que pasó para que nunca más se repita”, puntualizó.

“Guacoche es uno de nuestros más significativos sujetos de reparación colectiva, con quienes hemos venido adelantando un proceso completo de lo que nos ofrece la Ley 1448 de 2011, y que nos establece toda una política de atención y reparación del conflicto armado”, precisó la funcionaria.

Y es que después de la barbarie del conflicto, este pueblo se unió más y se organizó para rescatarse a él mismo. El 11 de diciembre de 2015, Guacoche se convirtió en la primera comunidad afro-descendiente (de las 65 que se hallan en procesos de este tipo) en firmar el protocolo donde se detalla su plan de reparación colectiva, documento que sigue los principios del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El pueblo cuenta ahora con una carretera de acceso, que antes era un camino destapado por donde transitaban las camionetas de los paramilitares que con su ‘rugir’ anunciaban su llegada a la cabecera infundiendo temor; también hará parte de un acueducto regional, tiene un nuevo colegio y un parque con el monumento a las tinajas, cuya elaboración es una de las labores tradicionales de la población.

“Le hemos traído excelentes noticias a Guacoche, Guacochito, Alto de la Vuelta y Las Raíces, pronto será adjudicado el acueducto regional con el que seguiremos reivindicando a estas comunidades, además de la adecuación de vías, el parque principal, el colegio y el acueducto. Hoy les decimos a las víctimas del conflicto armado que tenemos más futuro que pasado”, señaló el alcalde Augusto Ramírez durante la visita de la Unidad de Víctimas.

La viuda del líder Argemiro Quiroz Márquez toca la estatua del mismo.
La viuda del líder Argemiro Quiroz Márquez toca la estatua del mismo. Néstor De Ávila

La reparación

Lo primero que inició en Guacoche camino a la reparación fue un proceso de sanación mental. Así lo manifiesta Quiroz Churio, señalando que con la secretaría de Salud se implementó en el corregimiento la atención psicosocial a toda la comunidad. “Eso ayudó mucho”, precisó.

“Hemos tenido carretera, un parque y muchas cosas que tenemos en planes como la creación de una cooperativa de transporte, se nos viene el acueducto regional, entonces los ojos del Gobierno han vuelto a esta comunidad”, puntualizó.

El proceso de ‘reparación colectiva a las víctimas para la reconstrucción social’ forma parte del Fondo Fiduciario Multi-Donantes para el Posconflicto y la Paz en Colombia, gestionado por el Banco Mundial. Con una duración de tres años (2015-2018) y unos recursos asignados de US$ 4,7 millones de dólares, buscando fortalecer el programa de reparación colectiva en los niveles nacional y local, mediante el apoyo a la ejecución de las medidas incluidas en los planes de reparación.

El proyecto ya ha permitido fortalecer organizativamente a 60 sujetos étnicos de reparación colectiva, con los que se compartieron buenas prácticas de las autoridades étnicas para mejorar su gobierno propio y desarrollar capacidades en el proceso de reparación colectiva.

En 2016 el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, destacó la relevancia del programa de reparaciones iniciado por el Gobierno colombiano y mostró su apoyo, en particular, a los procesos de reparación colectiva a las víctimas étnicas, durante su visita a la comunidad negra de Guacoche.

“Como Banco Mundial, estamos orgullosos de acompañar al gobierno nacional y a la Unidad para las Víctimas en este esfuerzo”, aseguró el dirigente. “La experiencia de ustedes es algo totalmente inolvidable para mí”, concluyó.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Cesar
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web