El Heraldo
Los excombatientes de las Farc en la zona de reincorporación se las han ingeniado con una especie de ‘pico y placa’ para abastecerse del agua, dado que es insuficiente la cantidad del líquido que se les suministra. Néstor de Ávila
Cesar

El ‘pico y placa’ de los excombatientes de las Farc por el agua en Tierra Grata

Los desmovilizados de los frentes 19 y 41 padecen por insuficiencia del líquido en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación.

Los excombatientes de la guerrilla de las Farc que están concentrados en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación, ETCR, en Tierra Grata, jurisdicción San José de Oriente (Cesar), aseguran que no tienen agua suficiente para abastecerse por día y que pese a plantear desde el inicio una solución de fondo al tema, el gobierno optó por una ‘a cuenta gotas’ y más costosa, que hoy los tiene aplicando un ‘pico y placa’ en el consumo.

Benedicto de Jesús González Montenegro, quien participó en las consultas hechas en La Habana durante 2012 y 2013, redactor de los Acuerdos de Paz y hoy representante a la Cámara del Partido Farc, en las filas de la milicia conocido como ‘Alirio Córdoba’, cuestionó al gobierno y señaló que “el contrato de suministro de agua por carrotanques tiene un costo por dos años por 500 millones de pesos, con lo que se habría podido hacer una obra permanente, un acueducto”.

Los exguerrilleros están implementando una campaña denominada ‘Un metro de manguera por Tierra Grata’, con la que buscan recaudar al menos 10 kilómetros del tubo flexible para captar agua desde un manantial y llevarlo hasta el ETCR. El costo alcanzaría, según lo previsto, 100 millones de pesos. Esto evitaría la incertidumbre de si los carrotanques volverán o no, después del primero de agosto próximo, cuando vencen los compromisos del gobierno nacional para suministrar el preciado líquido, alimentos y bancarización a los excombatientes instalados allá.  

El líder de Tierra Grata, Gilberto Giraldo David, antes conocido con el alias de ‘Aldemar’, explicó que para ellos la situación “es grave”, apuntando que “al espacio territorial llegamos inicialmente 160 personas y hoy somos 300, en 111 familias, entonces ya no es suficiente”.

Giraldo planteó la construcción de un acueducto que no solo los surta de agua a ellos, sino que pueda abastecer a mil familias de la región, por lo que conminan a un trabajo conjunto a los gobiernos de La Paz, Manaure y la Gobernación del Cesar.

“El proyecto fue radicado en la Alcaldía de La Paz, pero no se ha avanzado. Tendría un costo de 3.500 millones de pesos y cobijaría a Mirador, Tierra Grata y La Y de San José del Oriente con Manaure, captando el agua del río Chiriaimo”, señaló Gilberto Giraldo.

Sin embargo, este líder denunció que “el suministro de agua para nosotros se les ha convertido como en un negocio, porque eso cuesta 700 mil pesos diarios, siendo más barato hacer el acueducto”.

En territorio

Los ETCR de Pondores (La Guajira) y Tierra Grata (Cesar) son los dos únicos espacios en el país en los que en vez de disminuir la población esta ha aumentado, según los registros de los mismos excombatientes, debido a la llegada a estas zonas de familiares y recién nacidos.  

‘Camila’, una de las mujeres que habita el lugar ubicado en estribaciones de la Serranía del Perijá entre los municipios de La Paz y Manaure, señaló, mientras lavaba su ropa, que “el agua aquí es muy poquita para tantas personas”.

Para otros oficios como cocinar “hay que esperar que traigan el agua en carrotanques, y la gente aparte en unas canecas para utilizarla”, sostuvo que “dejamos de hacer actividades como tener cultivos y  animalitos, porque el agua es primordial para la vida”.

En el lugar aplican una especie de ‘pico y placa’, para racionar su uso. Los carrotanques llegan y disponen el agua en unos grandes tanques, que distribuyen el líquido a las casas posteriormente en dos ‘tomas’: una en la mañana y otra en la tarde.

Camila aprovecha para hacer el lavando de su ropa. Nestor De Avila.

Otra de las habitantes de este espacio es ‘Yamile’, quien sintetizó el problema en que “cuando llegamos aquí nos daban los dos carrotanques para 160 personas y alcanzaba, pero hoy somos 300 y envían la misma cantidad, que ya no es suficiente”.

Precisó además “que el agua que nos llega no es apta para el consumo humano, porque tiene demasiado cloro, por eso nos toca comprar aparte para beber, pero algunos la toman así y por eso se han dado muchos casos de diarrea. 

Hay días que nos quedamos sin agua a las tres de la tarde y el carrotanque llega al día siguiente en la mañana”.

El vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de Tierra Grata, Said Prado, dijo que les ha tocado aprender a sobrevivir con la falta de agua, controlar el suministro con horarios. “Aquí se tiene una metodología que se está en la obligación de velar por la conservación del líquido, cerrar las llaves, evitar el desperdicio y quien incurra en esto tiene su llamado de atención y una crítica constructiva en los ‘Lunes de convivencia’, pero cuando hay reiteración se impone una multa económica, con un monto bajo porque aquí no manejamos cantidades de dinero, pero va entre los 5 mil y 10 mil pesos”, señaló.

Por falta de agua, hay proyectos paralizados como los de huertas caceras, cultivos agrícolas como yuca y maíz. Los elementos dispuestos para estas iniciativas están enterrados en el espacio territorial, esperando el agua suficiente para ponerlos en marcha.  

Posible aumento

Sobre la queja de los excombatientes, Angélica Agamez, directora en el Cesar de la Agencia Colombiana para la Reincorporación y la Normalización, indicó que además del suministro de agua en Tierra Grata se cumple con una planta de tratamiento. “Lo básico está cubierto”, señaló.

La funcionaria insiste en que “el agua que se suministra es suficiente y se estudia la posibilidad de aumentar otro carrotanque, pero estamos revisando el censo, el número de población que ahí está y si efectivamente el agua es insuficiente haremos la tarea de aumentar, pero se debe tener conciencia frente al uso de la misma”.

Lo que dejó claro, además, es que el agua es suministrada exclusivamente para el uso y consumo humano, no asociado para temas de cultivos, con lo que las familias allí reunidas esperan ‘sobrevivir’ después que el gobierno nacional retire las ayudas acordadas en el proceso de paz. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.