El Heraldo
Cartas de Lectores

Epidemia de la naturaleza

Cambio climático.

En ningún caso  pretendo desechar o disminuir los riesgos a los  que estamos enfrentados por la covid-19, grave y desesperante epidemia. Es mi propósito recordar que también enfrentamos  la grave amenaza que,   en contados años y por efectos del calentamiento global (el Cambio Climático), vendrán desastrosas consecuencias  para la flora y la fauna de nuestro planeta y para  los seres humanos;  lo cual constituye una especie de “epidemia de la naturaleza”.

Las causas  de este calentamiento global están relacionados  con la liberación, en las actividades humanas, de los llamados  “gases de efecto invernadero”, entre los cuales se encuentra (en mayor proporción) el dióxido de carbono(  (CO2),  gas generado  por todos los motores movidos por combustibles fósiles   Entre  los impactos  del Cambio Climático se destaca el derretimiento de hielo en los polos Norte y Sur, que a su vez  generan  el aumento del nivel de los mares, lo que  produce inundaciones: algunas islas están en riesgo de desaparecer.

Este Cambio Climático también aumenta la aparición de fenómenos  meteorológicos más violentos, sequías, el desbordamiento de los ríos y lagos, la acidificación  de los océanos, la desaparición de especies animales y vegetales y la disminución de medios de subsistencia en países en desarrollo.  Nos toca, entonces, pensar en la descarbonización, secuestrando el CO2 producido por el uso de combustibles a base de carbón.

Estos comentarios anteriores han sido motivados por el artículo “El alto riesgo de la descarbonización radical en Colombia”, escrito en Portafolio del pasado 13 de abril  por Juan Benavides, de Fedesarrollo,  y que hace énfasis en el compromiso del gobierno de  Colombia  en reducir  el 51% de las emisiones  de CO2 para el año  2030, pero advierte  que cumplir  los compromisos internacionales de descarbonización  comprometería el crecimiento de la economía colombiana  y que alguien financie y subsidie los sobrecostos de la adopción universal de vehículos eléctricos. Por eso, reducir o acabar con la generación del CO2, el gas de efecto invernadero mayoritario,  se presenta como algo muy difícil para los científicos de la química.

Existen muchos institutos del mundo que estudian la posibilidad de secuestrarlo químicamente, pero sus resultados no se han conseguido todavía. Podría principiarse, mientras tanto, con algunas acciones en las ciudades grandes: En Barranquilla, por ejemplo,  he sabido que se va a invertir en energía solar, para generar un alto porcentaje del consumo en cada una de las más de 300 edificaciones del Distrito.

La ciudad también podría lanzar un proyecto de sustituir el parque automotriz, incluyendo un acuerdo con Transmetro y y otros trasportadores, para hacer la transición a vehículos eléctricos. Con estas actividades  el Distrito promueve que el sector privado, otros municipios y la Gobernación lancen planes similares de generación y movilización terrestre  de energías renovables. El resultado es que se podría hacer posible la descarbonización, mientras  esperamos que la ciencia y tecnologías mundiales  nos transfieran un modelo  más avanzado y más económico.   

Rafael L. de Fex A.

Ing. Químico, Especialista de Análisis y Gestión Ambiental.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Cartas de los Lectores

Ver más Cartas de los Lectores
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.