Barranquilla

Vendedores de mercados esperan que pronto regresen los compradores

EL HERALDO hizo un recorrido y entrevistó a varios comerciantes, quienes contaron cómo han sido sus días ventas durante la pandemia.

Confianza y esperanza, esas son las dos palabras que tienen en mente en estos momentos los vendedores de los mercados públicos de Barranquilla para su reactivación económica. Confían en que recibirán el apoyo del gobierno distrital para seguir adelante y superar la crisis generada por la pandemia,  y esperan que los compradores regresarán como lo hacían cinco meses atrás sin temor alguno.

Sus ventas no han sido las mejores durante estos meses, pues disminuyeron en gran cantidad debido a las restricciones que se presentaron para controlar y evitar una propagación del virus de manera descontrolada en la ciudad. Así mismo el temor de las personas al no llegar hasta estos lugares para realizar sus compras  para evitar un posible contagio.

Sin embargo, y a pesar de estas condiciones, no dejaron de vender y al día de hoy gracias a que en la ciudad el panorama cambió durante las últimas semanas logrando realizar una reapertura del comercio de forma gradual, estos vendedores ven con buenos ojos el futuro que les espera comercializando sus productos.

Tienen claro que solo es cuestión de días para que las personas vuelvan a realizar sus compras como antes, pues estos días han recibido mayor afluencia de visitantes lo cual para ellos es algo que demuestra que las el panorama va mejorando poco a poco.

Este medio realizó un recorrido por varios mercados y dialogó con los vendedores sobre cómo eran los antes y durante la pandemia y cuál es la visión qué tienen sobre el futuro de sus ventas.

En la Plaza del Plátano “quien no cumple con los protocolos va para afuera”

David Fernández, presidente de Corpo Agropecuaria colombiana (agrocol) comentó que “afortunadamente” no han tenido que cerrar puesto que han cumplido con todos los protocolos que dispuso la Alcaldía Distrital para seguir recibiendo a los compradores.

En estos meses en la plaza pública abierta en el que día a día llegan camiones cargados de plátanos para ser distribuidos con los compradores del sector y vender al por mayor, mermó  la afluencia que solía verse desde tempranas horas para conseguir el producto principal de este lugar.

Sin embargo, pensando en la continuidad de la atención, el lugar se dotó de tanques elevados con plumas, alcohol, antibacterial y termómetros, entre otros, como parte de su protocolo para recibir a las personas y que estas estén tranquilas en cuanto al cuidado,  lo cual les ha servido pues se ha ido normalizando poco a poco las ventas y los compradores están volviendo, según comentó Fernández.

“La gente está viniendo normal últimamente, con la diferencia del ‘pico y cedula’ que unos salen un día y otro día. Aquí siempre estamos pendiente a todos los protocolos, la idea es que el que entre tenga que cumplir con los protocolos sino va para afuera”.

Además agregó que las personas pueden estar tranquilas puesto que la Alcaldía hace visita todos los días para asegurarse de que en el lugar se estén cumpliendo todas las medidas y adicional a ello como lo comentó el presidente de Agrocol, las personas que no estén dispuestas a cumplir las medidas no pueden estar en la plaza.

“Poco a poco esto va mejorando”: vendedor de verduras

Los vendedores de frutas y verduras del mercado manifestaron que las ventas bajaron “bastante” puesto que el centro estuvo quieto en cuanto a la visita de compradores pero, estos días ha ido mejorando y esperan que siga así.

“Las ventas estuvieron un poco duras, pero en los últimos días ha aumentado el número de compradores y poco a poco esto va mejorando, esperamos que sea así porque han sido días difíciles y nos ha tocado cerrar en ocasiones”, dijo Juan Jiménez, comerciante de verduras.

Por su parte, Hayder Pinto, otro vendedor del sector dijo que estos días se ha venido normalizando  la llegada de más compradores lo cual le genera tranquilidad y confianza en que ya falta poco para superar los momentos difíciles.

“Ahora podemos trabajar más tranquilos porque se ha normalizado más la cosa, eso sí, tenemos que vender todo barato para que la gente vaya contenta y vuelva”.

Un día normal en ventas de verduras y verduras como cebolla, tomate, pimentón, piña, tomate de árbol entre otros, podrían generar entre 600 y 700 mil pesos mientras que en un día de pandemia solo dejaban entre 200 y 300 mil pesos.

“Ojala y Dios quiera que vengan bastante personas a comprar y así vayamos mejorando día a día para poder seguir manteniendo en pie el negocio”, manifestó Pinto. 

“Volveremos a la normalidad”

En la quesera La Candelaria sus vendedores ven con gran optimismo los días que vendrán, pues esperan que como la situación en la ciudad con respecto al tema de la pandemia ha ido mejorando, así mismo suban las ventas de su producto.

Tuvieron que cerrar durante una semana al ser distribuidores de alimentos, por decisión de la administración distrital para evitar una propagación del virus durante el pico de la pandemia, del resto han estado con las puertas abiertas para recibir a los compradores con todas las medidas del caso. “Ya nuevamente está llegando más personal a comprar al mercado, esperamos que las ventas se solucionen, un día como hoy reciente a la quincena esto estaba a reventar. Poco a poco volveremos a la normalidad”, dijo Yolima Vergara, vendedora. Aún no llegan al 100% de sus ventas, en estos momentos se encuentran en un 60% o menos, pero tienen la certeza que pronto podrán comercializar el total de su producto.

En la Plaza del Pescado se ilusionan con recibir más compradores

Desde hace tres años John Jaraba procedente de Magangué llega todos los días a las dos de la mañana a la famosa ‘Plaza del Pescado’ ubicada en la carrera 42 con calle 7 en Barranquillita, para escoger los pescados que comprará y luego venderá  en los puestos que tiene dentro de la plaza.

Durante la pandemia no fue la excepción, pues según comentó el hombre “gracias a Dios” no cerraron del todo sus negocios y pudieron seguir vendiendo a pesar de que las personas no se acercaban como antes a comprar los pescados.

“Durante este tiempo venía menos gente porque tenían miedo de entrar a la plaza, las ventas bajaron pero aquí todo el tiempo estuvo abierto para recibir a los compradores”, dijo Jaraba.

Sin embargo, todos los vendedores siguen asistiendo al lugar con la ilusión de que vayan llegando más compradores con el pasar de los días.

En un día normal John podía vender hasta 3 millones de pesos en todos sus puestos, pero durante estos últimos meses solo vendía entre quinientos y un millón de pesos. 

Este comerciante espera que pronto pueda volver a la normalidad, y hace un llamado a las personas a que se acerquen a comprar ya que cuentan con todos los protocolos de bioseguridad y además con productos frescos y de buena calidad.

“Le pido a Dios que venga la gente a comprar porque hay muchos que tenían miedo pero aquí nos cuidamos entre todos, espero que esto se componga porque estuvo un poco dura la cosa”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.