Descripcion de la foto
Por: Jesus Blanquicet

Vecinos de zona portuaria claman intervención de vías deterioradas

Daño en los vehículos, lagunas en huecos cada vez que llueve y polvillos, es la denuncia que hacen los residentes. Distrito considera intervención en 2019.

En un minuto 15 tractomulas entraron y salieron por el portón de la Zona Franca. Uno de los vehículos emite un estruendo al caer en uno de los huecos que hay en el suelo de ese sector; de inmediato se levanta un fino polvorín gris y negro. “¡Este es el son de cada día!”, grita un comerciante del sector con un tapabocas en su cara.

El mal estado del tramo vial, según transportistas, comerciantes y vecinos, afecta desde hace más de dos años el acceso a la zona, debido al ruido y al daño de los vehículos, sumado a las “lagunas que se forman” cada vez que llueve en el sector.

Pero este no es la único punto que resulta afectado. Vecinos y vendedores cercanos al Puerto de Barranquilla y de la entrada al Terminal Marítimo denuncian que el polvo de  los residuos del carbón y la tierra “está afectando su salud”.

“El drenaje de toda esta zona, después de las obras, quedó peor. Toda el agua de las lluvias se acumulan en los huecos y una vez que se secan dejan un polvorín que sumado al del carbón están dañando nuestra salud. Hace 9 días sacamos a un familiar al hospital con neumonía”, narró Jackelin Fuentes, habitante del sector desde hace más de 40 años.

Álvaro Correa, comerciante del sector, asegura que el problema de la polución y la contaminación del aire es esa zona “es incontrolable”.

“Esta situación a nivel salud y economía nos está afectando. Muchos de los comercios por acá venden comidas, pero los conductores no quieren llegar por el problema del polvillo. Antes barrían la zona dos veces a la semana, ahora ni eso hacen”, denunció Correa, quien agregó que desde hace meses no sale de una afección en la garganta, como producto de esa situación.

La intervención

Por su parte, el secretario de Obras Públicas, Rafael Lafont, indicó que las obras de pavimentación y recuperación que comprendieron la conexión del Corredor Portuario, la glorieta de la carrera 38 con Avenida Hamburgo y su conexión con la calle 30, fueron culminadas. Sin embargo, quedaron pendiente por recuperar los accesos a la Zona Franca, Puerto de Barranquilla y Terminal Marítimo, que no estaban en el proyecto inicial.

“Los recursos que fueron $15.000 millones, que aportó la Nación, y $1.700 millones que dio el Distrito fueron invertidos en la obra, que entre otras cosas consistió en la realización de un pavimento con espesor de 30 centímetros para que soportara la cantidad de vehículos de carga de transitan por ese sector”, explicó Lafont en relación al porqué no se pudo realizar al intervención de los accesos.

El funcionario anunció que se está a la espera de que sean incluidos en el presupuesto de 2019 $700 millones para realizar los trabajos de las entradas a los terminales portuarios.

“Estas son unas obras que deberían realizar los terminales, porque no estaban contemplados en la obras originales. Nosotros, desde Obras Públicas, consideraríamos realizar estas obras en 2019, debido a que no estaban contempladas en nuestro proyecto inicial”, apuntó el funcionario distrital.

La empresa S.F. Convías S.A.S. fue la firma contratista del proyecto para la realización de las obras en la avenida Hamburgo, con una intervención de 1,4 kilómetros, las cuales fueron ejecutadas durante un lapso de dos años.