El Heraldo
Tribuna Norte en el partido de Junior contra el América, el pasado jueves. Hansel Vásquez y archivo
Barranquilla

¿Qué pasó con los Guardianes de las Tribunas de Junior?

El año anterior, la Alcaldía de Barranquilla lanzó un programa para las barras deportivas del Junior k Hoy este proyecto parece estar en el limbo y los hinchas reclaman apoyo. 

Las buenas actuaciones del renovado Junior de Barranquilla, tanto en competencias locales como internacionales, hoy tienen animados a los hinchas, en especial, a los que en cada jornada acompañan a los tiburones en las tribunas norte y sur del estadio Metropolitano.

Ese renaciente fervor por los colores rojo y blanco llevó a solicitar nuevamente el apoyo que los líderes de las barras más representativas del equipo habían obtenido el año anterior de la Alcaldía de Barranquilla, a través del programa ‘Guardianes de las Tribunas’. Este convenio consistió en un “proceso sociocultural y de capacitación para las barras”, con aportes por $555 millones y que se  suscribió a través de una fundación llamada Lambda, cuya representante legal es María Fernanda Suárez Páez. 

En octubre de 2016, el alcalde de Barranquilla Alejandro Char hizo el anuncio del proyecto que beneficiaría a más de 250 jóvenes integrantes de las barras del Frente Rojiblanco Sur (FRBS), la Banda de los Kuervos y Bloke Central.

El acuerdo consistía fundamentalmente en la capacitación de estos hinchas en temas como la “resolución de conflictos y convivencia, procesos de desintoxicación de sustancias alucinógenas y diferentes actividades sociales”. 

De acuerdo con José Ángel Charris, líder de la Banda de los Kuervos, el programa se implementó “no con el presupuesto que estaba asignado inicialmente, pero igual alcanzó para algunas unidades productivas y la compra de unos instrumentos que sirvieron para reforzar el área cultural”.

Por su parte, Gustavo Molina, del Frente Rojiblanco Sur, sostuvo que del programa solo se “beneficiaron algunos muchachos” y que el proyecto “empezó entre comillas bien por un rato, pero quedó en el limbo”.

Gabriel Vallejo, otro líder del FRBS, manifestó que desconoce el motivo por el cual no se le dio continuidad al proyecto, e indicó que han buscado respuestas en el Distrito, pero que ha sido infructuosa la búsqueda. “Hasta el momento no nos han respondido, me imagino que estarán esperando que les lleguen ingresos a ellos y ojalá pueda seguir ese programa porque muchos de los jóvenes lo necesitan”. 

Ante los reparos hechos por los líderes, EL HERALDO buscó respuesta en la representante legal de la Fundación Lambda, María Fernanda Suárez Páez, y en Clemente Fajardo Chams, secretario de Gobierno del Distrito, personas que participaron del proyecto. 

De acuerdo con María Fernanda Suárez, en el programa “se realizaron capacitaciones y actividades colectivas de embellecimiento de parques para mejorar el entorno”. 

Asimismo, reconoció las limitantes económicas y sociales del programa al advertir que la iniciativa solo se ejecutó durante los tres meses para los cuales alcanzaron los recursos. 

“No se continuó el programa por cuestión de presupuesto. Habría que revisar el presupuesto de la Alcaldía y ver si tiene continuidad. Lo que se estipuló en el proyecto matriz inicial se llevó a cabo en su totalidad”, dijo. 

Respecto al objetivo del proyecto, Suárez manifestó que “con este programa buscábamos crear ciertos espacios en los que los jóvenes de las mal llamadas barras bravas entendieran que hay otras maneras de mirar el deporte, que el fútbol en lugar de generar violencia puede unirnos como ciudadanos”. 

Por su parte, Clemente Fajardo sostuvo que el programa ‘Guardianes de las Tribunas’, que efectivamente benefició a 250 barristas determinados por cada líder, dijo que fue “el primer paso para trabajar con ellos”.

Además, sostuvo que la Alcaldía “aspira a darle continuidad al proyecto” en las “próximas vigencias” o por el contrario “liderar un proyecto con la misma intención y mejorado”, ya que “el tema de barras ha cobrado relevancia frente a la opinión pública”.

En cuanto al tema de empleabilidad de los integrantes de estas barras, Fajardo aseveró que “se está trabajando para generar los recursos y poder brindarles mayores oportunidades, para que el ocio y el tiempo libre no los pongan a pensar en otra cosa”.

Por último, el secretario de Gobierno Distrital afirmó que han tenido varias reuniones con los barristas y la Policía en el Comité de Seguridad del Fútbol, para garantizar que todos los asistentes al Estadio Metropolitano se sientan tranquilos. Además, dijo que “las barras han pedido quedarse media hora después de finalizado cada evento, como tratando también de decirle a la opinión pública que ellos no tienen nada que ver con los desmanes”, puntualizó.

Las barras

La Banda de los Kuervos se creó el 5 de julio del año 2006. Lleva 11 años alentando al Junior de Barranquilla desde la tribuna norte.

Según lo cuenta uno de sus líderes, José Ángel Charris, esta barra es procedente del Frente Rojiblanco Sur, pero por una serie de inconformidades sus integrantes decidieron separarse. “Estábamos en contra de las directivas de ese momento en el grupo por los manejos que llevaban, y obviamente nosotros queríamos seguir avanzando. La barra tomó el auge que necesitaba y decidimos separarnos”, dijo.

A ‘los Kuervos’ lo integran alrededor de  1.000 jóvenes, de los cuales “854 están debidamente carnetizados”.

Por su parte, la barra del Frente Rojiblanco Sur (FRBS) se crea un 19 de julio de 1998. Cumplió 19 años apoyando al cuadro Tiburón. La conforman 1.200 integrantes divididos en ‘parches’ o bloques’.

Ambos líderes indicaron que los jóvenes que integran cada una de las barras provienen de estratos socioeconómicos bajos “0, 1 y 2” de los diferentes barrios de la ciudad de Barranquilla, además de la vinculación de filiales de algunos municipios del Atlántico y ciudades de Colombia.

‘No más mulas’

El pasado 10 de julio un hecho desafortunado enlutó a gran parte de la hinchada del Atlético Junior.

Dos hinchas del equipo rojiblanco que viajaban de polizones colgados de una tractomula con destino a Montería perdieron la vida en cercanías del Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz de Barranquilla.  

Al parecer, el conductor del vehículo en el que se transportaban realizó un giro en la carretera, lo que desencadenó que los aficionados perdieran el equilibrio.

Luis González y Freddy Ferney Padilla, nombres de los jóvenes fallecidos, pertenecían a la filial de Montería de la barra Frente Rojiblanco Sur (FRBS).

Casos como este ya se han registrado en varias ocasiones en carreteras del país, donde cientos de hinchas arriesgan su vida viajando como polizones en carros de carga pesada para seguir al equipo de sus amores.

“Muchachos que a veces se nos tienen que ir en ‘mula’ porque no tienen para los transportes para ver a su equipo, muchos de ellos se han muerto (…). Como el muchacho no gana plata, no está haciendo nada y no tiene apoyo, le toca arriesgar su vida”, indicó en diálogo con EL HERALDO José Ángel, líder de ‘los Kuervos’.

Tras el accidente, las distintas barras que alientan al equipo dirigido por Comesaña emprendieron una campaña a través de las redes sociales donde invitan a los jóvenes que siguen al Tiburón no arriesgar su vida viajando en ‘mulas’.

Barristas del Junior pintan los alrededores del Estadio

Estigmatización

Los cerca de 2.000 integrantes de las barras que apoyan partido tras partido al Atlético Junior no quieren seguir siendo estigmatizados, pese a que ciudadanos y en algunos casos autoridades los responsabilizan cada vez que se registran desmanes en los alrededores del estadio Metropolitano.

Esta es una problemática en la que si bien el fútbol es una excusa, claramente va más allá y se convierte en un la bomba de tiempo social.

José Ángel Charris, líder de ‘los Kuervos’, asegura que es hora de exigirle al Estado, representado en la Alcaldía, asumir la tarea de garantizar entornos adecuados para evitar que se siga empujando al abismo de la indiferencia a un sector de la población que tiene tantos derechos como el resto de la sociedad.

“No queremos volvernos como otras ciudades en Colombia en donde las barras representan un peligro. Cualquier desmán, cualquier cosa que pase dentro del escenario del estadio Metropolitano y sus alrededores, lo quieren atribuir a las barras”, señaló.

Charris reconoció que en ‘los Kuervos’ hay quienes tienen problemas de drogadicción y posiblemente pueda existir gente en el camino de la delincuencia, “pero son cosas personales, mas no de la barra”.

Añade que “es allí donde uno le pide ayuda al Gobierno y al Distrito, que necesitamos resocializar a esas personas que están sin hacer nada, para que no ocupen su mente en temas negativos”.

“Así como han ayudado a las pandillas, a las comunidades afro e indígenas, nosotros como comunidad y como grupo urbano también tenemos el derecho a que nuestros integrantes tengan algo que hacer”, puntualizó Charris.

Por su parte, Gustavo Molina, del Frente Rojiblanco Sur (FRBS), dice que es necesaria la intervención del Distrito en la implementación de proyectos productivos y de educación para los integrantes de las barras, puesto que son jóvenes de muy bajos recursos económicos y que en su mayoría no están en ocupación.

“Los integrantes de nuestra barra son jóvenes de estratos 0, 1 y 2 que necesitan ayuda. A nosotros nos gustaría que el Distrito se interesara más en las barras, capacitando a los muchachos y empleándolos”, sostuvo Molina.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.