Descripcion de la foto
Por: Redacción *

Opinión Wasapea | “Quiero volver a clases”, la perspectiva de un estudiante de la UAC

A través de la línea 3104383838 de Wasapea a EL HERALDO, lectores manifiestan sus consideraciones frente a hechos noticiosos.

Por: Luis Coll, usuario de Wasapea a EL HERALDO.

La situación que se ha venido viviendo en la Universidad Autónoma del Caribe desde diciembre del año 2017 hasta marzo de 2018 no es nada nuevo, ni tampoco es algo que los medios de comunicación no hayan dado a conocer.

Siendo estudiante de quinto semestre de comunicación social y periodismo, implica siempre estar al tanto de todo, jamás perder la capacidad de asombro y para ser franco, no hay nada que pueda asombrarme más de lo que estoy por la situación en mi universidad.

Pasando de un caso a otro. Primero profesores exigiendo su pago salarial, después, el paro académico, siguiendo por un paro estudiantil, luego la creación de SINTRAUAC y por último la renuncia del rector Ramsés Vargas Lamadrid.

A pesar de que ya se cumplió con una de las demandas exigidas por estudiantes y profesores, aun la razón primordial por la cual se inició todo este “rollo” no ha sido resuelta. Los profesores siguen sin recibir sus pagos.

Más allá de todo

En verdad, debo decir que he levantado mi voz más por mi interés de regresar a clases y de ya no seguir en estas vacaciones amargas, que por la renuncia del rector y las demás situaciones que desde mi punto de vista se ha vuelto más una lucha de intereses.

Por supuesto que me solidarizo con mis profesores, son ellos quienes me han guiado a cómo escribir con profesionalidad, aprehender un texto, y aplicar las teorías que diversifican a la comunicación en todo su campo.

Todo cae ahora en que el ministerio solo se ha lavado las manos desde que el rector se fue, y dejo a la señora Sandra Devia a cargo de esta situación. Sé que todo es un proceso, y normalmente tarda, pero llevando ya 2 meses sin dar clases por esta situación es depresivo más que frustrante.

El 6 de marzo, se llevaron a cabo las votaciones para elegir un Representante Estudiantil, asistí y vote respectivamente, ¿por quién? No tiene importancia solo será el rostro de todos nosotros los estudiantes, aunque comprendo que antes no era un estudiante quien no representaba. ¿Pero cuál será la diferencia? Claro a uno le pagaban y este nuevo solo le aplaudimos.

Ya no importan las marchas, ya el supuesto “Claustro” del que todos hablan se ha formado bajo la mesa, la corrupción y la falta de compromiso seguirán, porque, tal cual, cuando los líderes de la Revolución Francesa guillotinaron al rey Luis XVI se entró en la etapa del “Terror” a si mismo puede pasar ahora.

El miedo ya no es algo que tengo, más bien es temor a que lo sucedido con la universidad San Martin se dé nuevamente, que el fallecido rector Mario Ceballos Araujo quien lucho junto a otros docentes para formar esta universidad no vaya al olvido, y que el prestigio de la UAC no caiga.

La renuncia del rector, y de muchos otros directivos, ha desencadenado esta situación. Cuando lo único que se exigía eran pagos al salario, y todo dio un efecto dominó en la institución. Claro, se estaban aprovechando de los ingresos de la universidad, y la desangraron, pero óigame, la plata se recupera, el tiempo no.

Hablando de tiempo, jamás en mi vida había tenido tanto tiempo como para dedicarme a sacarle el jugo a esta situación, tal vez es porque yo estaba becado en la universidad y por un acta de compromiso obligada a firmar, no tuve ningún interés.

La posicion colectiva

Yo sigo en mi casa, pensando en que cuando esto se resuelva solo será un recuerdo más. Felicito y muestro mi aprecio a aquellas personas que siguen luchando sea lo que deseen.

Mis ganas por volver a clases superan a mi sentido de pertenencia por la universidad, pues son solo unos cuantos egresados quienes apoyan la causa mientras que otros solo muestran empatía.

Me duele escuchar a los estudiantes quienes se iban a graduar y que ahora se les ha retrasado este glorioso evento, mi más sincero pésame para con los profesores reportados en Data Crédito, a los estudiantes como yo, sea el semestre en que estén, sigan adelante que lo último que se pierde es la esperanza.

Espero que ahora el rector haya reflexionado de sus actos, y aunque sea muy tarde siempre será bienvenido un “disculpen” sincero y responsable.

Responsable y pacifica forma de hacernos notar frente a los medios, a pesar de que varios se contuvieron las ganas de realizar actos vandálicos, y a los que nos quedamos en el sol por horas desgastándonos las voces exigiendo nuestra educación que espero vernos otra vez un aula tomando notas, y haciendo tareas.

Lo que todos esperamos ahora es el regreso de los profesores que renunciaron, para que nuevamente ayuden a brindar su aporte al futuro de la educación en la institución. También la organización directiva y administrativa sea normalizada, al igual que el pago a todos los docentes, y lo que estudiantes como yo desean más que nada ahora, la vuelta a clases.