El Heraldo
Fachada donde en la actualidad se levanta el emblemático Museo Romántico de Barranquilla. César Bolívar
Barranquilla

Los tres ejes para salvar al Museo Romántico

La Junta Directiva de la Fundación Museo Cultural de Barranquilla ideó un plan que va hasta diciembre de 2023, con la intención de “recuperar” el recinto.

“Barranquillero, esta es tu casa, la de tu ancestro y linaje bajo cuyo techo en sus paredes, archivos y rincones confidenciales se guardan reliquias que pertenecen a tu pasado, testimonios fieles de una tradición romántica que revela en todas y cada una de sus manifestaciones la categoría y calidad  de tu señorío y nobleza de estirpe”.

Ese mensaje se encuentra en la entrada del Museo Romántico y sobre él, es que precisamente la junta directiva de la Fundación Museo Cultural de Barranquilla, se sustenta para “levantar” y “recuperar” el recinto considerado como el “más emblemático” de la ciudad.

Para lograr ese objetivo, la junta directiva, integrada por Jaime Donado, Enrique Yidi Dacarett,  Fernando Cortissoz Bacci, Esther Cortissoz Cabrera, Fernando González De Sola, Diana Castro Taboada, Próspero Carbonell Blanco y Alberto Gómez Struss, trazaron un plan que contiene tres etapas mínimas que se implementarán hasta el 31 de diciembre de 2023.

De acuerdo con el plan, los trabajos en la primera etapa van encaminados a la reorganización interna del museo en lo que respecta a parte administrativa, contable y tributaria, con miras a que la entidad pueda estar en “condiciones básicas” que le permitan realizar operaciones mercantiles, y poder también  clasificar ante la Dian como una entidad sin ánimo de lucro.

Jaime Donado, presidente de la junta directiva, señaló que lo que busca esta primera etapa es “sanear” las cuentas del museo para que pueda recibir donaciones que sirvan para la adecuación y el funcionamiento de la entidad “lo más pronto posible”.

“El diagnóstico de cómo encontramos el museo nos permitió elaborar este plan. Para la primera fase nos basamos en que  no encontramos ninguna información administrativa del museo. Estamos reconstruyendo toda esa información”, explicó Donado. 

Esta etapa está contemplada hasta el 31 de octubre de 2019, lapso del tiempo en el que se espera poner al servicio de los visitantes los actuales elementos en exposición, definiendo  una guía “que unifique” lo mínimo que se debe decir por parte de un  orientador.

“Estamos conscientes de que en estos momentos el museo requiere  una reingeniería museológica, que será una tarea para hacer a mediano y largo plazo, por ahora estamos tratando de abrirlo cuanto antes”, dijo el directivo.

Uno de los pianos que alberga el Museo Romántico.

Etapas a largo plazo

De acuerdo con la directiva del museo, la segunda fase comprende ponerse “al día” o llegar a un “arreglo de pago” referente a la deuda del impuesto predial, Dian,  valorización y la liquidación de prestaciones sociales a extrabajadores del recinto cultural.

En este eje también están enfocados en realizar las reparaciones locativas del inmueble  en especial las áreas de teatro y la capilla del museo.  De igual manera, van a adquirir el mobiliario necesario para poner en funcionamiento estos espacios mencionados, detalla el plan.

 Todo lo anterior, de acuerdo a los tiempos, se deberá estar ejecutando dentro de las labores propias del museo ya estando en funcionamiento, es decir, abierto al público y con actividad cultural paralela a la museología. Esta etapa vas hasta 31 de mayo de 2020.

Entre tanto la etapa tres del plan, busca  aplicar una reingeniería de la actual organización del Museo Romántico y a su vez iniciar una actividad informativa y educativa en los colegios públicos y privados ubicados en el área de Barranquilla y más tarde en todo el área metropolitana.

“Esta etapa va ligada con la visón que se tiene para el museo. Se busca crear e implementar actividades culturales e institucionales para que  anualmente podamos resaltar a instituciones o personajes que se destacan en los diferentes aspectos  en la ciudad”, manifestó Donado.

Las actividades de esta etapa serán “permanentes” y “dinámicas”,  es decir,  se adecuarán  a los requerimientos que se vayan desprendiendo de las anteriores etapas.

La directiva del museo también quiere experimentar el cambio de la actual exposición del museo. Todas estas fases se prevén que estén listas el 31 de diciembre de 2023.

El salón que en la actualidad esta dedicado al Carnaval.

Objetivos puntuales

El plan contempla definir una nueva organización administrativa propia para ejecutar los trabajos de acuerdo a los objetivos a trazarse y proyectar la  organización para cuando se inicien labores en este centro.

El museo tiene contemplado, también,  ejercer como la entidad “clave” para  la interpretación histórica de Barranquilla,  de su patrimonio, aplicando las técnicas operativas para la difusión de todo su contenido,  con una marcada función educativa.

“Con todo un equipo verificaremos,  investigaremos y  documentaremos el patrimonio que custodia el museo, para así  facilitar su accesibilidad. También se crearán los medios necesarios para presentar de forma innovadora y atractiva la historia de Barranquilla”, afirmó Donado.

Dentro del plan del museo se contempla “la promoción de las experiencias turísticas”. “Este espacio será dinámico y cambiante. Será una casa museo que también muestre como era la vida, puertas adentro, de las familias fundadoras del barrio El Prado”, dijo el directivo.

Parte de los cuadros desmontados del museo.

“Cada cosa donde debe ir”

La junta directiva tiene el norte que quieren para el recinto, pues quieren que el museo, dentro los próximos diez años,  sea líder en la investigación, conservación y difusión del patrimonio histórico de una ciudad, características que lo llevarán “a ser reconocido como la institución de referencia al hablar de métodos y sistemas que transmiten con eficacia los legados culturales y filosóficos de la población”.

Dentro del plan también contempla trasladar algunos artículos que se encuentran dentro del museo, como los referentes al carnaval, hacia el nuevo Museo de la Casa del Carnaval.

“Ha habido acercamientos con el equipo de Carnaval para ejecutar estos movimientos. Creemos que cada cosa debe estar donde corresponde. Tendremos una habitación dedicada a esta representación cultural en la ciudad, pero el 80% de la información que tenemos sobre carnaval lo vamos a trasladar”, explicó.

Otros artículos que en la actualidad están en el Museo Romántico serán sometidos  a la consideración de museólogos quienes determinarán hacia qué otros museos deben ser llevados.

A futuro, se habilitará un salón que estará dedicado a rendir homenaje a los grandes personajes de la ciudad, como Shakira, Sofía Vergara, Joe Arroyo, ellos “tendrán su espacio” dentro del museo”.

Comején bajo control

Hace algunos meses este medio informó sobre una plaga de comején que estaba deteriorando los libros y demás elementos del museo.

“El comején está controlado al 100%. Fumigamos la zona afectada que se concentró en la biblioteca. Estamos vigilando que no reaparezca la plaga. Salvamos parte de los libros” dijo Donado.

Destacó el presidente de la junta directiva que mensualmente “contratan” a un personal para que haga mantenimientos preventivos al museo.

Las joyas en la antigua mansión de Freund Strunz

El inmueble en si es considerado una joya arquitectónica  y data de 1920. Perteneció a Julius A. Freud,  cónsul de EEUU en Barranquilla. La mansión de arquitectura republicana y de influencia neocolonial fue heredada por las hermanas Carmen y Esther Freund Strunz y en abril de 1983 la donaron para que fuera el Museo Romántico.

La casa, ubicada en la carrera 54 con calle 59, posee un gran balcón de madera con barandilla, sobradillo. En el patio tienen una réplica del teatro Emiliano, primero de la ciudad.

El museo rinde culto a la historia a través de diversas colecciones que abordan una variedad de temáticas y son consideradas unas joyas, por su valor cultural.

Aunque no están clasificados, se estiman que el museo alberga  unas 12.000 piezas, entre las que se destacan disfraces de la reina del carnaval, una réplica de la antigua calle denominada Camellón Abello, algunas cartas del libertador Simón Bolívar, fotografías, discos, colecciones de periódicos de antaño.

También la primera planta eléctrica de la ciudad y el piano de Anita Zabaraín, autora del himno del Atlántico, y un espacio dedicado a 17 de las familias judías más prominentes que se afincaron en Barranquilla.

Un joven hace mantenimiento a un gramófono.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.