Últimas noticias

08:21

La primera ronda de las elecciones presidenciales tiene...

Guennadi Padalka
07:39

 Padalka superó el 29 de junio de 2015 el récord que...

El cantante Martín Elías se presentó en Coveñas, Sucre, el Viernes Santo sobre las 6:00 de la mañana para cerrar el concierto en el cual no figuraba inicialmente.
01:29

El cantante cerró el concierto en el que no estuvo desde el...

00:59

Esta es la segunda vez en en la que el colombiano pierde la...

Con 113 años, María Teresa Rico Martínez, es oriunda del Carmen de Bolívar. Es una de las mujeres más longevas del mundo.
00:53

“No preocuparse mucho”, uno de los consejos que da la...

Caleb Mosquera gesticula durante el diálogo que sostuvo el pastor y policía con este medio en su casa.
00:50

El intendente Caleb David Mosquera Cabrera lleva 21 años...

Canal por donde pasa el arroyo El Salao en El Edén.
00:49

Sectores registran un nivel de amenaza de deslizamientos “...

presidente del Congreso de la República
00:46

El parlamentario expone los motivos por los cuales no está...

Canal de Acceso.
00:45

La corporación asegura que la draga llegará a Barranquilla...

00:45

El 90% de los hablantes del español son de territorio...

El titulo es:“La vida útil del Amira ya fue superada”

“La vida útil del Amira ya fue superada”

El estudio, de HMV Ingenieros, advierte del “alto grado de vulnerabilidad” ante cargas sísmicas • Dice que la actual edificación “puede ser técnicamente viable, pero a costos y tiempos de reparación muy difíciles de determinar” • Conservarla exigiría su “reconstrucción completa”. 2 y 3A

Giovanny Escudero
Giovanny Escudero
Imagen aérea que muestra la estructura del Teatro Amira de la Rosa que se comenzó a construir en 1963 en un predio de la Sociedad de Mejoras Públicas. Giovanny Escudero

Temas tratados

El estudio, de HMV Ingenieros, advierte del “alto grado de vulnerabilidad” ante cargas sísmicas • Dice que la actual edificación “puede ser técnicamente viable, pero a costos y tiempos de reparación muy difíciles de determinar” • Conservarla exigiría su “reconstrucción completa”. 2 y 3A

La fase de vida útil del Teatro Amira de la Rosa ya fue superada. Se empezaron a evidenciar síntomas de deterioro tales como desprendimiento del recubrimiento y manchas de óxido, entre otros. Se requiere de una intervención importante para  que pueda mantenerse en funcionamiento. Reforzar la edificación puede ser “técnicamente viable”, pero a unos costos y tiempos de reparación todavía muy difíciles de determinar.

A estas conclusiones llegó el estudio contratado por el Banco de la República con la firma HMV Ingenieros Ltda., que incluía, entre otras actividades, un análisis de los materiales y de la vulnerabilidad estructural de la edificación.

Los resultados del estudio, que fueron conocidos en exclusiva por EL HERALDO, sugieren la demolición parcial del escenario cultural ubicado en la carrera 54 # 52-258, en la localidad Norte Centro Histórico de Barranquilla.

La edificación tiene actualmente 76,88 metros (m) de largo y 34,70 de ancho. La estructura tiene una altura de 28,38 m y cuenta con ocho pisos y un sótano con dos niveles. La cimentación está compuesta por zapatas aisladas en concreto reforzado, ubicadas a diferentes niveles.  

Una de las observaciones del documento entregado la semana pasada a la Sociedad de Mejoras Públicas y que contiene el resumen del diagnóstico del Teatro Amira de la Rosa, especifica que el trazado original de la edificación del teatro fue realizado bajo el estado del arte disponible en Colombia para la época, cuando no se contaba aún con códigos de diseños resistentes a los temblores y recomendaciones sobre la protección de materiales frente a los ataques medioambientales. Solo hasta el año 1984 se reglamentó la norma sismorresistente y se empezó a exigir en las construcciones.

Con base en el citado diagnóstico, la edificación presenta problemas estructurales en su concepción como ausencia de vigas de amarre de cimentación que ayuden a la conformación de anillos cerrados por niveles o diafragmas e “irregularidades” en planta y altura. Alerta, asimismo, que la calidad del acero de refuerzo utilizado en la construcción del escenario “no es la adecuada” bajo la normativa vigente.

En el documento se lee que la estructura está “reforzada con acero liso de 20.000 PSI (medida de la capacidad de soporte del material)”, que actualmente está por debajo  muy bajo de lo que pide la actual norma de sismorresistencia.

Por medio de la información recopilada en el análisis de materiales, queda establecido que en la estructura del inmueble el frente de carbonatación “superó el recubrimiento de acero y, por lo tanto, ya se inició el fenómeno de corrosión en las barras”, cuyo estado es el de “ligeramente oxidado”

Agrega el análisis realizado por los ingenieros que las medidas de desgaste de cuerpos metálicos arrojaron resultados de pérdidas de sección en las varillas cercanas al 15% en columnas y 20% para vigas.

El estudio advierte, como conclusión, que la edificación donde funciona el escenario cultural tiene un “alto grado de vulnerabilidad” ante cargas sísmicas y que, debido al regular estado del metal de refuerzo se presenta una “reducción significativa” de su resistencia.

Recomendaciones

La firma HMV Ingenieros también plantea varias recomendaciones en el documento de 79 páginas, con base en el análisis de los materiales y la estructura.

La firma contratista del Banco de la República señala que un reforzamiento de la estructura del Amira ante cargas laterales es “técnicamente viable”, aunque los niveles de carbonatación y los rastros de corrosión del acero de refuerzo “hacen indispensable que todos los elementos estructurales de concreto reforzado (columnas, vigas, viguetas, placas y cubierta) de la edificación sean descubiertos para verificar su estado y plantear para cada caso un reforzamiento”.

Respecto a la ejecución de dicho reforzamiento, el diagnóstico señala que los costos y tiempos de reparación “pueden ser muy difíciles de determinar”, debido a los imprevistos que implicaría descubrir la totalidad de la edificación para “implementar en cada caso la solución que mejor se adecúe”.

Los expertos, además, reconocen que la intervención podría terminar en una reconstrucción completa del inmueble.

A partir del análisis de  la firma HMV Ingenieros, igualmente recomienda “realizar una investigación completa que permita obtener resultados claros sobre el avance oxidación en varillas de refuerzo implica una intervención sobre el recubrimiento de todos los elementos de concreto reforzado que es inviable técnica y económicamente en fases de estudios previos”.

‘Se puede mejorar’

Consultado sobre este tema, el ingeniero civil Hugo Vargas manifiesta que  la estructura no cuenta con diseños y estudios sismorresistentes, aunque sí con diseños de vientos. Indicó que el Amira, por tratarse de una edificación que alberga más de 500 personas necesita un estudio de vulnerabilidad sísmica.

Entre los aspectos a favor de la estructura, manifestó que “no se notan humedades por falta de impermeabilización”. Pese a ello, dijo que el Amira está en condiciones de ser sometido a un reforzamiento estructural “para darle 50 años más de vida”.

Por otra parte, explicó que las carbonataciones no se presentan en toda la estructura, sino en los frentes que están expuestos a la brisa. “El estudio sugiere parcialmente la demolición del Amira porque dice que ha cumplido su ciclo de vida útil, aunque  esta se puede aumentar y mejorar con intervenciones apropiadas”, agrega el ingeniero civil.

Desde su perspectiva, el plan de restauración del Amira debería conservar los acabados en mármol.

El paso del Teatro Amira

La primera piedra del teatro se puso en 1963. En el acto participaron como invitados de honor el gobernador José Víctor Dugand y el alcalde Roberto McCausland.

Desde 1974 se gestionaba la campaña pro sillas, piano, el aire acondicionado y los vitrales de la fachada.

En 1982, casi 30 años después, se finalizó el teatro municipal, que recibió el nombre de la artista, poetisa, actriz y dramaturga, autora de la letra del himno de Barranquilla, Amira Arrieta McGregor de De la Rosa.

El 31 de agosto de 2006, a través de la resolución 1277, el teatro fue considerado Bien de Interés Cultural  de Carácter Nacional.

El 26 de julio de 2016 fue el último día que el teatro Amira de la Rosa tuvo sus puertas abiertas al público. La decisión de cerrar el recinto fue del Banco, que asumió el comodato y administración del escenario cultural el 19 de junio de 1980. Desde esa fecha, la entidad administra por 99 años al recinto cultural barranquillero, es decir, que es la encargada de las decisiones administrativas y operativas. Sin embargo, la Sociedad de Mejoras Públicas, que se encargó de gestionar la construcción del escenario, es propietaria del terreno y del Teatro Amira.

Luego de darse la noticia del cierre, el director de la Sociedad de Mejoras Públicas, Roberto León, calificó la situación del teatro como “negligencia administrativa” por parte del Banco de la República.

De acuerdo con la Sociedad, en 2013 el Amira requería una inversión por el orden de $22.000 millones, recursos que el Emisor no podía otorgar por su “actual reglamentación interna”, que solo permite invertir en bienes propios.

El pasado 18 de agosto de 2016 el alcalde Alejandro Char y el exgerente del Banco José Darío Uribe se reunieron en Barranquilla.

Al finalizar el encuentro, ambos anunciaron el “compromiso de recuperar las instalaciones del ícono de la cultura local”. 

Posteriormente, tras su posesión como nuevo gerente del Emisor, Juan J. Echavarría dijo en una entrevista con EL HERALDO el 15 de enero pasado, que apenas estaba conociendo el caso y que se estaban llevando a cabo consultas jurídicas para revisar el tema legal.

En agosto del año pasado, EL HERALDO reveló que el telón de boca del escenario presentaba afectaciones.
En agosto del año pasado, EL HERALDO reveló que el telón de boca del escenario presentaba afectaciones. Archivo

Sociedad de Mejoras Públicas,  dispuesta a donar el escenario

El presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas de Barranquilla, Roberto León Zúñiga, manifestó que existe la voluntad de ceder el Teatro Amira de la Rosa al Banco de la República, entidad que lo asumió en comodato desde 1980 y que administrará el escenario por 99 años. “A título personal, siempre he tenido la voluntad y lo manifesté, pero no soy el que decide. Es la junta (de la Sociedad)”, dijo el directivo.

Por su parte, el secretario de Cultura del Distrito, Juan José Jaramillo, manifestó que la Alcaldía está a la espera de que el nuevo gerente del Emisor, Juan José Echavarría, determine lo que se hará con este ícono de la capital atlanticense.

Gestores culturales indicaron que desde la clausura del inmueble, Barranquilla “perdió el espacio más grande y completo” que tenía para llevar a cabo actividades que nutrieran la oferta cultural de la ciudad.

Entre los eventos afectados por el cierre del Amira se destacan el Carnaval de las Artes, Barranquijazz, Salón Internacional del Autor Audiovisual, Encuentro Nacional de la Cultura y Folclor, además de conciertos y clubes de lectura.

Vulnerabilidad: La metodología aplicada por Firma P&D Proyectos y Diseños Ltda.

1. Se recolectó la información de los diseños y construcción
2. Se realizó una verificación de los tipos de intervención a la estructura.
3. Se hizo una evaluación de cargas equivalentes.
4. Se realizó un análisis de la estructura y de su cimentación para determinar resistencia.
5. Se calcularon las derivas, a partir de los desplazamientos horizontales.
6. Se determinó la resistencia de los elementos o secciones.
7. Se calculó los índices de sobreesfuerzo de la estructura.
8. Se calcularon los índices de flexibilidad.  
9. Se plantearon las alternativas más viables de reforzamiento.
 

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!