Últimas noticias

Embarcación fondeada en uno de los muelles de la zona portuaria de Barranquilla.
00:45

El gremio realizó un convenio con Cormagdalena para...

Momento en el que Yenis Pacheco y Daniela Ramírez dialogan con Luis Alberto García.
00:35

Yenis Pacheco y Daniela Ramírez, tía y prima del joven...

La animalista Leidy Iregui asistió a la actividad con su gata Negrita. Al fondo se aprecia la patrulla animal.
00:30

El Distrito puso al servicio de la comunidad las unidades...

Una caja de luz permite la captura precisa de la imagen para ser subida a la base de datos web del Herbario UNO, en la Universidad del Norte.
00:30

Varias carpetas del Herbario UNO, de la Universidad del...

El político y militar Benito Mussolini, durante el acontecimiento conocido como ‘Marcha sobre Roma’, que lo llevó al poder en 1922.
00:30

Hace cien años, Benito Mussolini creaba las primeras...

Las objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP deberán ser estudiadas en el Congreso de la República.
00:30

Constitucionalistas analizan lo bueno y lo malo de la...

Jon Bilbao, actual gerente de Monómeros.
00:30

Participará en la reconstrucción de la empresa petrolera,...

El ejemplar conserva su agilidad a la hora de correr con la dirección del patrullero Eduardo Rebollo.
00:30

Los días de patrullaje del ejemplar equino cesaron en el...

Presentación de Alondra De la Parra en México.
00:30

La experiencia humana ayudó en el proceso creativo.

El ciclista barranquillero Nelson Soto, de 24 años, es uno de los mejores esprínter del Caja Rural.
00:30

El ciclista barranquillero, de 24 años, integra la nómina...

El titulo es:“Fuimos héroes solo durante el tiempo que el atentado fue noticia”

“Fuimos héroes solo durante el tiempo que el atentado fue noticia”

El subintendente Jacson Cabrera dice que la institución ha aplazado su escalafón tras la explosión. Jefe de Ascensos señala que un atentado “no impide” una promoción. 

Por: Jesus Blanquicet @Jesub

El subintendente Jacson Cabrera dice que la institución ha aplazado su escalafón tras la explosión. Jefe de Ascensos señala que un atentado “no impide” una promoción. 

Jackson Cabrera Rodríguez dice no olvidar la mañana del sábado 27 de enero de 2018. Sentado en una mecedora en la sala de su casa ubicada en el corregimiento de Campeche, Baranoa, el hombre asegura que desde ese día toda su vida “ha sido un infierno”.

Cabrera es un subintendente activo de la Policía Metropolitana de Barranquilla, quien en septiembre de 2018 recibiría el ascenso al grado de intendente, pero el 1° de octubre de ese año recibió un correo electrónico de la Dirección de Talento Humano de la Policía Nacional en el que le manifestaban que “no cumplía” los requisitos establecidos en el Artículo 21 de Decreto Ley 1791 de 2.000, numeral 4, de tener “buena aptitud psicofísica de acuerdo con lo contemplado en las normas sobre Incapacidades e Invalideces”.

Pero esta invalidez, dice Cabrera, no le llegó “en una caja de cereal”. El agente fue uno de los 42 policías heridos durante el atentado terrorista a la estación de San José, en el cual murieron seis de sus compañeros.

“Los sobrevivientes de San José fuimos héroes solo durante el tiempo que el suceso ocupó la agenda informativa. Allí, delante de las cámaras con el presidente de la República, se nos prometió de todo, pero después de ese período fuimos olvidados. Yo padezco las consecuencias de ese episodio sumado al olvido que hemos tenido por parte de la institución”, señala el uniformado al tiempo que muestra las distintas partes de su cuerpo que resultaron afectadas con la explosión.

Los fragmentos del material que detonó se incrustaron en su corazón, abdomen, piernas y pie del uniformado de 38 años, quien dice tener 16 de actividad dentro de la institución.

“Tuve varias intervenciones quirúrgicas, que con el tiempo fueron sanando. Una vez subsanada la situación con mi corazón me dan el alta y en la institución me piden que me reincorpore a mis funciones, pero mis extremidades no me daban para estar de pie. No podía  –ni puedo– colocarme las botas del uniforme”, narra Cabrera.

Posterior a esta etapa, el policía es valorado por fisiatría y se determina que tiene “una lesión del nervio ciático” además de tener alojado aún las esquirlas en sus pies y piernas, lo que ha prolongado su incapacidad laboral en la institución.

Cabrera guardaba la esperanza de que en marzo de este año se pudiese dar su tan anhelado ascenso. “Yo me formé y estudié para obtener mi nuevo grado dentro de la institución, pero en febrero pasado me notificaron nuevamente que sería aplazado”, dice. 

 Pero en esta oportunidad la negativa no se basaba en ningún artículo o disposición de ley, solo dice que el Área de Medicina Laboral, mediante comunicado oficial S-2019-007438-DISAN de fecha 12 de febrero de 2019, lo señala como “reportado aplazado”. 

“La institución a la que por 16 años le he cumplido no me define mi situación actual. No me dicen si me van a incapacitar de por vida, si me van a reubicar y mucho menos si me van a dar mi ascenso”, reitera el agente. 

El ascenso

 Este medio contactó al mayor Fabio Acevedo Flórez, jefe de Grupo de Ascensos de la Policía Nacional, quien señala que en la institución hay un reglamento que dictamina el orden al interior de la Policía, incluyendo los ascensos. 

“Nos basamos en la norma para lograr los ascensos, que no se basan en un derecho sino en el cumplimiento de lo establecido en el Decreto de Ley 1791 de 2000”, explica el funcionario. 

Sin embargo, el mayor Acevedo asegura que si las causas de la negativa del ascenso al uniformado están ligadas al atentado “serían revisadas y analizadas con detenimiento”.

“A nadie se deja sin ascenso por ser víctima de un atentado terrorista, eso es claro. Nosotros tenemos para estas personas un régimen completo de indemnizaciones de las que gozan nuestros funcionarios cuando son víctimas de un daño”, apunta el mayor Acevedo.

Declaración 

“La Fiscalía no me llamó”

Cabrera Rodríguez cuenta que el 27 de enero de 2018, minutos antes de que registrara la explosión se percató de que 15 personas estaban jugando fútbol en la cancha frente a la estación. “Estas personas estaban vestidas con ropa normal y pensé que seguro venían de una fiesta”, narra el policía, quien dice “que la malicia” le pasó por la mente, pero no demoró mucho “al ver al grupo sonreír”.  Añade que minutos después de ingresar a la estación se produce la explosión. “No dudé al instante que esas personas habían sido las responsables de lo ocurrido”. 

Con el tiempo determiné que Cristian Camilo Bellón, uno de los capturados, era el arquero de ese partido de fútbol. 

“Nunca he sido llamado como testigo por parte de la Fiscalía, eso me lleva a pensar que el caso va lento”, sentencia el agente.

 

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
Ya soy suscriptor web