El Heraldo
En zonas residenciales y escolares la velocidad máxima quedó en 30 km/h. Archivo
Barranquilla

Límite de velocidad en las ciudades baja a 50 km/hora para reducir siniestros

Aprueban proyecto de ley en Congreso. Expertos dijeron a EL HERALDO que en Atlántico la restricción no tendrá “mayor impacto” ni “afectación” en la movilidad. 

Fue aprobado, en cuarto debate, en el Congreso de la República el proyecto de ley que permite ajustar el límite de velocidad en las ciudades. 

La iniciativa, liderada por Emeterio Montes De Castro, representante a la Cámara por el partido Conservador, plantea que la velocidad máxima en la ciudad debe ser de 50 kilómetros por hora y en zonas escolares o residenciales de 30 km/h. 

Igualmente, las velocidades en vías interurbanas deben ser máximas de 90 km/h y en dobles calzadas pueden llegar a 120 km/h, si se hacen los estudios respectivos. 

“El proyecto de ley busca robustecer las medidas de seguridad vial dándoles un enfoque de mayor seguridad. Lograr evitar o contribuir a que se reduzcan las muertes y fatalidades en las vías de nuestro país”, expresó el congresista.

Indicó que actualmente los diseños en la infraestructura vial en su gran mayoría tiene en cuenta a los vehículos pero muchas veces se desconoce a los actores viales más vulnerables, en este caso los peatones, ciclistas y motociclistas. 

“Según cifras recientes de 2021, advertimos que 7 mil personas fallecieron en accidentes de tránsito y hubo 16 mil lesionados”, señaló Montes.

Con la iniciativa –dijo– los diseños tendrán que contener estudios que tengan en cuenta estos actores y contemplar a su vez el error humano.

 Ante esto, EL HERALDO consultó con expertos en temas de movilidad para conocer el impacto de la medida en el Atlántico. De igual manera, las acciones que se deberían implementar para disminuir las cifras de accidentes en este territorio. 

De acuerdo con Víctor Cantillo, experto en movilidad, la velocidad es un factor fundamental para ayudar a bajar los altos índices de siniestralidad en el país, por lo que catalogó el proyecto de ley como una medida “sensata”.

“En vías urbanas definitivamente los límites tienen que regularse (…) infortunadamente el 2021 fue el año con mayor siniestralidad en el país desde los últimos 25 años. Si se mantiene la curva como va en estos primeros meses de 2022, este año será peor que el anterior”, dijo.

Señaló que los motociclistas siguen siendo el sector que más contribuye al aumento de las cifras. “El año pasado cerca del 59 % de las muertes (un poco más de 7 mil) en siniestros de tránsito fueron motociclistas”.

Sostuvo que si bien 50 km/h como velocidad máxima es “razonable”, aseguró que hay algunas vías en las que incluso ese límite es muy alto. Por tanto –dijo– las autoridades tendrán que definir a partir de los estudios específicos que hagan en qué vías se debe aplicar el límite actual o este deba ser inferior. 

“Hay una enorme discusión. Es evidente que el automovilista pudiera ir más rápido pero hay que priorizar la vida. Sin duda siendo la velocidad un elemento que tiene alta incidencia en esta siniestralidad debe restringirse por varias razones y dar prioridad a la vida de las personas”.

Precisó que para el caso de Atlántico, particularmente en Barranquilla, la restricción no tendrá mayor impacto debido a las características de la ciudad y su infraestructura vial. 

“En la práctica, en una ciudad como Barranquilla, es muy difícil que uno vaya a más de 50 km/h por la congestión y las características de las vías. Ya hoy mismo en Barranquilla los conductores en general viajan a velocidades menores que esa, de manera que el impacto nos va a ser muy alto. Nuestra infraestructura no permite ir a velocidades mayores que esa dentro de la ciudad”, explicó.  

Entretanto, Juan Pablo Bocarejo, director de Conduce a 50 Vive al 100 y actual docente en temas de movilidad sostenible en la Universidad de los Andes, manifestó que para Barranquilla y Atlántico no habrá ninguna afectación importante en los tiempos de viaje. 

“Se ha demostrado que cuando se tiene una velocidad más homogénea y controlada, así sea un poco más baja, los corredores y vías son más eficientes y hasta se puede ahorrar más tiempo”, dijo. 

Agregó que “si comparamos esto con una vía con altas velocidades donde hay vehículos que van muy rápido y otros muy despacio, esa heterogeneidad de las velocidades hay más conflicto, choques y finalmente que los ciudadanos pierdan más tiempo”. 

Indicó que el beneficio principal de estas velocidades seguras es salvar vidas, puesto que –aseguró– el principal factor de riesgo de los siniestros viales graves en el mundo es el exceso de velocidad. 

“Cuando se trabajan velocidades seguras lo que va a suceder en el Atlántico, con el respectivo control, es menos heridos y menos muertes”, puntualizó.  

Los expertos coinciden en que se debe trabajar aún más el tema de educación vial en conductores y el tema cultural. “Que la gente cambie su percepción de riesgo y no asuma conductas arriesgadas”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.