El Heraldo
A orillas del cuerpo de agua se observa un verdín, color distinto al resto del embalse de El Guájaro. Luis Rodríguez
Barranquilla

Al menos 40 animales mueren de forma extraña en el sur del Atlántico

El ICA, la Unap y la CRA realizaron exámenes de laboratorio a la calidad del agua del embalse, cuyos resultados se conocerán en 72 horas. Restringen actividades en un sector.

La muerte de 25 reses en la finca conocida como ‘El charco del barro’, en un sector del corregimiento de Aguada de Pablo, prendió las alarmas entre los pequeños ganaderos de la zona.

Todo comenzó en la tarde del miércoles, cuando media hora después de haber llevado el ganado “como de costumbre” a tomar agua  a orillas del embalse de El Guájaro los terneros empezaron a temblar y a desplomarse.  Así lo relata Juan Cuentas, propietario de la finca, quien expresó que al ver la situación de inmediato llamó a un funcionario del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, quien le recomendó la aplicación de un medicamento, mientras ellos llegaban hasta el lugar.

Pero los terneros de Cuentas no han sido los únicos que han muerto en extrañas circunstancias. Domisiana Ruiz, otra pequeña ganadera de esta zona del barrio Villa Juana, en jurisdicción del municipio de Manatí, cuenta que siete de sus reses murieron en las mismas circunstancias.

“Son 34 reses, cerdos, perros y aves para un total de 40 animales aproximadamente que han muerto”, dijo Ruiz.

Pero, ¿qué puede estar ocasionando la muerte de estos animales? Según Cuentas, los funcionarios del ICA que llegaron hasta el lugar una vez tomaron las muestras se dieron cuenta que estaban “intoxicados”.

Dos peces muertos a orillas del embalse, justo en la parte donde está concentrado el verdín.

“Dicen que el agua se calienta y tiene unos componentes que son tóxicos y hacen daño pues está totalmente verde, más por la hora (12 del mediodía), los animales consumieron en alta cantidad”, explicó.

A Cuentas le preocupa que habitantes de Aguada de Pablo se llevaron más de una tonelada de carne, por lo que les hizo un llamado para que no la consuman, puesto que cuando abrieron las reses “sus órganos estaban verdes”, del mismo tono del verdín (capa verde de algas) que hay en la orilla del cuerpo de agua.

El director regional del ICA, Rafael Fontalvo, dijo que fueron notificados de la situación por parte de los productores y se procedió a realizar la respectiva atención con los médicos veterinarios.

“Inicialmente por la experiencia de nuestros profesionales se determina que la causa de la muerte no ha sido por enfermedad oficial de control del ICA, en este caso brucelosis, tuberculosis, que es nuestra competencia”.

Anatolio Santos, secretario de Desarrollo Agropecuario del Departamento, explicó que el ICA, la CRA y la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, Aunap, tomaron muestras en el cuerpo de agua cuyos resultados se conocerán en las próximas 72 horas y con base en los resultados la Gobernación acompañará a los afectados.

Instrumentos con los que los funcionarios realizaron las pruebas de calidad del agua en el embalse.

Restricciones

Kelly Paternina, alcaldesa de Manatí, quien llegó hasta la finca por estar en su jurisdicción, lamentó la situación y dijo que pedirá a la Gobernación del Atlántico apoyo para estas personas que han perdido parte de su sustento.

La mandataria municipal sostuvo que desde Las Compuertas hasta Puente Amarillo verificarán parcela por parcela para ver si se presenta la misma situación, al tiempo que dijo que en compañía de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, Umata, trabajaron en la destrucción de las carnes y con la Policía de Carabineros realizaron operativos para evitar su comercialización.

La alcaldesa indicó que en esta franja del embalse están en alerta, por lo tanto restringieron  la actividad pesquera desde Puente Amarillo hasta Aguada de Pablo en lo que corresponde a la jurisdicción de Manatí.

También está prohibido el consumo de carne proveniente de expendios no autorizados. “La Policía hizo los controles respectivos en los expendios y se hizo un perifoneo a tempranas horas, de manera especial en el barrio Villa Juana  para alertarlos que no consumieran esa carne”.

Reses muertas en la finca ‘El charco del barro’.

De igual manera, el hospital de Manatí está en alerta y se les recomendó que si llega alguien con síntomas como vómito o diarrea no lo tomen como un cuadro viral, sino que le den trato de intoxicación y descarten que sea por consumo de carnes y de peces provenientes de esta zona.

Según Paternina, las prohibiciones se mantendrán hasta que las autoridades ambiental y sanitaria se pronuncien y manifiesten que no hay riesgo.

Miguel Cabrera, pescador y representante de la fundación del Festival de la Mojarra Lora, y Arnaldo Berdugo coinciden en que  no creen que el agua esté contaminada, porque si fuera así se estarían muriendo los peces.

“Las algas han crecido y con el recalentamiento se descomponen y le producen cólico a los animales y fíjese que son los terneros los muertos, porque tienen el estomago débil y toman agua en la orilla donde está el verdín, mientras que las adultas se van más allá y están bien”, coinciden Cabrera y Berdugo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.