Últimas noticias

Embarcación fondeada en uno de los muelles de la zona portuaria de Barranquilla.
00:45

El gremio realizó un convenio con Cormagdalena para...

Momento en el que Yenis Pacheco y Daniela Ramírez dialogan con Luis Alberto García.
00:35

Yenis Pacheco y Daniela Ramírez, tía y prima del joven...

La animalista Leidy Iregui asistió a la actividad con su gata Negrita. Al fondo se aprecia la patrulla animal.
00:30

El Distrito puso al servicio de la comunidad las unidades...

Una caja de luz permite la captura precisa de la imagen para ser subida a la base de datos web del Herbario UNO, en la Universidad del Norte.
00:30

Varias carpetas del Herbario UNO, de la Universidad del...

El político y militar Benito Mussolini, durante el acontecimiento conocido como ‘Marcha sobre Roma’, que lo llevó al poder en 1922.
00:30

Hace cien años, Benito Mussolini creaba las primeras...

Las objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP deberán ser estudiadas en el Congreso de la República.
00:30

Constitucionalistas analizan lo bueno y lo malo de la...

Jon Bilbao, actual gerente de Monómeros.
00:30

Participará en la reconstrucción de la empresa petrolera,...

El ejemplar conserva su agilidad a la hora de correr con la dirección del patrullero Eduardo Rebollo.
00:30

Los días de patrullaje del ejemplar equino cesaron en el...

Presentación de Alondra De la Parra en México.
00:30

La experiencia humana ayudó en el proceso creativo.

El ciclista barranquillero Nelson Soto, de 24 años, es uno de los mejores esprínter del Caja Rural.
00:30

El ciclista barranquillero, de 24 años, integra la nómina...

El titulo es:Aceptan demanda por compra de fritos en la calle

Aceptan demanda por compra de fritos en la calle

La acción fue presentada a la Corte Constitucional por cuatro personas contra el artículo del Código de Policía que busca regular el uso del espacio público. Abogado hace análisis de la situación.

Archivo
Archivo
Venta de empanadas en el espacio público, lo que fue sancionado. Archivo
Por: Alexandra De La Hoz @delahozalexa

La acción fue presentada a la Corte Constitucional por cuatro personas contra el artículo del Código de Policía que busca regular el uso del espacio público. Abogado hace análisis de la situación.

Ante la polémica por la multa que el pasado 11 de febrero le impuso la Policía a un joven bogotano por comprar una empanada en el espacio público, un grupo de ciudadanos interpuso una demanda contra el numeral sexto del artículo 140 del Código Nacional de Policía. El recurso fue admitido por la Corte Constitucional que entrará a revisar la norma que impone multas y sanciones a quienes promuevan el uso u ocupación del espacio público.

  Para los demandantes Alejandro Badillo, Laura Muñoz, Joseph Gómez y María Muñoz, lejos de promover la convivencia, la norma abre la puerta al uso “arbitrario” de la autoridad por parte de los policías y viola el derecho al trabajo de los vendedores ambulantes.

La pretensión de los demandantes es que se declare “condicionalmente exequible” el apartado normativo en el sentido que los verbos promover o facilitar no hacen referencia a la compra de los productos ofertados por vendedores informales (…) sino aquellos grupos que mediante acciones busquen ocupar los espacios públicos”.

En opinión del abogado constitucionalista Fernando Borda, el caso de la multa por la empanada levanta una serie de preguntas y debates que van desde la moralidad de la medida hasta la situación de desempleo del país por ejemplo. Sin embargo, la pregunta que está en la cabeza de todos nosotros es: Cada vez que le compro algo a un vendedor ambulante, ¿estoy promoviendo o facilitando “el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas”? Este, en opinión de Borda, es el núcleo del problema, que deberá resolver la Corte Constitucional, ahora que el episodio de la multa por la compra de una empanada finalmente aterrizó en su despacho. 

Según Borda, para la Policía está claro que sí. El ciudadano que le compra a vendedores ambulantes, en últimas, lo que está es promoviendo (o facilitando) la ocupación del espacio público por parte de éstos, y por tanto se justifica la multa. “En efecto, el numeral 6 del artículo 140 del Código de Policía que, en procura de la convivencia ciudadana, prohíbe a los ciudadanos “promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas y jurisprudencia constitucional vigente”. Según Borda,  la lógica detrás de esta interpretación no debe parecernos extraña. Es claro que si hay demanda de un producto, habrá oferta, según las “inexorables leyes del mercado”. Bajo este orden de ideas, si la Policía logra desestimular la compra de productos vendidos por ocupantes del espacio público, no habrá mercado suficiente para que éstos salgan a las calles a vender su productos; y solucionado el problema.

En opinión del jurista, los demandantes, por otro lado, es claro que no. La actividad de comprar no constituye “promoción” o “facilitación” de la ocupación del espacio público y lo que buscan es que la Corte Constitucional declare exequible el artículo demandado, pero condicionando su entendimiento en el sentido de que “los verbos promover o facilitar no hacen referencia a la compra de los productos ofertados por vendedores informales (…) sino aquellos grupos que mediante acciones busquen ocupar los espacios públicos”. En opinión de Borda, la lógica detrás de esta interpretación tampoco debe parecernos extraña, pues es claro que el verbo “promover” significa darle impulso a algo, procurando su logro (según la Real Academia de la Lengua Española); y, ciertamente, quien compra no está con su conducta buscando que los vendedores informales incumplan la ley. Quien les compra simplemente quiere una empanada.

En opinión de Borda, si los demandantes tienen razón, la Policía habría abusado en su interpretación del verbo “promover”, arbitrariedad que habrá de ser corregida, mediante el fallo final. 

La multa por la empanada

 El artículo en mención generó polémica, pues la sanción impuesta  a Stiven Claros por la compra de una empanada en el espacio público fue de $833 mil pesos.

Sin embargo, el pasado 8 de marzo, la inspectora 17 de Policía de Bogotá se abstuvo de imponer esa medida correctiva contra  Claros. La funcionaria ordenó al Distrito la devolución de $441.662 que había pagado el joven dentro de los cinco primeros días hábiles después de la notificación para lograr una reducción del 50% del valor total de la multa que fue de $833 mil.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
Ya soy suscriptor web