El Heraldo
Cortesía
Barranquilla

1.138 civiles facilitan que los gritos de auxilio sean escuchados

Los miembros de las Redes de Apoyo de la Policía en Barranquilla no son ecos; más bien, son un amplificador del llamado de los ciudadanos.

Hace 15 meses, Ricardo Abello González, de 52 años, decidió dejar de ser un espectador. La misma decisión había tomado Mónica Maldonado cuando tenía 29 años. Hoy tiene 44 y su decisión, así como su fe, se renueva cada mañana. Ambos hacen parte de la Red de Apoyo y Comunicaciones (RAC) de la Policía Metropolitana de Barranquilla, junto a otros 1.136 civiles que prefirieron “dejar de estar detrás de las ventanas y, simplemente, actuar un poquito”, como lo explicó Abello.

“Todos estamos pendientes de lo que está pasando en todo momento, Cualquier novedad o anomalía la reportamos a la Central y ellos canalizan la información hacia las unidades para que haya una atención oportuna a los casos”, continuó, describiendo su labor, la misma que ha mantenido paralela a su trabajo como consultor de marketing para empresas.

A lo que explica le llaman “estar 5/8”. Cinco-ocho. Un código policial que se ha convertido en la confirmación de asistencia de aquellos que, desde los barrios de Barranquilla, en una esquina de la calle principal, sentado en una llanta en la cancha o en la terraza de su casa; están listos para prestar ayuda. Preparados para amplificar los gritos de auxilio de sus amigos, familiares o vecinos, hasta el oído de las autoridades, sea a través de un mensaje de WhatsApp o una llamada por radio.

Como resultado, a diario los miembros de la RAC reportan hasta 2.000 casos de situaciones alarmantes registradas a lo largo y ancho de la ciudad, que permiten a la Policía Mebar hacer más individualizado el trabajo de prevención de la delincuencia en Barranquilla. Esto, según el teniente Diego Satizabal Reyes, coordinador de la Red de Apoyo de la Policía Metropolitana de Barranquilla, constituye uno de los principales objetivos –si no el más importante– de los programas cobijados dentro de las Redes de Participación Cívica (RPC) instauradas por el Gobierno Nacional y promovidas, sobre todo, por el presidente Iván Duque.

El teniente Satizabal explicó a EL HERALDO que la RAC es una de las formas de participación ciudadana, así como lo son las Redes de Apoyo y Seguridad que están enfocadas principalmente en los servicios de vigilancia comunitaria; además de los populares frentes de seguridad barriales.

En la ciudad, los 1.138 miembros de la RAC están repartidos en 37 subdivisiones –cada una con su grupo de WhatsApp–, cada una monitoreada por una estación de Policía que responde a los llamados y canaliza la información con la Central de Comunicaciones de la institución.

Además, también hay 506 miembros de gremios y asociaciones –sobre todo de comerciantes y religiosas– que se agrupan en otras formas de Redes de Apoyo y focalizan los trabajos preventivos con la comunidad.

“El objetivo inicial de la RAC es poder brindar información oportuna que ayude a mitigar los delitos que puedan la vida, el patrimonio y la integridad de los ciudadanos”, determinó el teniente Satizabal.

Dijo que las Redes de Apoyo se han constituido para “poder brindar información cuando ocurren hechos delictivos y que pueda haber respuesta oportuna por parte de las autoridades”.

Los balances de la Policía Metropolitana de Barranquilla dan cuenta de la recepción de más de 6.097 informaciones por parte de la RAC en lo que va corrido del año, las cuales han dejado resultados operativos e investigativos reflejados en 19 capturas y la recuperación de $9.000.000 en objetos robados. Sin embargo, el trabajo de la RAC no termina allí.

“Se rompe el hielo”

En tiempos en los que la Policía no goza de mucha popularidad entre un sector de los ciudadanos, y viceversa, las Redes de Apoyo y Comunicaciones vienen a jugar un papel fundamental, explicó la trabajadora social y miembro de la RAC, Mónica Maldonado.

Y es que, siendo ciudadanos como cualquier otro, pero también cercanos a las fuerzas policiales, para Mónica, los miembros de la RAC son pilares en la promoción y preservación de la sana convivencia.

Nuestro trabajo es reconocer qué es lo que está pasando en el entorno y ver de qué manera, primero, podemos llegarle a los otros ciudadanos para que ellos estén abiertos y puedan recibir esa ayuda de parte de la Policía”, afirmó Mónica.

Aseguró que ello requiere que se hagan trabajos de prevención de la criminalidad, así como campañas de ayuda social y emocional.

Esto les permite a los miembros de todas las Redes de Participación Cívica mantener relaciones constantes con la comunidad y estrechar vínculos entre civiles y uniformados, apoyados, por supuesto, en la red.

En ello estuvo de acuerdo el teniente Satizabal, quien precisó que la importancia de la RAC es que “rompe el hielo entre ciudadanía y Policía, y se establece una relación armoniosa entre ambos”,

Esto hace que nosotros podamos articular el servicio de Policía de manera más objetiva y clara”, dijo.

Así mismo, explicó que las redes de apoyo sirven para monitorear los procedimientos policiales, sobre todo aquellos que no se realizan adecuadamente.

“En estos casos, las Redes de Apoyo nos informan para nosotros, desde el nivel central, poder corregir lo que pueda estar sucediendo”, apuntó  Satizabal.

“Hay que ser un buen ciudadano”
Cortesía

Si bien los civiles que hacen parte de la Red de Apoyo y Comunicaciones de la Policía Metropolitana de Barranquilla son ciudadanos “comunes y corrientes”, el teniente Diego Satizabal explico que hay un requisito esencial para integrar la RAC: “Ser un buen ciudadano”.

“El trabajo de la Red de Apoyo es más que indicar el lugar en el que ocurrió un atraco; por eso, para ingresar a la RAC no basta con decir ‘quiero ingresar’. Hay proceso establecido de selección y el ciudadano debe cumplir con unos parámetros”, dijo el coordinador de la Red de Apoyo en Barranquilla.

Indicó que los aspirantes deben entregar una hoja de vida que incluya antecedentes judiciales y penales; pero, además, deben pasar por el filtro de las unidades de inteligencia, quienes estudian al ciudadano para asegurarse de que será una adición al grupo y no un riesgo para el trabajo policial.

“Después del aprobado de las unidades de inteligencia, se pasa a una capacitación durante un mes, al final del cual se les gradúa como promotores de seguridad”, detalló el teniente, destacando que la participación en la Red de Apoyo requiere de convicción y preparación en lo referente a la institucionalidad en el ámbito judicial.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Barranquilla
  • ciudadano
  • Policia
  • Redes de apoyo
  • Seguridad
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.