Atlántico | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Atlántico

Viaje al corazón del ‘litigio de El Totumo’

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi reactivó el proceso de deslinde entre los dos departamentos. EL HERALDO recorrió los puntos en conflicto para conocer cómo viven en estas zonas.

Municipios abandonados, un centro de salud cerrado, infraestructura vial en mal estado, entre otros aspectos, describen el panorama en las áreas urbanas y rurales de las poblaciones que inciden en el diferendo limítrofe entre Atlántico y Bolívar.

Precisamente son tres puntos los que el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) ha tomado como referencia para definir el límite que converge entre Santa Catalina (Bolívar), Repelón y Luruaco, en Atlántico. Un cuarto punto ha quedado aislado, según sus habitantes, porque fue convertido en un proyecto piscicola.

De acuerdo con el Igac, entidad que tiene la competencia para decidir sobre conflictos limítrofes, este territorio tiene una extensión de 91 kilómetros aproximadamente.

Esta “puja limítrofe”, como lo definió la Gobernación de Bolívar, se originó en 1954 por variaciones del Canal del Dique en la zona de San Pedrito, Galerazamba y El Totumo. En ese momento los límites fueron revisados por el Igac teniendo en cuenta la cartografía tradicional, pero esta decisión, tras un largo proceso, no fue oficializada por el Senado en 1962, por razones que las dos gobernaciones desconocen.

Ante esta situación, el Igac, de oficio, decidió retomar el caso para definir los limites y legalizarlos ante las asambleas de los dos departamentos y, posteriormente, ante Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado para su aprobación final.

En 2016 se reinició el proceso de oficio y la institución geográfica lleva a cabo desde entonces las diligencias conjuntas con los gobernadores de ambos departamentos o sus delegados y los alcaldes de los municipios cercanos.

El gobernador Eduardo Verano de la Rosa intentó restarle importancia a este caso, y le dio prioridad a otros temas “como la autonomía regional, Electricaribe, el Canal del Dique, entre otros”, según dijo.

Mientras que, recientemente, el secretario jurídico de la Gobernación del Atlántico, Rachid Náder, explicó que lo que se busca es aclarar la “indeterminación geográfica de límites territoriales. Hay predios que están cruzados los unos con los otros, por ejemplo hay predios que están en Atlántico y en Bolívar por el registro y la carta catastral”, sostuvo el funcionario, quien agregó que son más de 40 predios a los que le están cobrando tributo los dos departamentos, pero puede suceder que no lo estén haciendo.

Por su parte, el Gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, destacó que se está culminando la etapa de reconocimiento y una vez se cierre la jornada en mayo, allí deben quedar consignadas las inconformidades de cada una de las partes. De esta manera, explica el mandatario, se tendrán tres meses para aportar las pruebas que justifiquen o den a conocer el descontento de cada una de las partes implicadas.

“Galarezamba, el Volcán del Totumo, San Estanislao y San Cristóbal son y serán por siempre territorio bolivarense”, aseguró el mandatario departamental sobre estas poblaciones que inciden en el área limítrofe y donde estuvo EL HERALDO para conocer qué hay en esa zona y recopilando reacciones de la comunidad sobre el tema. 

 

Turbay sugiere a Verano que pidan suspender el diferendo

En un acto de soberanía, el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, realizó un recorrido por Santa Catalina y sus corregimientos. En la zona, hizo un llamado a su homólogo del Atlántico, Eduardo Verano, para que se firme públicamente un acta en la que ambos soliciten la suspensión inmediata de cualquier iniciativa que pretenda modificar lo que históricamente ha sido de Bolívar en Galarezamba y el volcán del Totumo (en Santa Catalina), así como el barrio Barranquillita en San Estanislao.

Turbay, en compañía de su gabinete y del alcalde de Santa Catalina, Salomón Castro, estuvo en la zona en litigio, como una muestra de respaldo a estos territorios que “históricamente han sido y continuarán siendo bolivarenses”. 

Invitó al gobernador del Atlántico a firmar dicho documento en el Volcán del Totumo y a unirse para hacer unas inversiones conjuntas en las zonas en conflicto. El mandatario aprovechó para anunciar que, con una inversión de $5.500 millones, de los cuales $.5.000 millones son aportados por Bolívar y el monto restante por la Alcaldía de Santa Catalina, el corregimiento de Lomita Arena tendrá su planta de agua potable. También inauguró un punto de turismo e información en el Volcán del Totumo. Con el comercio de la zona y los guías turísticos se acordó organizarse para prestar un mejor servicio a los turistas.

Un pedazo de Barranquilla en Bolívar

Barranquillita no solo es un sector de ‘La Puerta de Oro’ de Colombia, sino que también es ‘La Puerta de Oro’ de San Estanislao de Kostka (Bolívar), conocido como Arenal. Aunque, de acuerdo con los habitantes de este barrio en el vecino departamento, de oro no tiene nada debido a que ha sido “condenado al descuido” de su infraestructura vial, la cual es utilizada por viajeros que ingresan al municipio, provenientes de Villa Rosa (Atlántico). Entonces, la comparan con una puerta abierta para toda persona que quiera conocer a “gente amable en una población tranquila”, como describe Manuela Pertúz Fuentes, una de los 16.257 habitantes, a su lugar de nacimiento. Pero la mujer de 54 años sostiene que es una “vergüenza” que la entrada a Arenal esté cubierta precisamente de arena y que se vuelva intransitable cada vez que llueve por el lodazal. “Necesitamos que nos arreglen la calle, que en ese estado no podemos gozar de una calidad de vida”, dice Pertúz Fernández, quien agrega que la situación se hace más compleja con la falta de empleo, cuya fuente en esta zona de la región es la pesca, la agricultura y la albañilería. Con respecto a su cercanía con Atlántico, este hecho motivó, según cuentan sus 160 habitantes aproximadamente, a que se le conociera desde hace más de 90 años como Barranquillita, una urbanización de una calle estrato dos con cerca de 40 viviendas. Pero los límites entre un departamento y otro no los tienen claros, algunos dicen que San

Estanislao de Kostka ‘Arenal’ empieza en el colegio Francisco de Paula Santander, otros dicen que después del puente donde finaliza Barranquillita, hacia el sur. “Esto es un enredo, esperemos que le den solución lo más pronto posible”, dice el comerciante Álvaro Carrillo. Mientras que Wilber Fuentes no titubea al momento de afirmar que Barranquillita es de Atlántico, a pesar de que en su casa llega la factura de la energía eléctrica con nomenclatura bolivarense.

“A mí me gusta la idea de que sea de Atlántico, donde sí se ven mejoras. Bolívar no avanza y un ejemplo de ello es esta vía que desde hace un mes la rompieron para reconstruirla y no se ven los trabajos”, manifiesta Fuentes. El hombre de 37 años agrega que el nombre del barrio está bien puesto, teniendo en cuenta que no se celebran las fiestas de la Independencia, sino el Carnaval de Barranquilla. “Ayer (lunes) era un día normal, uno más del calendario, mientras que en Cartagena era el último día de la fiesta. Pero es otro cuento desde el 1° de enero, cuando se empieza a escuchar la música de Carnaval y la gente se disfraza”, finaliza Fuentes.

Por el momento, la comunidad espera que el Igac desenrede el tema limítrofe entre ambos departamentos, y que las obras avancen en la vía para así llevar con honor el remoquete de ‘La Puerta de Oro’ de San Estanislao de Kostka ‘Arenal’ (Bolívar).

En el Volcán del Totumo hay incertidumbre
Turistas suben a la cima del Volcán del Totumo. Hansel Vásquez

Otra zona que incide en el área limítrofe entre Atlántico y Bolívar es el Volcán de lodo del Totumo, el cual está localizado en el corregimiento de Pueblo Nuevo, en Santa Catalina (Bolívar). Sin embargo, la vía de acceso del atractivo turístico que se promociona a nivel nacional e internacional, muestra un deterioro que preocupa a comerciantes y turistas. Es un kilómetro de carretera, aproximadamente, que comunica al sitio turístico con la Vía al Mar, el cual tiene cráteres en el pavimento, lo que provoca el tránsito de propios y visitantes con precaución.

“Es poco lo que el municipio o la Gobernación de Bolívar invierten en el Volcán del Totumo”, dice Camilo Caballero, uno de los comerciantes.

Precisamente el hombre es el presidente de la asociación de vendedores y comerciantes del atractivo turístico, quien agregó que parte de los ingresos que se obtienen a través del turismo se remiten a las mejoras de la vía, pero indica que no es suficiente.

Caballero, quien dice que los tributos correspondientes al predial en El Totumo los consigna al municipio de Santa Catalina (Bolívar), asegura que el regreso del Igac a esta zona para definir los límites entre Atlántico y Bolívar ha generado una incertidumbre en el ambiente.

“Nosotros no sabríamos cómo se comportaría Atlántico con los vendedores y cómo beneficiaría al turismo en el Totumo. He ido a los corregimientos y municipios del Atlántico y la inversión social es más visible que aquí en Bolívar”, sostiene. Por su parte, el vendedor Enrique Díaz afirma que “no hay ninguna duda de que el Volcán del Totumo está en Bolívar”, aunque muestra su interés en que resulte en territorio atlanticense después de los trabajos que lleva a cabo el Igac. “El Atlántico no olvida a nadie”, añade.

 

El trazado limítrofe tiene “aislada” a la estación piscícola de San Cristóbal

Su ubicación entre Las Compuertas y Santa Lucía (Atlántico) y San Cristóbal (en Bolívar), junto con el canal del Dique, la tienen aislada, dice Francisco Romero, un residente cercano al municipio bolivarense.

Se refiere a la estación piscícola de San Cristóbal, donde se trabaja en la producción de peces en coordinación con la Universidad de Cartagena, y hasta donde una comisión del Igac se desplazó en días pasados para verificar los puntos limítrofes, ya que se encuentra en el área de incidencia.

“Recuerdo que la zona en disputa entre Atlántico y Bolívar empezó desde hace muchos años y, en este punto, la cuestión fue que antes de que se corrigiera el curso del Canal del Dique, este no pasaba paralelo a los predios de la piscícola, sino que la cruzaba, el cual era el curso original del afluente. Del Canal para allá (señala el norte) es Atlántico y del canal para acá (señala el sur) es Bolívar”, relata el habitante de esa zona.

Agrega que ahora el viejo canal quedó convertido en un arroyo que proviene del cauce actual y que hasta allí se acercaron delegados del Igac y de las gobernaciones de ambos departamentos.

“No creo que en este punto se modifique mucho el área limítrofe, pues en esta zona ya hay un proyecto (piscícola). Lo mejor sería que continuara en territorio de Bolívar”, añade el hombre.

 

“Bonito sería que Galerazamba perteneciera a Atlántico”
El maleza cubre parte del parque en Galerazamba. Hansel Vásquez

El estridente sonido producido por una música de Carnaval que proviene de un billar contrasta con el silencio del resto de calles desoladas en Galerazamba, corregimiento de Santa Catalina (Bolívar), que está incluido en el diferendo limítrofe con Atlántico. 

Son las 9:30 a.m. de un sábado de noviembre, cuando se celebran las Fiestas de la Independencia en Cartagena y municipios cercanos. Sin embargo, los 58 kilómetros de distancia, aproximadamente, que hay desde la capital de Bolívar hasta esta población no alcanzan a ‘contagiar’ a sus 2.000 habitantes. Y es que el tema del día, y de la semana en general, no tiene que ver con la reina favorita para quedarse con el reinado, o el disco que más suena durante esta celebración, sino la pertenencia de Galerazamba a Bolívar o a Atlántico, según la discusión hasta los gritos originados en una casa de material producida por dos mujeres. Se trata de Martha Porras y Glendys Siado, dos nativas del corregimiento, quienes escucharon que se reactivó la disputa de territorio entre los dos departamentos. Aunque ambas están de acuerdo en que Galerazamba le pertenece a Bolívar, una busca convencer a la otra, desde hace media hora, cuáles han sido los sectores “más abandonados” por la Gobernación de dicho departamento. “La problemática principal es el agua. Están haciendo un acueducto, pero no se ven los avances. Debemos coger agua de un pozo contaminado y de donde salen todo tipo de culebras, mientras que aquí cerca, en Atlántico, tienen pavimentación, tienen alcantarillado y tienen acueducto”, dice Porras.

Por su parte, Siado declara que “se nota el abandono en que nos tiene Bolívar. No apoyan en cultura, no apoyan en educación, no apoyan en deporte. Hay una banda de paz y no se reciben recursos por parte de ellos”. Pero Glendys Siado, de 29 años, no omite el debate suscitado e indica la clave para identificar los límites entre Atlántico y Bolívar, al menos sobre la vía al mar, por donde se accede a Galerazamba.“Podemos comparar los pueblos del Atlántico y de Bolívar. En Atlántico se ve la calidad del agua, invierten en educación y en cultura; aquí (Bolívar) no se ve algo de eso”, dice la mujer con un tono de impotencia proporcional a la alta temperatura provocada por la humedad y el sol que se alza en el cielo azul despejado a las 10:00 a.m., el cual hace transpirar a Siado. Lo que expresan las dos mujeres va acorde con el panorama que muestra el pueblo desde su entrada, en la plaza principal, donde está ubicado un parque cubierto por la maleza, una iglesia con una grieta formada en su fachada, un centro de salud cerrado, y vías en su alrededor llenas de barro. De pronto, Juan Carlos Martínez, en medio de las declaraciones negativas de la comunidad, alza su voz: “bonito sería que Galerazamba perteneciera a Atlántico, pero no todo puede ser malo. Lo bueno que tiene Galerazamba es su gente, la tranquilidad que se respira y la seguridad que gozamos”. Pero, al parecer, Martínez es de los pocos optimistas que quedan en esta población, pues ante las adversidades los que no avizoran prosperidad se marchan y los que quedan es porque gozan de una pensión, según cuenta el líder comunal Árnold Romero.

“La juventud emigra. Tenemos aproximadamente 300 bachilleres que se van porque no hay fuente de empleo en la población y la población solo queda con los jubilados, mientras que otros se dedican al rebusque”, manifiesta.

La declaración de Romero es apoyada por Yanelis Ortiz, una madre de familia de 34 años, quien aconseja a sus dos hijos menores de 13 y 14 años a que se marchen por un mejor futuro.

“Aquí no hay vida. Por eso les digo a mis hijos que cuando crezcan se vayan a Atlántico, donde tengo unos familiares”, dice la mujer, quien agrega que cada vez que estos infantes salen a vacaciones se van para San Luis, un barrio de Barranquilla. Y es que la única fuente de empleo de Galerazamba, la explotación de sal, desde hace dos años está disuelta a la espera de que una empresa operadora obtenga la licitación, pues la última firma la ha dejado por falta de ganancias, de acuerdo con los moradores. Uno de ellos, Guillermo Rodríguez, recuerda los mejores momentos de las salinas de Galerazamba, cuando solo él producía hasta cinco toneladas de sal en un día, mientras trabajaban 500 personas más de manera directa. Ahora, ni la sal ni el bodegón donde se deposita la sal, el cual se cae a pedazos. “Es una lástima, porque significa el sustento para mi familia”, dice el hombre de 64 años.

Entonces, cuando el sol se fortalece con el registro del minutero a las 12:30 p.m., los habitantes de Galerazamba ya no discuten por los límites de Bolívar y Atlántico, sino por los “límites de un  abandono” que no toca fondo.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más noticias de:

  • Atlántico
  • Bolívar
  • Sin Límites
COVID-19 🚷 Toque de queda desde las 2 p.m. hasta las 5 a.m. del martes 30 de junio 🔴 Ministerio de Salud reportó 4.149 nuevos contagios a nivel nacional y 128 muertos 🔴 Número de casos registrados: Bogotá 27.118 🔺 Atlántico 21.189 🔺 Valle del Cauca 9.277 🔺 Bolívar 8.560 🔺 Antioquia 3.873 🔺 Nariño 3.040 🔺 Cundinamarca 2.436 🔺 Amazonas 2.252 🔺 Magdalena 1.624 🔺 Chocó 1.391 🔺 Meta 1.199 🔺 Sucre 976 🔺 Cesar 884 🔺Tolima 766 🔺 Santander 628 🔺 Córdoba 581 🔺 Risaralda 502 🔺 Boyacá 340 🔺 Cauca 331 🔺 Huila 322 🔺 Norte de Santander 305 🔺 La Guajira 285 🔺 Caldas 244 🔺 Quindío 161 🔺 Arauca: 76 🔺 Casanare 65 🔺 Guaviare 37 🔺 Caquetá 31 🔺 Vaupés 28 🔺San Andrés y Providencia 24 🔺 Putumayo 20 🔺 Guainía 14 🔺 Vichada 1 🔴 X
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web