Atlántico | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
La gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera y el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo
Cortesia
Atlántico

¿Qué están haciendo para frenar el contagio?

El Heraldo entrevistó a la Gobernadora del Atlántico y al Alcalde de Barranquilla para conocer cuáles son sus estrategias contra la COVID-19.

.

“Estamos revisando la posibilidad de reducir las excepciones que hoy existen”
P.

¿En qué momento se encuentra hoy la pandemia en el departamento?

R.

Estamos en un momento de alto contagio en el Atlántico, que por supuesto nos preocupa mucho. Dentro de las proyecciones que teníamos definidas esperábamos un aumento de casos para la segunda semana y tercera semana de junio. Por eso estamos reforzando las medidas de vigilancia y realizando mucha pedagogía para que todos tomemos conciencia de la importancia del autocuidado. 

P.

¿Por qué considera que se aceleró el contagio en el departamento?

R.

Existen varios factores. Primero, una muy buena interconexión vial que nos permite llegar en hora y media de un extremo del departamento a otro, lo que permite que nuestra gente en los municipios pueda trabajar en el área metropolitana de Barranquilla y en plena pandemia la alta circulación nos juega en contra. Segundo, unas condiciones socioeconómicas muy fuertes, con niveles de pobreza alta y gran hacinamiento que dificulta el aislamiento social. Tercero, la indisciplina social. No ha sido fácil el cambio de nuestros comportamientos, pero esperamos que ahora con las campañas pedagógicas que estamos intensificando podamos avanzar en el autocuidado. Y cuarto, hoy somos el departamento que más pruebas está realizando en términos per cápita.

P.

¿Tendrá el departamento la suficiente capacidad hospitalaria para atender el creciente número de casos?

R.

Sumamos 535 unidades de cuidados intensivos en todo el departamento, de las cuales tenemos el 15% de camas disponibles. Adicionalmente, todos los días se hacen esfuerzos para aumentar nuestra capacidad hospitalaria con los ventiladores que está enviando la Nación; pero el mensaje a toda la gente del Atlántico es que si seguimos aumentando el número de contagiados, al ritmo que lo hemos venido haciendo estas últimas semanas, con seguridad llegará el día en que las camas no den abasto y el sistema de salud puede colapsar. Por eso, hemos generado acciones rápidas desde la Gobernación en articulación con los municipios para la realización de cercos sanitarios y educación para el distanciamiento social. Estas estrategias van acompañadas de la entrega de 1,5 millones de tapabocas que el equipo de la Gobernación adelanta puerta a puerta.

P.

¿Cómo hacerle entender a los ciudadanos que el virus es una amenaza real y que solo a través del autocuidado se podrá superar la actual crisis?

R.

Esa es la pregunta que todos los días me quita el sueño. Hemos implementado una estrategia de pedagogía personalizada con 300 guardianes de la salud recorriendo casa a casa para explicarles a las familias las medidas de autocuidado y lo implacable que es este virus. No queremos tener que sumar más fallecidos y contagiados para que la gente tome conciencia. 

P.

¿Qué se está haciendo para frenar la proliferación del contagio en los municipios y qué otras medidas se están evaluando?

R.

Estamos realizando acciones de cercos sanitarios, búsqueda activa de casos y tamizajes en grupos de riesgo en los municipios con crecimiento más rápido como Soledad, Sabanagrande, Galapa, Malambo, Sabanalarga, Puerto Colombia y, de manera especial, Tubará, que aunque no tiene un crecimiento rápido sí tiene una alta mortalidad que nos lleva a tomar medidas más estrictas de seguimiento de búsqueda activa de caso. Además, continuaremos con las medidas de aislamiento obligatorio como son los toques de queda el próximo fin de semana de puente las 24 horas y toque de queda en días de semana desde las 8 de la noche. No hemos aumentado las excepciones para nuevos sectores económicos y estamos revisando la posibilidad de proponer reducir las excepciones que hoy existen.

P.

¿El Gobierno nacional le está respondiendo al departamento?

R.

Gracias a una mesa técnica que realizamos el miércoles con nuestros congresistas del Atlántico recibimos compromisos por parte del Gobierno nacional muy importantes. Fue un espacio muy fructífero porque logramos sumar esfuerzos y cuatro acciones concretas: el Ministerio del Interior enviará 120 mil ayudas alimentarias para las familias del Atlántico que estén en cercos epidemiológicos; la Fiscalía judicializará a las personas que no cumplan con el toque de queda y se habilitarán espacios de reclusión temporal; el Ministerio de Salud y Superintendencia de Salud se comprometieron a hacer seguimiento a las EPS que están prestando servicios deficientes durante la pandemia, y el Mindefensa nos apoyó con el envío de 400 nuevos soldados del Ejército para que refuercen la vigilancia y las campañas pedagógicas puerta a puerta.

“Nuestra prioridad es proteger a los ciudadanos de la tercera edad”: Alcalde
P.

¿En qué momento está hoy la pandemia en la ciudad?

R.

Según los comités de expertos locales (universidades, médicos, especialistas, etc.) y nacionales (Ministerio de Salud, INS),  aún estamos en una fase de aceleración y alta circulación del virus. Estas dos semanas son cruciales para estabilizar el crecimiento del contagio, pero todavía no hemos llegado al pico de infección, como lo ha certificado el Instituto Nacional de Salud. El número de casos está aumentando, aunque la tasa de contagio se mantiene igual, pues hay que descontar de los casos positivos los 1.839 recuperados que registra la ciudad.

P.

¿Por qué cree que se aceleró el contagio?

R.

Después de la celebración del Día de la Madre, las cifras evidentemente se aceleraron y han mantenido esa tendencia. Hasta ayer teníamos 7.650 casos positivos, de los cuales el 22.5% estaba recuperado y 71% se recuperaba en casa, el 1,9% estaba hospitalizado y 1% en UCI, con 358 fallecidos que lamentamos profundamente. Hay varios factores que explican estas cifras, pero los más importantes son la fragilidad al contagio, documentada por varios organismos internacionales, que en el caso de Barranquilla tienen que ver con la densidad urbana y las olas de calor; el momento en que se encuentra el ciclo epidemiológico, que ya está alcanzando su punto más crítico; la informalidad laboral que, si bien habíamos venido reduciendo, empujó a vendedores ambulantes y estacionarios a las calles, y, por supuesto, la baja percepción del riesgo por parte de algunos ciudadanos que han bajado la guardia en el control y autocuidado.

P.

¿Tiene Barranquilla la suficiente capacidad hospitalaria para afrontar la crisis?

R.

El consumo de unidades de cuidados intensivos de estos días se debe, primero, al incremento de enfermedades respiratorias prevalentes en la época (abril, mayo y junio siempre presentan altos registros); segundo, la atención a la morbilidad tradicional (enfermedades cardiacas, incidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial), y tercero, algunos indicadores de accidentalidad, violencia intrafamiliar y agresiones de delincuencia común que también se han venido dando. Con esto quiero precisar que las UCI no están atendiendo solo casos de COVID. Tengamos en cuenta, además, que históricamente la capacidad de consumo de UCI de la ciudad oscila entre el 85% y el 90%, de lo cual Barranquilla usa el 58%, y el resto, pacientes de otros municipios del Atlántico y de otros departamentos de la Costa Caribe. El dato de ayer es que de las 517 UCI tenemos una ocupación del 74%, que corresponde a: 87 UCI con pacientes COVID, 217 con enfermedades respiratorias y el resto con otras patologías. Esto lo estamos monitoreando permanentemente, mediante un tablero de control que nos permite visualizar en qué estamos. El seguimiento se activó con la alerta naranja decretada hace unos días en la ciudad, y que nos ha permitido intervenir la red privada para priorizar la atención al paciente Covid de Barranquilla y el Atlántico, y manejar la asignación de UCI y camas hospitalarias mediante el Centro de Regulación de Urgencias, siempre con un criterio de optimidad y servicio público. Estamos a la espera de nuevas unidades que nos hará llegar el Gobierno nacional, y avanzamos en la habilitación de la capacidad expansiva del hospital de campaña de Puerta de Oro, previo acuerdo con las EPS, que ya está en marcha.

P.

¿Cómo le están explicando a los ciudadanos que el virus es una amenaza real?

R.

Esta era la parte más sencilla, pero se convirtió en la más compleja. Lo que pedíamos a los ciudadanos era lavarse permanentemente las manos, usar el tapaboca, guardar la distancia social y salir de casa solo en caso de ser necesario. Miren esta cifra: los ciudadanos mayores de 60 años representan el 17% de los casos positivos, pero el 74% de los fallecidos. Esto ha llevado a nuestros expertos a concluir que los adultos jóvenes, que por lo general son asintomáticos o presentan síntomas leves, están llevando el virus a la casa sin darse cuenta. Estamos activando campañas pedagógicas en todos los barrios para insistir en el autocuidado, y en este empeño estamos siendo apoyados por las organizaciones comunales y muchas empresas de la ciudad. Pero estamos actuando con mano firme contra los infractores. Los que sorprendamos en la calle, sin estar exceptuados, o violando la ley seca irán a la cárcel. Ya tenemos varios presos en la UPJ. El virus es real, tiene una altísima tasa de contagio y para la población en riesgo claramente puede ser mortal, pero luchamos día a día contra la laxitud de algunos ciudadanos y la desinformación por cuenta de cadenas de información falsa activadas por detractores de la ciudad, que hacen mucho daño respecto a la verdadera dimensión de esta amenaza de salud pública.

P.

¿Cómo se está trabajando para frenar la propagación de casos en sectores, barrios y localidades?

R.

Semanas antes del primer contagiado, activamos nuestra sala de crisis y desde entonces no hemos parado. Trabajamos fundamentalmente en: pedagogía, para insistir en que la única vacuna posible hoy es el tapabocas y autocuidado; la ayuda económica para las familias de menores recursos, a las que hemos entregado casi 500 mil auxilios alimentarios; el equipamiento médico, que ha garantizado la atención de los pacientes que lo han necesitado; la detección temprana, para lo cual, en alianza con 7 EPS, estamos aplicando pruebas aleatorias en los 15 barrios con mayores contagios a fin de ampliar el rango en la búsqueda activa de casos y detectar el virus a tiempo; el monitoreo permanente, que nos permite actualizar diariamente nuestro mapa de calor para saber en qué barrio, calle y casa están los contagiados activos y los recuperados. Tuvimos que reforzar estas medidas con el toque de queda en fines de semana y todos los días de lunes a viernes, de 8 de la noche a 5 de la mañana; cercos sanitarios en seis zonas con altos riesgos, que buscan esencialmente arropar a la comunidad para ayudarlas a salir de la crisis.

P.

¿Qué otras medidas contempla?

R.

Todas las que la coyuntura vaya exigiendo y las que el monitoreo que llevamos nos señalen. Hoy por lo pronto estamos enfocados en proteger a los ciudadanos de la tercera edad. Esa es nuestra prioridad. Estamos haciendo una intervención social muy fuerte en las viviendas con ciudadanos mayores de 65 años, principalmente en las localidades Suroriente y Metropolitana, y les hemos pedido a las EPS mejorar la adherencia de pacientes con patologías crónicas, con alternativas como la telemedicina, la atención domiciliaria y hospitalización en casa.

P.

¿El Gobierno nacional le está respondiendo a Barranquilla?

R.

Sin duda. En esto no sobra ninguna ayuda y, por el contrario, siempre falta. Pero lo que hemos pedido al Gobierno nacional lo hemos tenido. Ya llegaron 49 ventiladores de 250 que nos prometieron y esta semana deberán enviarnos 25 más para Barranquilla y otros 25 para el Atlántico. La semana pasada recibimos también a 400 hombres del Ejército que reforzarán los controles en la ciudad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Alcaldía de Barranquilla
  • coronavirus
  • Elsa Noguera de la Espriella
  • Gobernación del Atlántico
  • Jaime Pumarejo Heins
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web