La promesa que Diomedes Díaz no le ha cumplido a la Virgen ...

El heraldo

Inicio de sesión

Por favor, introduce tus claves de acceso o las de tu red social habitual

¿No tienes una cuenta? Regístrate »

Últimas noticias

Carrera 46 con Vía 40.
10:25

El deterioro de cuatro rejillas de la ...

 Calle 58 con carrera 18.
10:19

Reiterados cortes de energía aquejan a habitantes...

Decenas de cubanos alzan sus manos para saludar a la caravana que transporta las cenizas del expresidente Fidel Castro.
09:59

Los restos serán inhumados en el...

09:58

Soledeños preguntan por el estado de la obra de...

Reinaldo Rueda, director técnico de Nacional.
09:41

Agregó que a Mendoza “lo reconocen...

Michael Bennett, del sindicato de futbolistas de Inglaterra (PFA).
09:35

Línea habilitada para denuncias recibió...

Oficiales de la Armada indonesia y los equipos de rescate en busca de las víctimas del avión de la policía se estrelló en las aguas de Senayang, Islas Riau.
09:24

Las fuentes precisaron que habitantes...

Rafael Ortíz.
09:20

A través de Wasapea a EL HERALDO, nuestros lectores...

El vicepresidente saliente de EEUU, Joe Biden, junto al presidente Juan Manuel Santos.
00:15

El vicepresidente de EEUU espera que haya una “...

3
El titulo es:La promesa que Diomedes Díaz no le ha cumplido a la Virgen del Carmen

La promesa que Diomedes Díaz no le ha cumplido a la Virgen del Carmen

El cantante vallenato asguró que “si me para de aquí (la Virgen del Carmen) le hago una iglesia en el Valle”.
Archivo
Archivo
Diomedes es devoto de la Virgen del Carmen, el 16 de julio es una fecha especial para el artista. Archivo
El cantante vallenato asguró que “si me para de aquí (la Virgen del Carmen) le hago una iglesia en el Valle”.

Encerrado en las cuatro paredes de la clínica Santa Fe en Bogotá con la compañía de una cama, un dolor profundo en el cuerpo producto de una gran enfermedad y una silla de ruedas, y muy seguramente a la luz de la presencia de la Virgen del Carmen, Diomedes Díaz, reducido a un cuerpo sin movimiento, lloraba y leía la Biblia. Fue en ese momento (18 años atrás) que, como lo plasmó en su composición ‘Volver a vivir’, le pidió al Señor que le recibiera su corazón y serían suyas sus alabanzas.

Pero no fue esta promesa la que se prendió en el alma de su fanaticada, sino esta, hecha en la misma canción: Y a mi Gran Virgen del Carmen que no se aparte de mí, que si me para de aquí le hago una iglesia en el Valle, que le hizo a la Santa a la que siempre le ha profesado el amor más bonito desde mucho antes de empezar a aplicar la enseñanza que para su vida musical le dejó su tío Martín Maestre, que Dios lo tenga en la gloria porque murió.

Este fervor por la Santísima lo explica Jaime Pérez Parodi, conocido como la Biblia del Vallenato. “Él se crió escuchando a los papás hablar de la Virgen del Carmen porque en la región donde nació (en La Junta, en La Guajira) esta fiesta es bastante destacada”, dijo y agregó que “cuando va tomando confianza como artista empieza a saludar a sus amigos y a identificarse con la Virgen del Carmen, de ahí en adelante la gente comenzó a regalarle la Virgen del Carmen en todas las formas, tamaños y diversas presentaciones”.

Y aunque ni el estudioso del vallenato ni ninguno de sus más cercanos amigos precisan en qué tema Diomedes envía el primer saludo a la Virgen del Carmen, sí recuerdan que tiempo después que a alguien en una parranda se le ocurriera decir “ese muchacho que canta puede servir, por el estilo que tiene para cantar...”, ya en sus primeros saludos se escuchaba Ay Virgen del Carmen, hija lo que te dije, lo que te dije. Otra incógnita porque tampoco se sabe qué le pidió en esa ocasión.

Mientras que en la letra de ‘Volver a vivir’, tema que le dio título a su trabajo musical de 1998 al lado del acordeonista Iván Zuleta, dejó clara la petición que desde hace 14 años retumba con más fuerza cada vez que llega esta fecha, 16 de julio, en que los devotos celebran el Día de la Virgen del Carmen, e inevitablemente se preguntan ¿Qué pasó con esta promesa que Diomedes le hizo a la Santa de su devoción?

“Él es muy temeroso de la Virgen, así que sí se lo prometió se lo cumple, además porque cómo dice la mamá de él, la vieja Vira Maestre, ‘él sabe que tiene que cumplirle porque la Virgen cobra con intereses’”, apunta Jaime Pérez.

Por otra parte, Joaco Guillén, quien fue representante por cerca de 20 años de este artista considerado el ídolo de todos los tiempos en el mundo vallenato, dice al respecto “mi compadre, a quien admiro y respeto mucho, no sale de su casa sin encomendarse a la Virgen del Carmen”, aunque advierte que a su amigo del alma a quien no quiso hacer sentir mal y resistió las lágrimas el día que lo vio tirado en la cama de la clínica en Bogotá cuando “no movía ni las pestañas”, es muy reservado en este tema, sin embargo, revela que el artista es la persona que tiene más figuras de la Virgen. “La tiene en ‘bultico’ en el bolsillo, la lleva en la cartera, la tiene en cuadros en su casa, la carga en el carro, la tiene en un nicho, y a su finca cerca al corregimiento de Badillo, jurisdicción de Valledupar, le puso ese nombre ‘La Virgen del Carmen’”.

Sobre esto Jaime Pérez señala “son tan excesivas las demostraciones de fe de Diomedes Díaz por la Virgen del Carmen que en una ocasión el Obispo Primado de Colombia lo calificó de hiperdúlico (máxima devoción)”.

Con más razón y ahí es donde la cosa se pone seria y da cabida a la duda, entre esa fanaticada que lo sigue desde siempre y que en cada una de sus actuaciones se pasma frente a la tarima como si con sus canciones les transmitiera un hechizo, y sale a flote el interrogante ¿por qué El Cacique de La Junta (como lo bautizara Rafael Orozco) no le ha hecho la iglesia en el Valle?

Joaco Guillén afirmó que delante de él (era su representante) y la entonces esposa de Diomedes, Patricia Acosta, el artista hizo la promesa en la habitación de la clínica. Guillén, actual representante de Poncho Zuleta, dijo que 14 años después que se hiciera el ofrecimiento, aprovechó un acercamiento con Diomedes en el reciente Festival Vallenato y un entrañable abrazo para preguntarle ¿compadre, qué ha pasado con la promesa de la iglesia? A lo que respondió, “‘ve compadre por qué le digo que lo necesito a mi lado’”. “Me quiso decir que necesita apoyo”, dijo Joaco.

AL DÍA consultó a algunos de los amigos más cercanos del primer y único artista vallenato en recibir Disco de Diamante para conocer si estarían dispuestos a rodearlo para que cumpla con esta promesa de hacer una iglesia a la Virgen del Carmen en el Valle.

Con la emoción a flote, Joaco Guillén responde “por el lote no es, porque desde la creación del proyecto de la urbanización Villa Taxi, el terreno está disponible”. Igualmente confirma que “el doctor Armando Morelly también le ofreció un espacio en el sector de Don Carmelo y estoy seguro que a la hora que Diomedes se lo pida, él se lo cede”.

Propone además Guillén que se cobre la entrada al lanzamiento del próximo CD de Diomedes. “Poncho Zuleta está dispuesto a acompañarlo ese día o viceversa en el lanzamiento del CD de Poncho que Diomedes lo acompañe”. La tarifa que sugiere Joaco es de 5 mil pesos y que la recaude la iglesia para empezar la construcción del tan esperado templo. Esta idea la completa Arturo ‘El Cocha’ Molina, “nada más es que el Cacique abra la boca y no solo los amigos (pudientes) lo apoyan, estoy seguro que los fanáticos más humildes le llevan así sea de un ladrillo, y material es lo que va a sobrar”.

Poncho Zuleta por su parte dice “Diomedes ha incumplido porque en el mundo musical hay muchos compromisos, pero él es noble y bueno y sobre todo devoto de la Virgen y él reconoce que ella ha sido su protectora. Lo respaldo esta ocasión como siempre lo he hecho”.

Gustavo Molina: “Estoy a su disposición completamente, lo apoyo con dinero o la manera que él lo necesite para subsanar esta falla, es más voy a hablar con su grupo de amigos”.

Gustavo Cabas Borrego: “mi apoyo a Diomedes es incondicional, porque además de ser mi amigo hace más de 40 años, es un gran ser humano al que con la disposición de todos sus amigos, cumplirá esa promesa”.

¡Hola!