El heraldo

Luis Andrés tuvo un mal presagio antes de morir

Inicio de sesión

Por favor, introduce tus claves de acceso o las de tu red social habitual

¿No tienes una cuenta? Regístrate »

El titulo es:Luis Andrés tuvo un mal presagio antes de morir

Luis Andrés tuvo un mal presagio antes de morir

Reproducción Hernando HergaraLuis Andrés Colmenares, derecha, en una fiesta con un grupo de compañeros.

Durante todo el día, el 30 de octubre de 2010, Luis Andrés Colmenares Escobar le dijo a su madre Oneida que no quería ir a la fiesta de integración que habían organizado sus compañeros de estudios esa noche en Bogotá, pues tenía un mal presentimiento.

Sin embargo, el teléfono repicó una y otra vez, eran sus amigos insistiéndole en que no se fuera a perder el evento. La duda la mantuvo hasta cuando llegó Laura Milena Moreno, con quien hacía menos de un mes había iniciado un noviazgo.

La joven estudiante de la Universidad de los Andes, donde Luis Andrés también cursaba clases en las facultades de Ingeniería Industrial y Economía, tocó la puerta de la familia Colmenares en el barrio Quibinal, minutos después los dos muchachos salieron en compañía de otro universitario hasta una taberna al norte de la capital del país, donde departirían hasta la madrugada.

Esa fue la última vez que Oneida vio con vida a su hijo. A las 4:30 a.m. del 31 de octubre, Gonzalo Gómez, amigo de Luis Andrés, llamó al celular de Jorge, el hermano menor de éste para preguntarle si Luis había llegado a casa, ante la respuesta negativa, le contó que había salido corriendo y estaba desaparecido, pero le advirtió que no fuera a contarle nada a su mamá.

La angustia se apoderó de Oneida, quien muy poco había conciliado el sueño. Ese día su esposo, Luis Colmenares, exsubcontador general de Nación había viajado a Chile. “Cuando el papá está de viaje ellos duermen conmigo, pero Luis Andrés no llegaba, mi hijo Jorge me contó de la llamada y empecé a timbrarle al celular pero no me contestó; a los 20 minutos se comunican conmigo sus amigos y me dicen que él había salido corriendo, que esperara en la casa. Yo no me aguanté y salí a buscarlo, después nos informan que se había tirado al caño”.

UNA VERSIÓN POCO CREÍBLE. Laura Milena Moreno Ramírez y su amiga Yesi Mercedes Quintero Moreno salieron del establecimiento donde departían con Luis Andrés Colmenares a comer perro caliente, pero después señalaron que él había corrido tirándose al caño.

Oneida Escobar dijo que desde el comienzo dudó que esto fuera verdad, ella vio el caño y no tenía más de 10 centímetros el nivel del agua, ahora la Fiscalía demostró que el joven cuyos padres son oriundos de Villanueva, La Guajira, donde Luis Andrés solía pasar vacaciones, fue muerto producto de golpes con objeto contundente.

Esto lo verificó el organismo luego de que hace más de un mes exhumaran el cadáver del cementerio de Villanueva, donde están sepultados sus restos; un segundo examen forense determinó las causas del deceso.

Además Laura Moreno tenía el teléfono interceptado, por lo que las autoridades detectaron una grabación en la que la joven le decía a su interlocutor que estuviera tranquilo, que ella era la única que sabía lo que sucedió.

Con estas pruebas el Juez 21 Penal de Bogotá, con funciones de control de garantías, legalizó la captura de Laura y Yesi como coautoras impropias de homicidio agravado.

Flor Gil de Escobar, abuela de Luis Andrés, quien vive en Villanueva, aseguró que “siempre supe que esas jóvenes estaban diciendo mentiras. Yo nunca creí eso”. Dijo que su nieto era un joven aplicado. En esos días, señaló, Luis Andrés preparaba un viaje a los Estados Unidos a un intercambio, pero sus sueños se truncaron esa noche.

Luis Andrés Colmenares Escobar tenía 20 años de edad. Esa ‘noche de brujas’ se disfrazó de diablo, estuvo contento, departió con sus amigos y aproximadamente a las tres de la madrugada salió del establecimiento en compañía de las dos jóvenes. Doce horas después fue encontrado muerto por el Cuerpo de Bomberos de Bogotá en el caño del parque El Virrey. Según la investigación, fue asesinado en otro lugar y arrojado a la corriente.

El joven fue sepultado en Villanueva, de donde son oriundos sus padres. Allí cada sábado su tía Nely Escobar y su abuela Flor Gil le llevan flores, le arreglan su tumba y lo cuidan. Sus padres siguen viviendo en Bogotá.

Por Miguel Barrios
Villanueva, sur de La Guajira.

Noticias más populares

  • EN Región Cari...
  • EN EL HERALDO
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!