El heraldo

Ley del Montes: Magdalena, vuelve y juega la parapolítica e ...

Inicio de sesión

Por favor, introduce tus claves de acceso o las de tu red social habitual

¿No tienes una cuenta? Regístrate »

Últimas noticias

Globo de la Muerte donde falleció el acróbata.
22:16

Según versiones de los administradores del circo, el...

22:00

La financiación se hará a través de...

Grupo de las Farc.
21:47

El Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación...

La presidenta Park Geun-Hye en una imagen de archivo tras finalizar un discurso ante la nación el 29 de noviembre pasado.
21:42

Tras seis semanas de continuas manifestaciones en las que...

Simón Trinidad.
21:35

Los senadores enviaron una misiva al mandatario para...

Vista del banquete del Nobel en el Salón Azul del Ayuntamiento en Estocolmo.
21:23

Casi nada se sabe del menú que se ofrecerá...

21:23

Alias "Monchi", cuyo verdadero nombre es Luis...

20:37

Especialistas consultados por EL HERALDO describen el...

Samsung Galaxy Note 7.
20:27

La empresa realizará una actualización que...

19:54

La campaña es uno de los momentos más...

El titulo es:Ley del Montes: Magdalena, vuelve y juega la parapolítica en las elecciones

Ley del Montes: Magdalena, vuelve y juega la parapolítica en las elecciones

Excongresistas condenados por la Corte Suprema no se resignan a abandonar el poder en el departamento y lo quieren mantener en cabeza de sus herederos políticos. ¿Quiénes son los aspirantes?
José Puente.
José Puente.
Franklin Lozano de la Ossa es hijo de Franklin Lozano Andrade, condenado por parapolítica. José Puente.

Temas tratados

Excongresistas condenados por la Corte Suprema no se resignan a abandonar el poder en el departamento y lo quieren mantener en cabeza de sus herederos políticos. ¿Quiénes son los aspirantes?

“¡Don Pepe Vives se debe estar revolcando en la tumba. Imagínese usted: uno de sus descendientes directos aspira al Senado por el Partido Conservador!”, exclama Lácides Arias, de unos 70 años de edad, mientras observa en la plaza de Bolívar, de Santa Marta, algunas artesanías que les piensa regalar a varios amigos que lo visitan por estos días.

El veterano samario se refiere a Raúl Vives Lacouture, reconocido miembro de una de las familias tradicionales del liberalismo en la Región Caribe, quien en esta oportunidad aspira al Senado avalado por el Partido Conservador, algo que hasta hace algunos años era poco menos que una herejía electoral, pero hoy solo sirve para ilustrar lo dinámica y cambiante que se ha vuelto la política en este departamento. 

Raúl Vives Lacouture es hermano de Luis Eduardo Vives Lacouture, exsenador liberal condenado por la Corte Suprema por sus vínculos con los jefes paramilitares Hernán Giraldo –quien ejercía dominio sobre los bloques de autodefensas que operaban en la Sierra Nevada– y Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, jefe de varios frentes en Cesar y Magdalena, que se desmovilizó y luego fue extraditado a los Estados Unidos.

A diferencia de su hermano, las incursiones de Raúl Vives Lacouture en la política no han sido exitosas. En las elecciones parlamentarias pasadas aspiró al Senado por el Partido de Integración Nacional (PIN) pero se ahogó, aunque estuvo a punto de llegar al Congreso, luego de que varios senadores de ese partido fueran procesados por parapolítica por la Corte Suprema. “Estuvo a dos presos de llegar al Senado”, dicen en Santa Marta con una buena dosis de humor.

Pero el caso de Raúl Vives no solo muestra cómo se mueve la política en el Magdalena, sino la crisis que atraviesa su clase dirigente. En efecto, el que fuera considerado uno de los departamentos con mayor influencia electoral en la Región Caribe, hoy no tiene senadores y sus representantes a la Cámara carecen del poder que tuvieron quienes los antecedieron en las curules.

Partidos con mucha tradición política en el departamento, como el Liberal, no tienen hoy aspirantes al Senado, pues dan por descontado que no cuentan con la votación suficiente para llegar a la alta corporación. Por esa razón las vallas que se observan en Santa Marta de aspirantes al Senado son de foráneos, como Armando Benedetti y Álvaro Asthon del Atlántico, quienes cuentan con un considerable número de electores en el departamento.

Es evidente que el maridaje perverso que se dio entre políticos y grupos paramilitares con quienes se aliaron para llegar al Congreso terminó comprometiendo la suerte de la clase dirigente y la del propio departamento. “Aquí el que no está vinculado a la parapolítica, está a punto de que lo vinculen”, me dijo, bajo reserva de su identidad, un ex candidato al Congreso, quien se retiró de la actividad, aburrido y hastiado de la forma como se hace política en el Magdalena. “La telaraña mafiosa que tú denunciaste en EL HERALDO en las pasadas elecciones sigue firme y cada día con más poder”, afirma resignado.

Pese al enorme desprestigio que tiene la clase política del Magdalena, siempre será mucho mejor tener senadores que no tenerlos, porque se supone que nadie pelea mejor por los intereses del departamento que quienes nacieron en él. Ocurre, sin embargo, que quienes ocuparon esa dignidad en el pasado reciente, como Luis Eduardo Vives Lacouture y Miguel Pinedo Vidal, entre otros, terminaron vinculados al escándalo de la parapolítica, lo que no afectó su influencia en las elecciones parlamentarias que se avecinan. ¿Quiénes aspiran al Congreso por el Magdalena en 2014? ¿Ante quién responden? ¿Quiénes son los padrinos parapolíticos que los respaldan?

Partido Liberal: la parapolítica pasa la cuenta de cobro

El Partido Liberal ha tenido siempre una estrecha relación con el Magdalena. Desde los tiempos remotos de José Benito ‘Pepe’ Vives, hasta los recientes de los exsenadores Edgardo Vives y Enrique Caballero Aduen, el Magdalena ha sido un fortín electoral del liberalismo. Mientras los primeros dirigentes dieron brillo al Partido, los últimos se encargaron de desprestigiarlo. Tanto Vives como Caballero, por ejemplo, fueron procesados y condenados por vínculos con grupos paramilitares. Aunque el exsenador Miguel Pinedo Vidal, también condenado por parapolítica, terminó militando en Cambio Radical, su origen es liberal. Hoy el liberalismo no tiene candidatos al Senado en el Magdalena y esa es la razón por la cual senadores foráneos aspiran a pescar una buena cantidad de votos en el departamento. A la Cámara por el liberalismo en el Magdalena aspiran, entre otros, Jaime Serrano, actual Representante, quien es apoyado por Dajud Rapag, hijo de Fuad Rapag Mattar, exsenador condenado por parapolítica. En la lista también están Francisco Porto, respaldado por el exparlamentario Jota Vives; y Efraín Lozano, esposo de la magistrada del Tribunal Contencioso del Magdalena, María Victoria Quiñónez.

Uribismo Centro Democrático: ¿habrá senador del Magdalena?

Álvaro Uribe Vélez tiene en su lista al Senado a dos aspirantes del Magdalena: Honorio Henríquez Pinedo y Édgar Polo Flórez, quienes ocupan los puestos 20 y 49 respectivamente. En caso de que el uribismo alcance una votación extraordinaria, solo el primero de los dos podría llegar al Senado. Henríquez Pinedo es sobrino del exsenador Miguel Pinedo Vidal, condenado por parapolítica, y fue director de la Escuela Superior de Administración Pública (Esap), cuando Uribe se desempeñó como Presidente. Polo Flórez, por su parte, es un reconocido dirigente gremial de Santa Marta y fue directivo de la Cámara de Comercio hace algunos años. El movimiento UCD tiene entre sus directivos en el departamento a Joaquín Gutiérrez Caballero, sobrino del exsenador Enrique Caballero Aduen, condenado por parapolítica. Los aspirantes a la Cámara por el uribismo en el Magdalena son Laura Fernanda Casado Pisciotti y Wilson Antonio Solano Cardona.

Partido Conservador: el fantasma de la parapolítica sigue rondando

Que un Vives defienda las banderas del conservatismo es algo que muy pocos se imaginaban en el Magdalena. Pero ocurrió. Hoy Raúl Vives Lacouture, descendiente del patriarca liberal José Benito ‘Pepe’ Vives, aspira al Senado por los azules del departamento. Es hermano del exsenador Luis Eduardo Vives Lacouture, condenado por parapolítica por vínculos con los grupos paramilitares dirigidos por Hernán Giraldo y Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40. Entre los aspirantes a la Cámara se encuentran, entre otros, Licet del Carmen Peñaranda Peña y David José Valencia Campo. La primera fue Defensora del Pueblo y excandidata a la Gobernación del Magdalena. Antes de ser avalada por el conservatismo, Peñaranda solicitó respaldo del Partido de La U y del Partido Liberal, pero le fue negado por informaciones en poder de las autoridades que la señalan de tener presuntos vínculos con Saúl Severini, investigado como uno de los responsables del despojo de tierras a campesinos en el Magdalena. Otro aspirante a la Cámara por el conservatismo  es David Valencia Campo, actual codirector nacional de ese Partido, sobrino de Alfonso ‘Poncho’ Campo Escobar, excongresista condenado por parapolítica.

Opción Ciudadana: los coletazos del PIN

El aspirante al Senado por el Magdalena por el Partido Opción Ciudadana –antiguo PIN- es Leopoldo Flórez, quien cuenta con el respaldo de aspirantes a la Cámara que a su vez tienen el soporte electoral de procesados y condenados por parapolítica. Uno de los casos más llamativos es el de Franklin del Cristo Lozano de la Ossa, quien se desempeñó como diputado del Magdalena hace algunos períodos, hijo de Franklin Lozano Andrade, exdiputado del departamento, condenado por parapolítica. Cuenta también con el apoyo de Jorge Luis Caballero y Alonso Ramírez, ambos condenados por parapolítica.

Cambio Radical: ¿la hora de Pinedo Campo?

Luego de que Miguel Pinedo Vidal, elegido al Senado por Cambio Radical, perdiera su curul y fuera condenado por parapolítica, su hijo José Luis Pinedo Campo aspira a llegar al Congreso como Representante a la Cámara del Magdalena por ese Partido. Pinedo Campo fue candidato a la Gobernación del Magdalena, pero perdió ante Luis Miguel ‘Mello’ Cotes, actual Gobernador.  Otro de los aspirantes a la Cámara por Cambio Radical es Fabián Castillo Suárez, respaldado por el núcleo familiar del Gobernador, especialmente por su padre Álvaro Cotes Vives y su tío Luis Miguel Cotes. A Castillo Suárez también lo apoya José Francisco ‘Chico’ Zúñiga Vives, condenado por parapolítica, esposo de Rosa Cotes, tía del Gobernador, quien funge como Primera Dama del departamento. Y como si este respaldo fuera poco, también lo apoya el llamado clan de los Dávila, encabezado por Chelito Dávila, hijo de Chelo Dávila, condenado por parapolítica; y Eduardo Dávila Armenta, condenado por parapolítica y por homicidio.

Polo, UP, Verdes y Mira: más aspirantes que curules

En la tierra del desaparecido fundador del M-19, Jaime Bateman Cayón, la izquierda democrática tiene muchos aspirantes, pero con pocas probabilidades de obtener muy buena votación. En el caso del Polo Democrático aspiran al Senado Carlos Urbano Díaz Granados, Álvaro José Salomón Calvano y Eduardo Yánez Silvera. El primero hace parte de una de las familias políticas tradicionales de la ciudad y se ha sido diputado de La U. Entre los aspirantes a la Cámara por ese partido se encuentran Raquel Bonilla, Hugo Meza Jiménez, César Flórez Rodríguez, Jorge Nieto y Zuleyma Gutiérrez. La Unión Patriótica (UP), por su parte, tiene cinco aspirantes a la Cámara: Anabel Zúñiga, Fernando Herrera, Alberto Álvarez, David Bermúdez e Ismelda Torres. La Alianza Verde la integran: Héctor Pizarro, Lucy Argüello, José Luis Castro Perozo, Farides González y Dolmedes Ortiz. Por el Movimiento Mira aspiran a la Cámara del Magdalena: Lilibeth Roca, Johny Bustamante, Alberto Torres, Candelaria González y Rubis Hernández. 

Partido de La U: el abrazo de la parapolítica al partido de gobierno

La carta más importante del partido del presidente de la República en el Magdalena es el actual representante Eduardo Díaz Granados Abadía, quien aspira a repetir período y afronta en la actualidad una demanda de pérdida de investidura por, presuntamente, encontrarse inhabilitado para posesionarse como parlamentario, puesto que se había desempeñado como delegado del Presidente ante Corpamag. De la lista de La U también hacen parte, entre otros, Silvia Leopoldina Palacio y Jorge Castaño Caamaño. La primera fue concejal de Santa Marta y el segundo diputado del Magdalena por el Partido de Unidad Nacional (PIN) y en la actualidad son respaldados por el exsenador Luis Eduardo Vives Lacouture, condenado por parapolítica.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN Política
  • EN EL HERALDO
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!