El heraldo

La vocación sacerdotal repunta en la Costa Caribe

Inicio de sesión

Por favor, introduce tus claves de acceso o las de tu red social habitual

¿No tienes una cuenta? Regístrate »

Últimas noticias

10:03

El presidente electo, Donald Trump, junto con su esposa y...

Ana Bolívar de Consuegra, presidenta de la Sala General de Unisimón y el rector José Consuegra, recibieron de manos de la ministra de Educación, Yaneth Giha, la resolución a través de la cual se otorgó la acreditación.
10:03

Al entregar oficialmente la Acreditación de Alta Calidad a...

09:54

Al salir por última vez del Despacho Oval como presidente...

Andrea Carolina Castellanos, una de las víctimas de El Banco Magdalena.
09:19

Medicina Legal identificó en Barranquilla a una de las tres...

Este será el tercer club en el que jugará el colombiano en Europa.
09:01

El colombiano llega en calidad de préstamo al conjunto de...

El presidente del Banco Agrario, Luis Enrique Dussán López.
08:59

Así respondio el presidente del banco Luis Enrique...

James Rodríguez tendrá que esperar más tiempo para su reaparición con el Real Madrid.
08:42

El volante colombiano del Real Madrid sigue recuperándose y...

Transformador móvil que instalará provisionalmente la empresa Electricaribe.
08:39

Seis circuitos dejarán de funcionar debido a los trabajos...

El titulo es:La vocación sacerdotal repunta en la Costa Caribe

La vocación sacerdotal repunta en la Costa Caribe

"Milton Jesús Guerrero y Pedro Arturo Mercado pertenecen a la nueva generación de sacerdotes católicos autóctonos de la región y forman parte de una generación que contribuye a la necesaria renovación de las filas del clero.s:3:

Monseñor Víctor Tamayo, obispo auxiliar de Barranquilla, recuerda aquellos tiempos en los cuales el clero de la costa caribe colombiana estaba compuesto en su mayor parte por sacerdotes provenientes del interior del país, especialmente por los nacidos y formados en Santafé de Bogotá, Santander, Boyacá, Caldas y particularmente en Antioquia, tal como sucede en su propio caso.

La situación ha cambiado, observa el alto prelado, indicando que actualmente los 44 seminaristas que profesan la vocación sacerdotal en el Seminario Mayor ‘Juan XXIII’, con sede en Sabanilla, provienen en su inmensa mayoría de Barranquilla y de otras localidades del Atlántico, así como del resto de la Costa Caribe.

Y aunque 44 pueda parecer una cifra modesta, resulta “alentadora” si se la compara con las sólo tres vocaciones surgidas durante el último año en la mucho más numerosa Arquidiócesis de Santafé de Bogotá (con ocho millones de personas). Por comparación, la Costa Caribe es a nivel nacional ‘una potencia’ en materia de vocaciones sacerdotales.

Otro dato diciente aportado por Monseñor Tamayo tiene que ver con la vinculación de las nuevas generaciones: "en la última misa crismal celebrada en la Catedral Metropolitana con la asistencia de 180 sacerdotes de la región, sólo 30 eran mayores de 70 años. Hay mucha juventud, y ésta proviene en buena parte de municipios como Puerto Colombia, Usiacurí, Sabanalarga, Sabanagrande, Santo Tomás, así como de Barranquilla".

En el caso del Atlántico, Monseñor Tamayo recordó sin embargo que actualmente existe una situación de defícit: unos 150 sacerdotes diocesanos para atender las necesidades espirituales de una población de casi tres millones de personas, aunque este defícit sea mayor en otras regiones del país del mundo.

Las causas del relativo auge en el departamento está íntimanente relacionado con la activa e intensa labor de evangelización llevada a cabo en esta parte del país durante la última década, de acuerdo con el Obispo Auxiliar.

Según el padre William Acosta, nacido en El Carmen de Bolívar, párroco en la Iglesia del Rosario, graduado en Filosofía y Ética en la Universidad Gregoriana de Roma y profesor de Filosofía en el Seminario Mayor ‘Juan XXIII’ desde su ordenación en 2002, el fuerte proceso de secularización de la sociedad cada vez más globalizada es la principal causa de la disminución de las vocaciones sacerdotales. Opina además que el relativo incremento que se nota en la Costa Caribe y especialmente en Barranquilla guarda relación con el ambiente en cierta manera “parroquial” que aún se respira en la región y en la ciudad.

Por su parte, el Delegado Arquidiocesano de Pastoral Vocacional, el padre Daniel Cantillo, atribuye también las causas de la crisis de vocaciones al “mundo globalizante” y a la cultura postmoderna que pone énfasis en los logros inmediatos, rápidos, y no en compromisos a largo plazo, “para toda la vida”, como el que representa el sacedocio católico.

EL HERALDO también obtuvo el punto de vista de dos seminaristas que cursan el octavo año en el Seminario ‘Juan XXIII’.

Pedro Mercado, de 33 años, natural de Santo Tomás (Atlco.), sostuvo que lo más difícil para tomar la decisión de abrazar el estudio del sacerdocio fue vencer su miedo a fracasar y no dar la talla para el compromiso que esta elección representaba. Su principal ventaja, por otra parte, fue la vida familiar de amor cristiano que halló en su propia familia y el apoyo del entonces párroco de su población, padre Salvador Castaño.

Para Milton Jesús Guerrero, nacido en La Peña (Sabanalarga, Atlco.), fue fundamental su participación en las celebraciones litúrgicas propias de Semana Santa como actor de procesiones para despertar y descubrir su fe, así como la perspectiva del trabajo pastoral con niños, que siempre le ha atraido como meta de vida, y el apoyo de Giovanni Sanjuán, párroco de Sabanalarga, quien orientó su naciente vocación.

Por Carlos A. Sourdis Pinedo
 

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!