El heraldo

Mataderos clandestinos en Atlántico, en la mira de CRA

Inicio de sesión

Por favor, introduce tus claves de acceso o las de tu red social habitual

¿No tienes una cuenta? Regístrate »

Últimas noticias

Globo de la Muerte donde falleció el acróbata.
22:16

Según versiones de los administradores del circo, el...

22:00

La financiación se hará a través de...

Grupo de las Farc.
21:47

El Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación...

La presidenta Park Geun-Hye en una imagen de archivo tras finalizar un discurso ante la nación el 29 de noviembre pasado.
21:42

Tras seis semanas de continuas manifestaciones en las que...

Simón Trinidad.
21:35

Los senadores enviaron una misiva al mandatario para...

Vista del banquete del Nobel en el Salón Azul del Ayuntamiento en Estocolmo.
21:23

Casi nada se sabe del menú que se ofrecerá...

21:23

Alias "Monchi", cuyo verdadero nombre es Luis...

20:37

Especialistas consultados por EL HERALDO describen el...

Samsung Galaxy Note 7.
20:27

La empresa realizará una actualización que...

19:54

La campaña es uno de los momentos más...

El titulo es:Mataderos clandestinos en Atlántico, en la mira de CRA

Mataderos clandestinos en Atlántico, en la mira de CRA

Este es uno de los mataderos clandestinos que fueron sellados en una finca en Ponedera.

Semovientes a punto de sacrificar y otros ya sacrificados han sido encontrados en patios y fincas de diferentes municipios del Atlántico que son utilizadas como mataderos clandestinos, dijo el director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, CRA, Alberto Escolar.

En muchos de esos sitios (Candelaria, Ponedera y Tubará) que han sido sellados, y cuya cifra aún no ha sido precisada, se detectaron sacos de carne que estaban listos para comercializar en diferentes centros de abastecimiento.

Escolar explicó que en el Atlántico solo hay cinco mataderos habilitados para el sacrificio de reses y están ubicados en Malambo (2), Galapa, Soledad y Sabanalarga.

“Estamos haciendo seguimiento permanente porque éste es un problema complejo, ya que como son clandestinos, hoy sacrifican en una casa, y al otro día en otra”, expresó.

Señaló que Barranquilla también contribuye al problema, ya que existen barrios en la ciudad donde se hacen sacrificios, no solo de ganado bovino sino porcino y de otros animales, lo que acrecienta la problemática.

“Quien sacrifica un ganado clandestinamente no está cumpliendo con una serie de parámetros que obviamente encarecen el costo del manejo del animal y de la carne, de manera que en la medida en que ese costo se les incrementa a ellos, terminan acudiendo a la clandestinidad para proceder a generar una mayor ganancia”, manifestó el Director de la CRA.

Escolar considera que se debe hacer una revisión a fondo de la política en materia no solo de control y vigilancia a la clandestinidad sino de regulación a lo que está autorizado para tratar de meter en cintura a aquellos actores que están revolviendo el tema.

Precisó que el Invima es la entidad encargada de hacer los controles en materia sanitaria y la autoridad ambiental vela porque los sitios autorizados que cumplan con los requisitos legales lo hagan dentro de unas normas ambientales y cumpliendo unas guías de manejo ambiental establecidas por el ministerio del Medio Ambiente, que garanticen un adecuado manejo del animal y unas buenas prácticas de actividades de beneficio del ganado.

Existe una acción previa que tiene que ver con el tema de salubridad, ya que ellos están procesando un producto para consumo humano y por lo tanto debe tener una autorización del Invima, precisó.

“Nosotros no paramos de hacer nuestro operativo en el tema ambiental, gran parte de la labor que se ha hecho de cierres de mataderos que no cumplen con los requisitos legales ha sido gracias a la acción de la CRA, pero este es un problema que requiere el concurso de otras entidades para atacarlo en forma total”, puntualizó Escolar.

Por Leonor De la Cruz
leonor.delacruz@elheraldo.co

Noticias más populares

  • EN Judicial
  • EN EL HERALDO
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!