El heraldo

A Fiscalía en Bogotá trasladan proceso por muerte de 2 jó ...

Inicio de sesión

Por favor, introduce tus claves de acceso o las de tu red social habitual

¿No tienes una cuenta? Regístrate »

Últimas noticias

El presidente Juan Manuel Santos durante su discurso del Nobel.
07:44

Lea el discurso del presidente Santos al recibir el premio...

07:00

El acto se lleva a cabo a esta hora en el Palacio Real de...

Presidente Juan Manuel Santos.
06:57

En presencia de los príncipes herederos Haakon y...

Fragmento del San José mostrado a la prensa.
00:39

La firma envió carta al Gobierno en la que acepta la...

Karen Abudinén, secretaria de Educación; Andrés Gutiérrez, director de evaluación del Icfes, y Ximena Dueñas Herrera, directora del Icfes.
00:37

En visita a EL HERALDO, la directora del Icfes destac...

Un grupo de ciudadanos circula por el Centro de Barranquilla mientras cae la lluvia.
00:22

En Barranquilla resultaron afectadas 593 familias. ...

La mujer al final fue transportada por otro vehículo.
00:20

El conductor fue sorprendido por agentes del Trá...

El sagrario de donde fueron robadas las hostias.
00:20

El robo fue cometido el 7 de diciembre, en horas de la...

El brasileño Vagner Mancini es el nuevo entrenador del Chapecoense.
00:20

El equipo brasileño, que perdió a la...

Alexis Mendoza viene cumpliendo una buena campaña con el Independiente del Valle.
00:16

El técnico barranquillero ya aseguró un cupo...

El titulo es:A Fiscalía en Bogotá trasladan proceso por muerte de 2 jóvenes

A Fiscalía en Bogotá trasladan proceso por muerte de 2 jóvenes

Familiares y amigos de las víctimas exigieron justicia, ayer, en la Plaza de la Paz.

Luego de cuatro años, la Fiscalía General de la Nación decidió trasladar de Barranquilla a Bogotá la investigación por la muerte de Roberto Mario Machado Salazar, de 21 años, y Jorge Luis Prada Jiménez, de 16.

Los hechos en los que perdieron la vida los dos jóvenes se registraron en el edificio Balcones del Country, en el norte de Barranquilla, la madrugada del 12 de junio de 2009.

En el reporte inicial que dieron las autoridades se indicó que los dos amigos habrían ingresado por una ventana, a robar en el apartamento del compositor vallenato Roberto Calderón Cujia, ubicado en el octavo piso.

Después de que, supuestamente, le propinaron golpes y martillazos en la cabeza y el cuerpo, los jóvenes se vieron sorprendidos por la Policía e intentaron escapar bajando por los balcones, pero cayeron al vacío en un aparente caso de suicidio, según se señaló en principio.

Todo esto, para la familia de los fallecidos fue una “vil mentira” y la verdad aún sigue sin ser determinada por la Fiscalía. Es por ello que Jorge Prada y Mario Machado, padres de los jóvenes fallecidos, acompañados de parientes y amigos, se concentraron en la Plaza de la Paz para exigir justicia.

“Exigimos a la Fiscalía que se pronuncie porque ya está bueno del silencio y que se sepa la verdad; ya se conmemoran cuatro años de los horribles crímenes perpetrados en contra de nuestros hijos, y hoy lo único que recuerda el país es la vil mentira que montaron el señor Roberto Calderón Cujia y sus secuaces”, manifestó Prada.

Por su parte, Machado indicó que a pesar de que se habría probado que los jóvenes no se suicidaron y que fueron arrojados al vacío, hoy no entiende cómo la Fiscalía no ha tenido como indiciado por los hechos al compositor vallenato. “Existe una prueba técnica de que no fue suicidio, los muchachos fueron lanzados al vacío por el señor Calderón y sus amigos; no contentos con eso los calumnia de una forma miserable diciendo que nuestros hijos eran unos vulgares rateros”.

“Estoy vivo de milagro”. El compositor vallenato insistió, en declaraciones a EL HERALDO, que no conocía a los jóvenes que ingresaron a su apartamento y que lo golpearon brutalmente.

Explicó además que “la Fiscalía se ha pronunciado en tres ocasiones diciendo que Roberto Calderón no tiene ningún compromiso, que ni siquiera ha podido ser indiciado y que sigue como víctima en este proceso”.

Calderón aseveró que fue sorprendido por los jóvenes cuando dormía, quienes después de golpearlo con un martillo en la cabeza, intentaron asfixiarlo. “Logré morder a uno de ellos en la mano y gritar, gracias a Dios el grito fue escuchado por unas vecinas del séptimo piso y por el celador del parqueadero de en frente del edificio, ellos avisaron a la Policía, por eso estoy vivo de milagro”.

Al llegar la Policía, según dijo, los jóvenes salieron presurosos por la ventana por donde ingresaron y debido a esa precipitud perdieron el equilibrio, cayendo al vacío.

“Los muchachos se van al vacío en caída libre, no fueron empujados como lo han querido hacer creer a la Fiscalía los padres de ellos, eso está acreditado en la Fiscalía pero quieren desvirtuar la verdad de lo que sucedió; no tengo nada que ver con las muertes de esos jóvenes”, apuntó Calderón.

Por William Colina Páez

¡Hola!